Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad VIERNES 28 10 2005 ABC Ciencia Espacio Investigación Previsión Lanzado con éxito un satélite construido por estudiantes El satélite SSETI Express, construido íntegramente por estudiantes, entre ellos un grupo de la Universidad de Zaragoza, fue lanzado ayer con éxito desde la base espacial de Plessetsk (Moscú) La nave viaja sobre un cohete ruso Cosmos 3 M y entre sus funciones se encuentra la de tomar fotos de la Tierra. El satélite pesa unos 62 kilos y contiene otras tres naves que se desplegarán en órbita. Europa propondrá alternativas al uso de animales para experimentar La Comisión Europea propondrá alternativas al uso de animales para experimentos científicos, en una conferencia que se celebrará el próximo 7 de noviembre en Bruselas y que reunirá a los altos representantes de la industria. En Europa, esta práctica afecta cada año a once millones de animales, si bien en las tres últimas décadas se ha reducido a una tercera parte. Las nubes impedirán ver el resplandor de Marte el día 30 Las nubes en España y alguna tormenta marciana de arena y polvo pueden velar la visión del espectacular resplandor de Marte en la madrugada del día 30, cuando el planeta se asemeje a una brillante bola rojiza de mayor tamaño que el habitual por su proximidad a la Tierra. Ambos astros se colocarán a sólo 69 millones de kilómetros de distancia, como de forma similar lo hicieron en agosto de 2003. Un ingenioso método para medir la antigüedad de las células, basado en la presencia del carbono 14 en el ADN, demuestra que casi todo el organismo de una persona adulta es capaz de regenerarse casi por completo en un plazo de diez años o incluso menos. El corazón y el cerebro son las grandes excepciones a este estado de eterna juventud Un cuerpo nuevo cada diez años TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Hay personas que psicológicamente se sienten mucho más jóvenes que lo que dice su fecha de nacimiento. Y físicamente no les falta razón. De acuerdo con un ingenioso método para contabilizar la antigüedad de nuestras células, basado en la presencia radiactiva del carbono 14 en el ADN, casi todo el cuerpo de una persona adulta tiene en realidad unos diez años de edad, o incluso menos, en virtud de un constante proceso de renovación experimentado con el paso del tiempo. El problema es que algunas partes vitales de nuestro organismo tienen un carácter casi permanente. Estas mediciones fascinantes, detalladas en un reciente número de la revista Cell son obra del doctor Jonas Frisén- -un especialista en biología del Instituto Karolinska- concentrado en el difícil campo de medir la renovación celular, que hasta ahora se había basado en etiquetar células con marcadores químicos. Sus cálculos se basan en las múltiples pruebas nucleares realizadas al comienzo de la Guerra Fría, con el consiguiente aumento de los niveles del isótopo carbono 14 en la atmósfera terrestre. Niveles que en 1963 disminuyeron de forma exponencial en todo el mundo al lograrse que estos ensayos nucleares fueran subterráneos. Renovación celular Neuronas en el córtex cerebral Mínima o ninguna renovación Células oculares Mínima o ninguna renovación Esqueleto Es reemplazado por completo cada diez años Músculos Tienen una vida media de 15 años Piel Renovacion de toda la superficie cada dos semanas lacionadas con el olfato y las memorias inmediatas de rostros y lugares. En un mundo preocupado por la recuperación de cardiopatías, el equipo del doctor Frisén ha encontrado indicios de que el corazón en su conjunto genera nuevas células, pero todavía no ha podido determinar el ritmo de esa renovación. En términos generales, las partes más expuestas o trabajadas de nuestro cuerpo, como la piel o los glóbulos rojos sometidos a un maratón constante de riego sanguíneo, tienen una longevidad más reducida que otros órganos. Pero, en general, el organismo humano no es precisamente una estructura permanente. Hígado Se renueva por completo en un plazo de entre 300 a 500 días El cerebro, una excepción Dentro de ese flujo continuo de renovación, las excepciones comprobadas por el doctor Frisén se centran en las neuronas del cortéx cerebral, las células oculares y quizá los músculos cardiacos encargados de propulsar el riego sanguíneo. Para estos cálculos se han utilizado muestras procedentes de más de una docena de cadáveres, la mitad individuos nacidos después de mediados los años sesenta. De hecho, la presencia de carbono 14 en el esmalte dental puede resultar útil desde el punto de vista forense para determinar con bastante precisión la edad de anónimos cadáveres. A la pregunta inevitable de por qué este comprobado proceso de renovación no es eterno, existen varias respuestas. Algunas teorías insisten en que el ADN acumula mutaciones durante este proceso de cambio y su preciosa información para la vida se ve gradualmente degradada. Otras explicaciones apuntan al ADN de las mitocondrias- -las centrales energéticas de las células- que carecen de mecanismos de autorreparación. Otra hipótesis, respaldada por el doctor Frisén, es que las células madre como fuente de nuevos tejidos para casi todo el organismo humano eventualmente pierden su casi milagrosa efectividad con el paso del tiempo. Células de la parte principal del intestino Se regeneran cada 16 años Células de paredes intestinales Se regeneran cada 5 días Reemplazo constante La tesis del doctor Frisén es que los niveles de carbono 14 en el ADN humano reflejan de manera paralela esos niveles atmosféricos, lo que permite estimar el momento de nacimiento de una nueva célula. La mayoría de las moléculas de una célula son reemplazadas de forma constante, pero no el ADN y su correspondiente carga de carbono 14. En la práctica, este método- -tradicionalmente aplicado en arqueología y paleoantropología- -es aplicable, de momento, a muestras multicelulares, ya que en células individuales no existen suficientes rastros de carbono 14 como para indicar su edad. Estas investigaciones han servido, Glóbulos rojos Duran de media 120 días Infografía ABC entre otras cosas, para establecer por qué a pesar de la relativa juventud de nuestros cuerpos el comportamiento y personalidad de una persona vienen determinados por su fecha de nacimiento: entre los pocos tipos de células que apenas se renuevan figura la mayor parte del córtex cerebral, materia de color gris implicada en funciones tan complejas como la memoria, la atención, el pensamiento abstracto o el lenguaje. Las únicas excepciones de desarrollo adicional parecen centrarse en el cerebelo y, sobre todo, en aquellas partes re-