Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 10 2005 Espectáculos 61 JOAQUÍN, EL HIJO DEL ZORRO Encontrar al actor que interpretara el personaje de Joaquín, hijo de Alejandro de Mendoza, supuso una búsqueda a nivel mundial. Desde Los Ángeles a España, pasando por Nueva York, México y París. La elección recayó en el joven actor mexicano de diez años Adrián Alonso, a pesar de su limitada experiencia y de que apenas hablaba inglés, por lo que tuvo que aprenderse los diálogos fonéticamente gracias al trabajo de una preparadora, Tina French. El próximo Marlon Brando. Tanto Antonio Banderas como Catherine ZetaJones se muestran muy satisfechos con la elección. Adrián es asombroso. Tiene un sentido enorme del ritmo y de los tiempos. Es muy divertido y entiende el humor de la película, que es muy excéntrica para los niños afirma Banderas. Por su parte, la actriz galesa lo considera como una joyita para el papel. El adorable Adrián podría ser el próximo Marlon Brando si se concentra en ello. Tiene una fantástica cualidad natural para que parezca que no actúa sino que es él mismo ton McCulley para su novela La maldición de Capistrano el actor afirma que esto dependerá del público. La película no me pertenece a mí sino a él, que es quien determina, quien manda Será entonces la taquilla la que decida su continuidad- -la primera recaudó 250 millones de dólares- Si fuera así, las demandas de Banderas para interpretar un tercer título son claras: Que participen en ella Campbell y Catherine Zeta- Jones También adelantó que ya habían sido comprados los derechos de la novela de Isabel Allende El Zorro Sería como una precuela apunta. Banderas, después de haber confesado que está preparado para retirarse como actor y que todo lo que le ofrezcan en Hollywood es una propina, parece estar dispuesto a consolidar su carrera como director. Tras su afortunado debut con Locos en Alabama está a punto de comenzar, en Málaga, su segundo filme, El camino de los ingleses basado en el libro de Antonio Soler- -que también firma el guión- -y que contará con la participación de Victoria Abril, Juan Diego y Fran Perea. Una película que será cien por ciento española A sus proyectos como director se suma Málaga en llamas basada en la novela de Gamel Wollsey, esposa del escritor Gerald Brenan, y cuyos derechos estamos a punto de conseguir El actor malagueño la filmaría con su productora, que, según subrayó, no nació únicamente para que sólo yo dirigiera los proyectos. Hay mucha gente con talento en Andalucía. Esto no quiere decir que sea altruista- -matiza- sino que nos apetece hacer una cosa autóctona. Otro punto de referencia cinematográfica que no sea ni Madrid ni Barcelona Lo que sí tiene claro el actor es que, de conseguir los derechos, le gustaría que fuera Soler quien se ocupara del guión. Banderas también se refirió a uno de sus últimos trabajos, una pequeña participación en la película Border Town basada en el drama de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez. Todos los que participamos en ella lo hicimos por la causa. Tanto Jennifer López como Martin Sheen, Sonia Braga... Es una película de muy bajo presupuesto rodada en Nuevo México. De alguna forma, yo, que he vivido mucho tiempo en México, soy muy consciente de los problemas que viven. Por eso me apetecía participar en una película así Tampoco podía faltar la referencia a Pedro Almodóvar y si existe una posibilidad real de que vuelvan a trabajar juntos. Hace tres años Almodóvar me ofreció Tarántula pero las últimas veces que he hablado con él estaba un poco dubitativo con el guión. Aquí estoy. Cuando él quiera me tiene, y él lo sabe. Si me avisa con un año de antelación, yo limpio mi agenda La leyenda del Zorro Frijolito, el sucesor EE. UU. 130 minutos Director: Martin Campbell Intérpretes: Antonio Banderas, Catherine Zeta- Jones, Rufus Sewell, Adrián Alonso FEDERICO MARÍN BELLÓN Entre Zorros, Shreks y spy- kids Antonio Banderas parece instalado de forma definitiva en el cine más familiar. Si La máscara... era puro género de aventuras, en La leyenda... Martin Campbell no descuida las escenas de acción, pero pone el acento en el tono hogareño. Al Zorro, cada vez más a gusto bajo la piel del actor malagueño (quizá sea al revés) sólo le falta incorporar a la función a su suegra, que incluso podría ser Tippi Hedren. Aquí lo vemos acompañado por el Zorrito y la, digamos, mujer del Zorro, todos en constante lucha contra el opresor. En el papel femenino repite Catherine Zeta- Jones, idónea para el papel por motivos tan obvios que no merece la pena insistir en ellos, aunque cabría pedirle a la chica que puliera un poco su castellano, porque la versión original delata que Michael Douglas no le deja practicarlo tanto como debiera. El espectador pueBanderas es de suponer, sin emcomo el Equi- bargo, que eso aquí po A recon- importa tan poco como la verosimilitud centrado, de una saga cada vez heredero del más integrada en el espíritu de formato de cómic, héroes clási- donde hasta la violencia es pura pirotecnia cos con sonido surround. Banderas puede enfrentarse (y derrotar, por supuesto) a una docena de villanos armados hasta los dientes sin necesidad de matar a ninguno. El tío es como el Equipo A reconcentrado, heredero del espíritu de héroes clásicos como Errol Flynn o Burt Lancaster, dando cabriolas por doquier mientras los inútiles malvados muerden el polvo en cómica sucesión. La pena es que los títulos de los tres intérpretes no sean comparables, pero La leyenda del Zorro es una obra honesta, que permite pasar dos horas la mar de entretenidas, rodeados de niños de casi todas las edades y con el cebo paterno de dos protagonistas más guapos y apasionados que los mismísimos gavilanes. De hecho, la película entera parece una telenovela. Catherine Zeta- Jones se pasa buena parte del metraje dando celos a su posesivo marido, no siempre de forma justificada, mientras que el pequeño Zorro, presunto hijo de la pareja, parece más bien un cruce entre Frijolito y el señor Galindo (o un pariente suyo mexicano) Si las cosas siguieran por esa vía, más cercana al culebrón que al cine de capa y espada, en la tercera parte averiguaríamos lo que todos sospechan pero nadie se atreve a decir, que el chaval no es hijo natural de nuestro Banderas y que su briosa esposa se la ha vuelto a jugar con algún héroe local.