Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 29 10 2005 ABC Nacional Aznar y González coinciden en criticar el Estatuto catalán porque debilita al Estado El ex líder del Partido Popular sale en amparo de la acertada estrategia de Rajoy b Defender los intereses de Cata- luña mucho mejor que el presidente del Gobierno es el compromiso del líder popular, que volvió a tender la mano al PSOE C. DE LA HOZ D. MARTÍNEZ MADRID. Dos ex presidentes del Gobierno, Felipe González y José María Aznar, alcanzaron ayer una extraña e inusual sincronía al criticar la propuesta del nuevo Estatuto para Cataluña, aunque el diagnóstico final al que llegaron fuera diametralmente opuesto. En todo caso, no hay ninguna duda de que el texto del tripartito y CiU ha provocado en ambos un entusiasmo perfectamente descriptible y no deja de ser curioso que José Luis Rodríguez Zapatero haya obrado el milagro de conseguir que sus dos irreconciliables antecesores en el cargo se pongan de acuerdo en algo. Aznar inauguró ayer en un hotel madrileño unas jornadas de FAES dedicadas a las consecuencias económicas del nuevo Estatuto para Cataluña, en las que estuvo acompañado por el líder de su partido, Mariano Rajoy, y también por expertos económicos colaboradores habituales de su fundación. Felipe González hablaría más entrada la mañana en otro hotel de la capital, donde se celebraba una reunión de la Fundación Atman, dedicada al diálogo de culturas y religiones. Aznar reiteró sus ya conocidos argumentos, entre ellos, el del cambio de régimen político Dijo que el Estatuto es también un desafío mayúsculo a la sociedad española, un ataque a nuestro modelo consensuado de convivencia y una ruptura de la Constitución Tras destacar la paradoja de que probablemente es el primer caso de un Gobierno que trabaja activamente a favor de la desaparición de sus competencias y de su propia razón de existir vaticinó que, en términos económicos, el Estatuto traerá estancamiento pobreza decadencia y quiebra de la prosperidad Además, el fraude con que este Estatuto pretende ser aprobado, dijo, es parejo a la falsedad que encierran los mensajes con que esta propuesta es transmitida por múltiples cauces a la sociedad catalana. Porque se dice que esta propuesta beneficiará a Cataluña, y eso, simplemente, no es verdad sentenció. Más benévolo fue, por su parte, Felipe González, aunque no dudó en reconocer abiertamente que le disgusta la propuesta de Estatuto. El también ex presidente del Gobierno negó, contra el discurso del PP, que la unidad de España esté en riesgo, pero a continuación matizó que sí puede correr peligro, si se hace mal, la vertebración eficiente del espacio público que compartimos para que sean más fuertes las Comunidades, que son parte, y más fuerte todo, que es el Gobierno central representando al conjunto de los españoles Aznar y Rajoy se saludan al comienzo del acto de la fundación popular Trámite institucional González admitió que hasta el momento había evitado contestar a la pregunta de si le gustaba el texto estatutario. Pues bien, ayer se decidió a responder en los siguientes términos: La propuesta de Estatuto no me parece buena, por tanto no me gusta, pero la considero una propuesta. Y aprecio que haya habido claramente una disposición a pasar lógicamente por el trámite institucional del Parlamento Tras esta consideración, hizo el ruego de que no se aliente ni un atisbo de enfrentamiento, al tiempo que abogó por sosegar el debate y no entrar en descalificaciones ni insultos. Este ruego se lo dirigió especialmente a los líderes políticos en activo- y no a los jubilados como yo dijo- -porque tienen una enorme responsabilidad sobre los estados de ánimo de los ciudada- González durante su intervención sobre el diálogo entre civilizaciones ERNESTO AGUDO El Gobierno no valora valoraciones de los ex presidentes M. M. MADRID. El Gobierno eludió opinar ayer sobre las críticas que los ex jefes del Ejecutivo José María Aznar y Felipe González hicieron al Estatuto de Cataluña. Me piden que valore lo que valoran los demás, pero el Gobierno no valora las valoraciones de otros Con este juego de palabras la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, zanjó la cuestión para desmarcarse del criterio de los ex jefes del Ejecutivo y reiterar que la posición de este Gobierno respecto al Estatuto está muy clara. El Gobierno viene desde el primer día trabajando y analizando las diferentes propuestas y sobre ellas se pronunciará en el Congreso. Lo que opinen los demás, son eso... opiniones que no vinculan a Zapatero, ni siquiera la de González. Lo que sí valoró el Ejecuti- vo fue la visita de Mariano Rajoy a Cataluña. De la Vega insinuó que la decisión del líder del PP de escenificar- -copa de cava en mano- -su oposición a cualquier boicot a productos catalanes no está exenta de hipocresía ya que si alguien es responsable de una campaña anti- catalana es el PP. Rajoy y el PP han empleado su tiempo en intentar enfrentar a los catalanes con el resto de los españoles. Que trabaje por el consenso y deje de enfrentar a unos con otros. Así tendrá que dejar de acudir a apagar por la tarde los incendios que crea por la mañana dijo. El Gobierno lo viene diciendo con toda claridad: trabaje con todos por el consenso, por el cambio en lo que haya que cambiar y por el respeto de lo que haya que respetar en el ámbito del Estatuto en el Parlamento concluyó De la Vega.