Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 10 2005 Opinión 7 proyecto de Estatuto regulase ese tipo de relaciones. De hecho, en Holanda, que parece ser nuestro modelo legal en esta materia, eso ya es posible y no se olvide que el coronel Cadalso, en sus Cartas Marruecas publicadas en 1793, escribió que a los catalanes se les llamaba los holandeses de España En la cuestión de la interrupción voluntaria del embarazo, es decir, del aborto, ocurre exactamente lo mismo. A través de la perversión del lenguaje se dice, de forma rotunda, lo que se quiere ocultar, precisamente para que los parlamentarios católicos pudiesen mirar hacia otro lado. Pero a algunos, afortunadamente, que no somos parlamentarios pero que sí somos católicos, no nos avergüenza mirar lo que no nos gusta y, además, denunciarlo públicamente. Pues miren lo que dice el artículo 41.5 del proyecto de Estatuto: Los poderes públicos deben velar para que la libre decisión de la mujer sea determinante en todos los casos en cuanto a las cuestiones que puedan afectar a su dignidad, integridad y bienestar físico y mental, en particular en lo que concierne al propio cuerpo y a su salud reproductiva y sexual Y esto, ¿qué es sino dejar en la libre decisión de la mujer, porque su bienestar mental pueda quedar afectado por un embarazo (salud reproductiva sexual) la puerta abierta al aborto libre? ¿O acaso con esa redacción piensa la consejera de Salud catalana que el legislador se refiere a otra cuestión? Me parece sencillamente increíble la doble moral de algunos políticos y, encima, que pretendan el aplauso unánime de la sociedad. Aunque lo triste es que en Cataluña, casi, casi, lo consiguen. ¿Y qué me dicen sobre la regulación de la eutanasia? Otra vez se utiliza el circunloquio para llegar al mismo sitio, intentando nadar guardando la ropa. El artículo 20.1 del proyecto de Estatuto dice que todas las personas tienen derecho a vivir con dignidad el proceso de su muerte y con tan obvia afirmación todos estaríamos conformes, pero saltan las alarmas cuando se lee el apartado 2 del mismo precepto. Se sostiene que todas las personas tienen derecho a otorgar lo que vulgarmente se llama el testamento vital y a que ese testamento sea respetado, de acuerdo con las leyes, especialmente cuando esas personas no estén en condiciones de expresar personalmente su voluntad ¿Y qué es eso sino lo que se denomina el asesinato piadoso Imaginemos una persona, que hace unos años se le ocurrió otorgar un testamento vital y que tiene un accidente y ya no puede expresarse por sí mismo ni comunicar su voluntad, ¿quién decidirá el tratamiento que le pueda conducir a la frontera de la vida o a la de la muerte? ¿será el personal sanitario, como se dice en el proyecto de Estatuto, quien tome esa decisión? LA ESPUMA DE LOS DÍAS CHIVOS EXPIATORIOS A En el oasis catalán no están acostumbrados a la crítica. Cuando se discrepa, o bien se cubre la discrepancia de un abominable silencio, o se intenta ridiculizar a quien les enfrenta a la evidencia. Todo menos entrar en el fondo de las cuestiones. Y el fondo de la cuestión es que a cualquier persona sensata, desde Aznar a Felipe González, por unos y otros motivos, este Estatuto le parece mal. PALABRAS CRUZADAS ¿Beneficia al PP la irrupción de Aznar en el debate político? EL DERECHO A HABLAR ACA los pies del plato con frecuencia y ha metido en más de un brete a Rajoy al hacer declaraciones que no coincidían exactamente con la línea actual del partido; también ha provocado incomodidad a Rajoy cuando sacaba de paseo la guerra de Irak y la defendía a capa y espada, guerra que el PP actual no quiere ver ni en pintura. Pero Aznar tiene derecho a hablar, derecho a decir lo que piensa- -aunque cuando critica al Gobierno desde el extranjero chirrían muchas cosas- -y derecho a defender su gestión de gobierno. Sin embargo, habría que señalar que cuando está en este último escenario queda la sensación de que antepone sus PILAR intereses a los intereses de su partido y, CERNUDA desde luego, los intereses de su sucesor, que sabe perfectamente que el PP debe pasar página sin que ello signifique abominar del aznarato. Aznar habla por su propia boca y a través de Faes, y como el que tiene boca se equivoca no siempre acierta. Pero salir en defensa de Mariano Rajoy no está mal, sobre todo cuando el presidente del PP vive la soledad absoluta provocada por un Zapatero