Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA POLÉMICA ALIANZA DE LAS CIVILIZACIONES, A DEBATE SÁBADO 29 10 2005 ABC Ramadan dice que los musulmanes en Europa padecen el racismo que sufrieron los judíos El controvertido teólogo radical asistió al foro que defiende el proyecto de Zapatero b Tarik Ramadan, que no puede entrar en EE. UU. lanzó duras críticas a Europa, a la que acusó de vivir en la ideología del miedo y de alimentarse de la victimización D. M. MADRID. Tiene prohibida la entrada en Estados Unidos por su mensaje radical, pero ayer en Madrid, ciudad azotada por Al Qaida, el teólogo musulmán Tarik Ramadan participó en el primer debate de la Fundación Atman, foro creado al calor de la Alianza de Civilizaciones de José Luis Rodríguez Zapatero. Ramadan, que no ha condenado el 11- S ni el 11- M, se sirvió de este escenario para arretemer contra Europa. Su tendencia al radicalismo no dejó margen para la duda cuando afirmó que los árabes y los musulmanes padecen en Occidente el mismo racismo y xenofobia que sufrieron los judíos en los años 30 y 40. Su presencia ha estado rodeada de polémica y el presidente del Gobierno, que iba a clausurar ayer este foro, anuló su asistencia por razones de agenda, como ayer publicó ABC. Tarik Ramadan es catedrático de estudios islámicos, profesor visitante en la Universidad de Oxford y nieto del fundador de los Hermanos Musulmanes. Su invitación levantó ampollas en las filas del PP y en la Asociación Víctimas del Terrorismo, que le consideran una persona absolutamente peligrosa por el odio y violencia que destilan sus mensajes. Estas opiniones no son compartidas por la Fundación Atman, cuya vicepresidenta, Teresa Aranda, ha justificado la presencia del teólogo en el hecho de que el primer ministro británico, Tony Blair, lo ha incluido en su grupo de reflexión tras los atentados de Londres También el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, lo defendió, ya que, a su juicio, apoya un Islam integrado pacíficamente en Europa. Ramadan intervino, junto a otros invitados, en una mesa redonda sobre Interculturalismo y Desarrollo y dedicó la mayor parte de sus palabras a criticar la política social y de inmigración de Occidente mientras que los reproches más suaves los destinó a los países islámicos. En este contexto, afirmó que en Occidente estamos escuchando sobre el Islam y los musulmanes lo que escuchábamos de los judíos en los años 30 y 40. Volvemos a las mismas posturas de racismo y xenofobia El siguiente eslabón de su cadena de acusaciones fue la afirmación de que en el mundo occidental el árabe y el musulmán están considerados como un peligro y al mismo tiempo censuró que en Europa se esté propagando una nueva ideología del miedo que, alimentada e instrumentalizada desde medios económicos, persigue la justificación de medidas represivas Su tercera referencia a Europa fue para acusarla de hacer oídos sordos cuando se intentan argumentar las posiciones del mundo árabe. Y así dijo que explicar las potencialidades de la violencia en las sociedades no es justificarlas, sino buscar soluciones El último de sus dardos lo empleó para afirmar que Europa se alimenta de la victimización Sin embargo, no hizo mención al 11- M ni a los atentados de Londres. Tras mostrarse partidario de la Alianza de Civilizaciones, dijo que es absolutamente necesario que los occidentales y los musulmanes no se obcequen en el radicalismo del otro No obstante, sus últimas palabras fueron para afirmar que ha desterrado el vocablo tolerancia, en tanto que no significa otra cosa que sufrir al otro cuando no se le puede soportar Tarik Ramandan asistió a un debate en la Fundación Atman ERNESTO AGUDO Pedraz confirma las órdenes de detención contra los militares de EE. UU. por la muerte de Couso N. VILLANUEVA MADRID. Las órdenes de busca, captura y detención internacional contra los tres militares responsables del carro de combate que disparó en Bagdad contra el cámara de televisión José Couso no responden a ninguna represalia contra Estados Unidos, sino que se trata de la única medida que se le ocurre a este instructor para garantizar que los tres imputados pasen a disposición judicial. En estos términos se expresa el magistrado Santiago Pedraz en un auto, notificado ayer, en el que desestima el recurso de reforma interpuesto por el fiscal contra las órdenes de detención dictadas el pasado 19 de octubre contra los tres imputados, sobre los que existen motivos bastantes para creerles responsables de un delito contra la comunidad internacional y otro de asesinato. El instructor tilda de sorprendente el hecho de que el fiscal, Pedro Rubira, califique estas órdenes de detención de represalia contra Estados Unidos y recuerda que, a diferencia de lo que aseguraba el representante del Ministerio Público en su recurso, no está acreditado que los militares tengan un domicilio perfectamente conocido (según Rubira, la base militar) En la causa no consta tal extremo, sin que se sepa ya no sólo cuál es su base militar, sino dónde se encuentran e incluso si siguen siendo militares dice el juez, quien reitera la nula cooperación de las autoridades norteamericanas para que se pueda tomar declaración a estos tres individuos. Sobre su imputación (el fiscal sostiene que no pueden ser imputados al no haber sido admitida a trámite la querella) Pedraz reprocha a Rubira que no recurriera tal decisión en el momento procesal oportuno, es decir, el 31 de mayo de 2005, fecha en la que se les citó a declarar. Un caso con un plus de garantía El instructor recuerda al fiscal que antes de dictar las órdenes de detención internacional, se cursaron varias comisiones rogatorias, a las que Estados Unidos hizo caso omiso, y, en este sentido, asegura que no se puede decir que en este caso no se hayan respetado las garantías de los imputados. Es más, en este caso, según el juez, ha habido un plus de garantía pues en la práctica se dan muchos supuestos en los que, sin previa comisión rogatoria al país donde se puedan hallar los imputados, se ordena su busca y detención. El fiscal pregunta con ironía si el juez piensa detener a Bush y Blair, contra los que en su momento también se interpusieron querellas