Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 10 2005 Madrid 39 Desde maletas, llaves y paraguas hasta cortacéspedes, muletas o dentaduras postizas. La Oficina de Objetos Perdidos se ha mudado, pero sigue siendo un inmenso bazar que almacena miles de artículos extraviados, la mayoría de los cuales no se reclaman El paraíso de los despistados TEXTO: MARIO DÍAZ MADRID. Hace un par de meses, una señora entró en un taxi de la capital apoyada en dos muletas y, por sorprendente que parezca, las olvidó dentro al salir. La extrañeza del taxista también fue mayúscula, pero no reaccionaron igual en la Oficina de Objetos Perdidos donde entregó las muletas: tras recibir diariamente decenas de objetos que incluyen carritos de bebé, cortacéspedes, tambores, maletines cargados de dinero y hasta dentaduras postizas, en esta administración municipal están curados de espanto. No tratamos de explicarnos cómo se le puede olvidar a alguien esto o lo otro, simplemente lo recogemos resume Dolores Cuadrado, la responsable de la Oficina de Objetos Perdidos de Madrid. Ayer se presentó en sociedad la nueva sede de estas dependencias, ubicadas en el 7 del Paseo del Molino, en Legazpi, muy cerca de donde se encontraba la anterior. Esta nueva oficina es más grande y moderna, para así almacenar mejor los miles de objetos extraviados que allí esperan una salida y para mejorar el servicio ofrecido a las cerca de 400 personas de media que son atendidas cada día, sobre todo telefónicamente, a través del 010. Cuando esas muletas llegaron a la Oficina de Objetos Perdidos, hace dos meses, más de 102.000 objetos ya aguardaban allí, la mayoría procedentes del aeropuerto de Barajas, pero también recogidos en los trenes o estaciones de Renfe, en el Metro, en los autobuses de la EMT, en los taxis, en museos o polideportivos y hasta en las calles. La oficina de objetos perdidos estrena nuevas dependencias esta Oficina. Algunos objetos también se ofrecen a las ONG y, si es dinero, pasa a las arcas municipales. La mayoría de los objetos, en todo caso, no son recuperados por sus dueños. El año pasado, por ejemplo, se recibieron casi 45.500, que sumados a los que ya permanecían allí alcanzaban los 65.000. Pues 50.000 de ellos, el 75 por ciento, no fueron reclamados, mientras que 10.000 sí volvieron con sus propietarios y unos 5.000 fueron a manos de quien los halló perdidos tras pasar los dos años de rigor en depósito. La gente es muy honrada, lo devuelve todo: aquí han entregado desde carteras y maletas con 15 céntimos hasta una con 25.000 euros asegura Matute. Esos 25.000 euros, por cierto, tampoco fueron reclamados, pero si piensa ABC En depósito dos años El trasiego de objetos en estas dependencias es constante, porque al cumplirse dos años de permanencia han de desalojarse de allí. Si no han sido reclamados por sus propietarios se les ofrece a quien los encontró; si éste no los quiere y tienen valor se subastan, aunque la mayoría de los no reclamados suelen ir al vertedero explica Carmen Matute, directora general de Contratación y Régimen Interior de la Concejalía de Hacienda, de quien depende La mayoría de los objetos perdidos no son reclamados; a los dos años se ofrecen a quien los halló o se subastan, donan o tiran La gente es honrada y lo devuelve todo: aquí se han entregado desde carteras y maletas con 15 céntimos hasta una con 25.000 euros presentarse por si cuela que son suyos vaya descartándolo: Se pide una descripción muy detallada, además de dónde, cuándo y cómo lo perdió, para comprobarlo con la exhaustiva ficha que rellenamos cuando alguien entrega un objeto; llevarse un objeto que no nos pertenece es más complicado de lo que pueda parecer en un principio sostiene Dolores Cuadrado. ¿Y cuáles son los objetos más frecuentemente perdidos? Actualmente, las llaves han vuelto a desbancar a los móviles como los más extraviados, aunque con la llegada del invierno volverán las pérdidas de temporada Sí, porque ahora aumentarán los guantes y los paraguas, mientras que en verano se pierden más abanicos o gafas de sol concluye Cuadrado.