que lo quiere ver sólo de solemnidad y que centra su estrategia política en la imagen de un Rajoy- Llanero Solitario. Otra cosa es que el ex presidente quiera tener cancha en la arena política y llevarse titulares: que no se preocupe, no es fácil olvidarle. RAJOY TIENE QUE OPTAR S C ONFIESO no haber sido nunca un entusiasta del estilo y el verbo de Aznar, a quien reconozco valores indudables de honestidad, claridad y firmeza política. Excesiva firmeza, que le lleva a la inflexibilidad. Demasiada claridad, que le hace caer en lo esquemático. No diré que es honesto en demasía, claro, pero sí que su concepto binario de la vida le lleva a veces a anunciar el apocalipsis cuando cree que debe hacerlo (y últimamente lo cree con mucha frecuencia) Independientemente de la conveniencia de su partido, de la línea que esté adoptando Mariano Rajoy en ese momento, de la coyuntura... Y todo eso también es políFERNANDO tica. Temo que a veces Rajoy se deje inJÁUREGUI flamar por las espadas flamígeras, cuando, a mi entender, lo que tiene que conquistar es el centro- -cada vez más abandonado por un Zapatero que se llama rojo mucho antes que ganarse a los sectores ultrarradicalizados, cuyos muecines convocan a la guerra santa cada lunes y cada martes. Rajoy tiene la templanza galaica, que ayer no sacó a pasear en el acto aznarista de la Faes, pero que es la actitud que más conviene a su talante y a su talento. Ojalá se convenza de ello de cara a las jornadas clave que se avecinan en este noviembre que se anuncia tan importante. ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate Piqué le falta un toque de populismo y demagogia pero tiene todo lo demás. Piqué tiene ahora incluso una aureola de héroe sitiado, de robinsón alimentándose de convicciones, de Custer cercado por ululantes pieles rojas azuzados por un rojo Caballo Loco Cuando no se puede dar miedo- -que es lo más eficaz- -aún es posible inspirar algo de pena o de extrañeza, hay que ver lo que vale este hombre, lo mal que lo estará pasando, no se entiende cómo no cambia de montura y cabalga un ganador privado o público Pero el catalán es brillante y listo, aprovecha el cerco y promete seguir resistiendo aunque le amenacen con rendirle por sed y hambre. Piqué MANUEL tiene construido un fluiÁNGEL do discurso que pronunMARTÍN cia con soltura y que sitúa a su partido en el centro de la moderación, de la tolerancia, y de la Constitución. Por qué no le votan más los catalanes es algo que ellos tendrán que explicar, pero su estilo gusta mucho en otros lares, quizá porque ni siquiera los Fornesa, los Rosell, o los Laporta andan finos cuando se refieren a España, y a muchos españoles les seduce que un josep les trate como algo más que una cuota de mercado. Piqué conferencia en Sevilla con gran éxito de crítica y público, y tras las serias advertencias sobre nuestras actuales políticas internacional o económica, entra en el meollo del laberinto estatutario. Advierte que el proceso va para largo y no estará exento de sorpresas y crispaciones. La mayor inquietud se despierta cuando delata la intención de algunos de dar un salto hacia atrás en la historia y retomarla desde 1936, como si ni siquiera la adulada Transición hubiera sido otra cosa que una operación táctica a la espera de mejores condiciones objetivas para conseguir fines extremos. Esperemos que gane la sensatez y el sentido progresivo de la historia, pero advierto que será necesario dejar por el camino un buen número de chivos expiatorios. Cargaremos las culpas sobre algún sujeto con apariencia de merecerlo, conectaremos a tierra la electricidad de las disputas, purgaremos nuestros pecados con su sacrificio. Uno de los primeros chivos ha sido Maragall, el pobre, como si el desaguisado fuera cosa suya, y no producto de la colaboración necesaria de un enjambre de políticos, expertos mercenarios, opinadores y partidarios. ¡Qué bien le ha venido a Zapatero el patinazo de Maragall para concentrar la tensión ambiental y conseguir alguna unanimidad sobre algo! La conjura de los demonios familiares exigirá inmolaciones personales que purifiquen a las gentes, que salven su inocencia, que descarguen sus culpas sobre otros hombros. En algún momento se hará la luz y se repudiará el retorno al rencor y a la elipsis histórica. Entonces habrá que buscar un chivo expiatorio aceptado por unos y por otros. Zapatero debería recelar de ese momento.