Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 10 2005 11 División interna en IU por el apoyo sin fisuras de Gaspar Llamazares al Estatuto del tripartito catalán El Gobierno ultima una ley para dar más dinero a los Ayuntamientos y restar poder a las Diputaciones Carod quiere que Maragall lleve a los tribunales el odio étnico a Cataluña EP BARCELONA. El presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, preguntó ayer en el Parlamento a Pasqual Maragall si el Gobierno de la Generalitat ha previsto alguna acción judicial para parar el odio étnico contra Cataluña y contra la democracia a raíz de la reforma del Estatuto. El presidente de la Generalitat no se pronunció sobre su pregunta pero sí reconoció la vehemencia de Carod para poner en su sitio a quienes utilizan un lenguaje que nosotros nunca nos atreveríamos a usar En su intervención, Carod denunció la amenaza que supone para la tramitación del Estatuto que en los medios de comunicación estatales se aliente el odio contra Cataluña, se insulte, se mienta e, incluso, se denuncia que el Gobierno central sólo se reúne con terroristas, homosexuales y catalanes y no con gente normal Guerra abierta en internet entre los partidarios y los detractores del boicot Algunas webs publican listados de productos alternativos a los catalanes b Tras el éxito de la campaña La campaña, por pasos Listado de productos. En el origen de la amenaza está siempre un listado, ya sea de empresas que producen o tienen su sede social en Cataluña, en el caso de las propuestas de boicot a esta comunidad, o el listado de productos que etiquetan en catalán para promocionar su consumo frente a los etiquetados en castellano. Crear opinión La propuesta va secundada por foros de opinión en los que se anima a participar en la campaña bajo todos los pretextos posibles. No suele haber filtros, aunque cada página web, como cualquier otro medio de comunicación, agrupa a seguidores que convergen con su línea editorial. Las reacciones. La mejor muestra del éxito es la aparición de páginas web de respuesta, como ha aparecido en el caso del boicot a los productos catalanes contra el cava en las Navidades de 2004, la red vuelve a acaparar el rechazo más visceral a una y otra postura política I. A. BARCELONA. Todavía no han tenido una repercusión efectiva en las cuentas de explotación, pero lo cierto es que la campaña de boicot contra productos catalanes es ya un hecho en la red. El correo electrónico ha sido el vehículo preferido para expandir una propuesta que parte del proyecto de reforma del Estatuto catalán para responder a un modelo de financiación autonómica considerado insolidario con el boicot a las industrias originarias o que simplemente tienen su sede en Cataluña. Diversas páginas de internet incluyen entre sus contenidos un listado que ya ha circulado por toda la red en el que se repasan productos de uso cotidiano, con especial incidencia en el sector agroalimentario, para invitar a condicionar la cesta de la compra en este sentido. no catalán pidió a Rajoy que repita esa actitud cada día en el resto de España. Bargalló se esforzó, además, en restar importancia a los temores del empresariado catalán y señaló que no hay que generar alarma porque no hay boicot, lo máximo que puede haber son mensajes SMS o páginas web que digan cosas así, pero no hay boicot de productos catalanes Por contra, el portavoz de CiU, Felip Puig, criticó que el líder popular se haya entrevistado con representantes del sector de cava para intentar expiar y disculpar la actitud destructiva Aunque agradeció la visita de Rajoy a Sant Sadurní para tranquilizar a la gente del cava Puig señaló que sería mejor que estas visitas no fueran necesarias La cesta de la compra Bebidas, reposteria, lácteos, precocinados, carnes y embutidos o productos de droguería integran una lista en la que se señalan las marcas producidas en Cataluña y las alternativas. Lista a la que se ha añadido la de multinacionales o grandes compañías con sede en esta comunidad, en la que se citan desde cadenas de supermercados a grupos mediáticos o entidades financieras. De este modo, tras el éxito alcanzado con el boicot al cava durante la pasada campaña de Navidades, la propuesta se hace extensiva a todos aque- La asociación Omnium Cultural llama al boicot de los productos que no van etiquetados en catalán llo sectores en los que el consumo doméstico tiene incidencia. La contrapartida exigida es que las empresas afectadas se declaren públicamente en contra del Estatuto catalán para ser excluidas de esta lista. La campaña ya ha provocado reacciones en la red, como la que encabeza la página boicotéame en la que se ironiza con las propuestas de boicot, con las que se identifica tanto a un medio de comunicación como a la cúpula del PP y al dirigente socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Sin embargo, la entidad más activa en este sentido es Omnium Cultural, una asociación de promoción de la cultura catalana que, además de dar apoyo a la página web antes mencionada, ha encabezado tanto la campaña cívica a favor del Estatuto como la de apoyo a los productos etiquetados en catalán. La primera, presentada precisamente ayer, reúne a 24 entidaen una plataforma social de apoyo al proyecto estatutario, por lo que han elaborado un manifiesto e invitan a otras asociaciones a adherirse. Entre las entidades promotoras están, además de Omnium Cultural, el F. C. Barcelona, Ateneu Barcelonès, Orfeó Catal, UGT de Cataluña, Unió de Pagesos, la Intersindical- Confederació Sindical de Catalunya y Confederació Empresarial Comarcal de Terrassa (CECOT) o la Confederación de Comercio de Cataluña. La Plataforma Respeto por Cataluña subraya en un breve manifiesto que el actual redactado del texto fue aprobado por el 89 del Parlamento catalán y reclama que el Congreso mantenga el texto, respetando la voluntad ampliamente mayoritaria de la Cámara catalana. Por ello, hace una demanda de respeto al pueblo catalán, el cual ha manifestado su voluntad de autogobierno mediante sus legítimos representantes políticos con el Estatut aprobado Al margen de esta campaña, Omnium ha sido tradicionalmente uno de los principales impulsores de la campaña compra en catalán que, bajo el argumento de favorecer el etiquetado en catalán, reclama el boicot a los productos que no lo lo hacen, tal y como denuncia hoy Carlos Herrera en la página 5 de Opinión.