Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 10 2005 97 Deportes ENRIQUE ORTEGO MADRID. Todos contra Luxemburgo. Un clamor generalizado ayer en el Santiago Bernabéu. En el acto de presentación de Leyendas el único asunto de conversación era la derrota de Riazor y la patética imagen ofrecida. Allí estaban casi todas las fuerzas vivas del madridismo- -ejecutivos, directivos y ex jugadores de postín- -menos el presidente, que no quiso que nadie pudiera intuir en su rostro la desilusión que le embarga después de presenciar en directo el último ridículo de los suyos y de haberse gastado 90 millones de euros en refuerzos. El enfado de Florentino Pérez el miércoles por la noche era mayúsculo. Y su momento culminante fue el cambio de Beckham. Si en ese momento hubiera podido, habría destituido fulminantemente al técnico. Pero no es hombre de decisiones en caliente. Ayer, una persona muy cercana a él posiblemente repitiera sus pensamientos. Cada vez entendemos menos al entrenador, recurrimos la tarjeta para que juegue y le quita a los diez minutos de la segunda parte. Era el único que podía meter un centro, una falta Quitó a los dos que sabía que no le iban a protestar. Es un cagón. A otros jugadores les tiene miedo decía otra voz también cercana a las alturas. Los más cautos- -había muchos periodistas cerca- -preferían escudarse en la falta de actitud y la mínima capacidad de reacción. Si el técnico era el centro de la diana, hombres como Guti o Roberto Carlos también quedaban salpicados. Al centrocampista se le echa en cara su falta de compromiso El Osasuna, líder solitario de Primera al caer el Getafe en Anoeta (3- 0) El Atlético golea al Cádiz (3- 0) El entorno blanco dispara contra Luxemburgo El club ha perdido la confianza en él y busca sustituto; ayer se sondeó a Valdano, que dijo no SUS SIETE ERRORES CAPITALES 1 Imponer su sistema táctico y su ideario por encima de las cualidades físicas y técnicas de los jugadores a su disposición Su desprecio al juego por las bandas- -sólo los laterales- aunque en las últimas semanas haya rectificado, en parte, con la posición de Beckham 2 3 4 5 Colocar a Raúl Bravo de lateral derecho la temporada pasada cuando se lesionó Salgado Alinear juntos a Gravesen y Pablo García, dos jugadores de similares características. Situación parecida repitió en Riazor con Helguera. Luxemburgo tiene las horas contadas, salvo reacción fulminante cuando más se le necesita. Definitivamente tendremos que pensar que es el mejor... si juega 45 minutos El presidente prefirió quedarse en un segundo plano para no tener que recurrir a los tópicos, o en su defecto a un silencio que podría haber sido mucho más elocuente. Aunque, posiblemente, hoy habrá un comunicado oficial para ratificar la confianza en el técnico y en los jugadores ABC está en condiciones de asegurar que el entrenador tiene dos partidos de margen: ante el Betis, el sábado, y contra el Rosenborg, el martes. Si se pierden los dos, el club agilizará las gestiones para sustituirle antes de tirar por la borda una tercera temporada consecutiva. Ya se ha oteado el mercado. En las últimas horas un hombre de confianza del club sondeó a Jorge Valdano por si estuviera dispuesto a hacerse cargo del REUTERS Insistir con Baptista como medio izquierdo hasta que desde el propio club le hicieron ver que no era su puesto Escaso poder de maniobra con los cambios, siempre al final y previsibles El cambio de Beckham en Riazor irritó al presidente y cada vez se entienden menos sus decisiones tácticas 6 7 equipo. La respuesta fue negativa. Hay otros técnicos de reconocida experiencia en paro, como es el caso de Víctor Fernández, que ya estuvo en la órbita blanca antes de fichar a Camacho. Del brasileño cada vez gustan menos sus decisiones tácticas y su escasa capacidad para llevar un vestuario donde cada jugador va por su lado y sólo los brasileños parecen hacer causa común con él. Pero lo que más molesta en el club es el juego del equipo. Jugamos mal y jugando mal no se gana Aquí se lleva diciendo muchos meses. No haber conseguido que su equipo mande en el campo, tenga la posesión del balón y lleve la iniciativa del juego También se le culpa de no conseguir hacer vestuario y de no tratar por igual a todos los jugadores