Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 10 2005 87 El BBVA obtiene la mitad de sus 2.728 millones de beneficio hasta septiembre en Iberoamérica La CE rechaza investigar los efectos de la opa sobre Endesa en Portugal e Italia Claves de la nueva negociación Los agricultores quieren que el Gobierno apruebe un gasóleo profesional, para lo que exigen la exención del Impuesto Especial de Hidrocarburos, no gravar el gasóleo agrícola con el impuesto de venta minorista y la aplicación del tipo reducido de IVA (7 entre otras reivindicaciones. El sector pesquero de altura quiere la exoneración durante un año de la seguridad social, tanto de las tripulaciones de los buques como de sus armadores, así como la modificación de los tramos de los distintos grupos de cotización del Régimen Especial del Mar, la exoneración de todas las tasas portuarias durante el período en el que el precio del gasóleo supere 0,30 euros por litro y el incremento del control sobre las importaciones, cerrando el paso a aquellas que no cumplan las normativas nacionales y comunitarias. Pepín, han firmado todos, sólo quedamos nosotros Con esta frase del presidente de los pescadores valencianos, pidiendo la venia a sus paisanos para firmar el acuerdo, se ponía fin a dieciocho horas de negociación, en las que el sector sucumbió al cansancio y al chantaje Crónica de una rendición TEXTO: PALOMA CERVILLA La subida vertiginosa del gasóleo durante este año no puede ser soportada por las explotaciones agrarias hay una parte de la flota, la de altura, que no ha encontrado respuesta en el Ministerio a sus reivindicaciones, y ahora también reclama ser atendida. Desde que la ministra decidió dividir el sector para negociar, por un lado la bajura y, por otro, la altura, éste último no ha vuelto a reunirse con Elena Espinosa y ahora quiere soluciones como las ofrecidas a la bajura. Este segmento de flota se ha agrupado en torno a la plataforma para la defensa del sector pesquero. Quiere una serie de medidas a corto y a medio plazo, que pasan por la exoneración durante un año de la seguridad social, tanto de las tripulaciones de los buques como de sus armadores y la exoneración de las tasas portuarias. Además, no se reunirán con la Secretaría General de Pesca Marítima. La flota de altura está integrada por unos 2.000 buques y 25.000 trabajadores. MADRID. Pepín, han firmado todos, sólo quedamos nosotros Cuando el presidente de los pescadores de la Comunidad Valenciana le comunicaba así al presidente de la capital que sólo quedaban ellos para firmar el acuerdo, estaba a punto de caer la última ficha de la partida de dominó, que durante dieciocho horas se había jugado en el Ministerio de Agricultura. La primera ficha fue Andalucía, al filo de las seis de la madrugada, la más débil dicen en el sector, a la que siguió Murcia, y así sucesivamente hasta doblegar a Cataluña y Valencia, las últimas en rendirse al cansancio y al agotamiento físico. Con dos botellas de agua y medio bocadillo aliviados a primera hora de la mañana con una bandeja de churros y un café con leche, el sector pesquero sufrió las dieciocho horas más amargas, dicen, de su historia más reciente. En una negociación casi al filo de lo imposible, recluidos en una sede ministerial de la que no se les dejó salir, incluso hubo funcionarios que se apresuraron a abandonar el Ministerio para buscar a un díscolo pescador, que quiso salir a tomar el aire a la glorieta de Atocha. La ministra Espinosa se descubrió la madrugada del jueves como una negociadora tenaz, una magnífica jugadora de mus según su entorno, que ha sabido jugar bien los tiempos Como si de una discípula aventajada del vilipendiado comisario austriaco de Agricultura, Franz Fischler, se tratara, puso en marcha la estrategia negociadora que tan buenos réditos le dio al viejo político europeo, durante sus años en Bruselas, y puso a los pescadores bajo una presión psicológica que al final le ha dado buenos resultados, Uno de los ferrys bloqueados entrando ayer en el puerto de Valencia EFE Al final, cuando te quedas solo y te amenazan con dejarte sin subvenciones, sólo te queda firmar aunque no llegó a los tres días y dos noches que, en alguna ocasión, duró la negociación en la Comisión Europea. A medida que pasaba el tiempo había más grado de complicidad y éste siempre impone lo razonable comentaban algunos de los negociadores, quienes reconocían que hubo que hilar muy fino para no sucumbir a la presión del sector de arañar 12 céntimos de euro por litro, ya que los técnicos de Hacienda hacían sus cuentas y advertían que cada céntimo de subida suponía para las arcas estatales un coste de 24 millones de euros. Al final, la Administración supo aguantar la presión y desde las nueve de la noche del miércoles, cuando ofreció 0,090, hasta las once de la mañana, cuando se acordó la subida de 0,095, sometió a los pescadores a una presión que algunos llegaron a llamar chantaje Pero hasta que cayó la última ficha, Espinosa no dudó en utilizar todas las artes, precisamente no de pesca, para doblegar voluntades. Me amenazó con quitarnos las subvenciones y con echarnos la opinión pública encima cuenta un pescador al que llamó personalmente la ministra por teléfono para obligarlo a claudicar, al final, cuando te quedas solo y te amenazan, sólo te queda firmar