Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 29 10 2005 ABC Salud CIRUGÍA Un mayor aporte de oxígeno durante la cirugía reduce el riesgo de infección EP MADRID. Una mayor concentración de oxígeno suplementario durante la cirugía colorrectal reduce hasta la mitad el riesgo de infección de las heridas quirúrgicas, según un estudio del Hospital Clínico de Valencia en el que han participado catorce hospitales españoles y que publica la revista JAMA. Las infecciones de heridas quirúrgicas prolongan la hospitalización una media de una semana. Estas infecciones son, posiblemente, las complicaciones graves más comunes en cirugía y anestesia. Según Javier Belda, jefe de Anestesiología y Reanimación del Clínico, el estudio muestra que en pacientes intervenidos de cirugía mayor abdominal (colon y recto) cuando se les administra una cantidad suplementaria de oxígeno durante la cirugía y las seis horas siguientes se reduce el riesgo de infección de la herida a la mitad. Los resultados recomiendan que se administre cuando sea posible oxígeno suplementario a los pacientes que vayan a someterse a estas cirugías. Una nueva técnica quirúrgica permite recuperar la visión tras un infarto de retina La cirugía es eficaz si se practica durante las 48 horas posteriores al episodio b El Hospital Valle de Hebrón y el Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona ya han tenido éxito en nueve de diez pacientes con embolia en la arteria retiniana N. R. C. MADRID. Oftalmólogos del Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona (IMO) han desarrollado una nueva técnica quirúrgica que ofrece una segunda oportunidad cuando se produce un infarto en la retina. Se trata de una cirugía pionera que permite recuperar la visión si se acomete durante las 48 horas posteriores al infarto o embolia en la arteria de la retina. Como en el ataque al corazón, el tiempo es vital para extraer el tapón que obstruye la arteria sin dejar apenas secuelas que condicionen la visión en el futuro. La nueva cirugía ha sido posible gracias al desarrollo de técnicas de microcirugía ocular. Consiste en realizar un pequeño corte en la arteria de la retina afectada, extraer con unas pinzas espe- ciales el émbolo que tapona la arteria y aspirarlo. Con estos tres pasos, la técnica permite que la circulación sanguínea se recupere y el paciente recobre la visión perdida. Otro requisito importante en la intervención es que la oclusión sea visible, lo que sucede en el 40 de los casos. De momento, se han tratado con éxito nueve de los diez pacientes hospitalizados en el Hospital Valle de Hebrón y el Instituto de Microcirugía Ocular, ambos en Barcelona. con un instrumental especial que nos permite seccionar la arteria y actuar en estructuras pequeñas de apenas 50 micras explica el oftalmólogo García- Arumí. Pacientes de riesgo cardiovascular Se estima que uno de cada 10.000 pacientes que acuden a un servicio de Urgencias oftalmológicas sufren una embolia retiniana. El infarto de retina afecta a personas de edad avanzada con problemas cardiovasculares, placas de colesterol inestables y hipertensión arterial. Las placas de colesterol o de calcio se pegan a la pared interna de las arterias o de las válvulas del corazón, pero también pueden liberarse y viajar hasta el ojo, un órgano especialmente susceptible por su proximidad a la carótida. A veces el organismo avisa con pequeñas pérdidas de visión transitorias que duran unos segundos y se producen cuando se liberan pequeños émbolos. Pero el infarto de retina suele suceder de forma repentina y provocar una pérdida indolora de la visión. Tratamiento pionero La técnica, desarrollada por el oftalmólogo José García- Arumí del IMO, supone un paso importante en el tratamiento de estos problemas oculares. Hasta la fecha no existía ninguna terapia eficaz. El uso del láser para disolver el trombo no ofrecía resultados aceptables y tampoco existía una cirugía microvascular capaz de acceder al interior de unos vasos de dimensiones tan reducidas. En los últimos dos años nosotros hemos mejorado estas técnicas de microcirugía, contamos