Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 10 2005 Internacional 29 Harriet Miers, candidata de Bush al Supremo, cede a las presiones y renuncia El nuevo revés para el presidente de EE. UU. revela la confrontación en su propio partido podría ser consecuencia de la petición del Senado de revelar informes de la Casa Blanca sobre la candidata que podrían cuestionar su autonomía J. L. DE HARO. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Harriet Miers, nominada por el presidente Bush al Tribunal Supremo, retiró ayer su candidatura ante la fuerte oposición y las críticas surgidas sobre sus cualidades para acceder al puesto. La Casa Blanca aceptó a regañadientes su decisiión, a pesar del apoyo que Bush ofreció a la abogada para que no cediera a la presión. Esta inesperada renuncia podría ser consecuencia de la petición del Senado de revelar informes internos de la Casa Blanca sobre la candidata, que podrían cuestionar su independencia y autonomía del Gobierno. Un nuevo golpe a la Administración Bush, que pone b La decisión de manifiesto la patente confrontación dentro de su propio partido. La Casa Blanca insistió en que los informes requeridos por el Senado están protegidos por privilegio del Ejecutivo. Contienen información clasificada sobre los consejos que Miers ofreció al Gobierno durante su paso por la Casa Blanca. Bush dijo que la decisión de Miers confirma su respeto ante la separación constitucional de poderes. Miers y Bush, en el Despacho Oval el pasado día 3, al anunciar su candidatura cante en la Corte Suprema podría suponer una carga para el Gobierno y todo su equipo que no sería beneficioso para el país Miers explicaba que estaba convencida de que a pesar de considerar que su experiencia como abogada era suficiente para justificar sus credenciales, el acoso y derribo por parte del Senado iba a continuar hasta que los documentos relacionados con su paso por el Ejecutivo fueran publicados. Dichos informes darían pistas sobre la filosofía judicial de la ex candidata en cuestiones controvertidas como el aborto, cuya ley está prevista que se revise en el Supremo el 30 de noviembre. Miers cuenta con una larga carrera como abogada, pero no como juez. AP Bush acusa al Senado El presidente acusó al Senado y explicó que el Capitolio no iba a ceder a la confirmación de Miers hasta que los archivos referentes a su trabajo como asesora en la Casa Blanca salieran a la luz. La salida a la luz de esos documentos pondría en entredicho la capacidad presidencial de recibir consejos objetivos y sinceros añadió. En una carta dirigida al presidente, Harriet Miers era consciente de que su confirmación para ocupar el puesto va- La decisión de Miers llegó a manos de Bush a última hora del miércoles. Un representante del Gobierno confirmó que el presidente ha comenzado ya el proceso para encontrar otro candidato lo antes posible. El anuncio de la nominación de Miers en sustitución de la juez Sandra O Connor, el pasado 3 de octubre, levantó voces de alarma entre los miembros del Senado, en especial de los conservadores republicanos, que desde un primer momento pusieron de manifiesto la falta de credenciales legales de la abogada. El ala más radical del Partido Republicano desde un comienzo dudó sobre el apoyo que Miers podría otorgar al Gobierno en las decisiones del Supremo.