Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 10 2005 Cultura 57 Salamanca Ayuntamiento de Oslo Disco y libro Veinte países crean un sistema de certificación del español Veinte países hispanohablantes decidieron ayer crear el Sistema de Certificación Internacional de Dominio del Español como Lengua Extranjera. El acuerdo fue firmado en Salamanca por cincuenta entidades en el marco de un encuentro de rectores iberoamericanos auspiciado por el Instituto Cervantes. Vetado un juego sobre el robo de El grito de Munch El Ayuntamiento de Oslo prohibió al Museo Munch vender un juego de mesa sobre el robo del cuadro El grito por considerarlo una falta de delicadeza y ética hacia el personal y visitantes de la pinacoteca La jefa de información y mercadotecnia del Museo Munch, Jorun Kristoffersen, señaló que se trata de un juguete inocente Savall reúne las músicas y romances de Don Quijote Ayer se presentó, dentro de los actos organizados por el Festival de Otoño de Madrid, un nuevo disco, acompañado de un libro, de Jordi Savall y los grupos Hesperion XXI y La Capella Reial de Catalunya. El trabajo se titula Miguel de Cervantes. Don Quijote de La Mancha. Romances y Música (Alia Vox) El grito de Munch Un libro rescata al Gecé inoportuno y políticamente incorrecto para el régimen En sus textos, Giménez Caballero incorpora la vanguardia como pensamiento b José- Carlos Mainer recupera a este peso pluma incordiante y díscolo, una estación imprescindible en la literatura española del siglo XX, y no sólo en la fascista Presentan las obras ganadoras del IV premio Torrevieja de novela b Los hijos de la luz de César Vidal, resultó la vencedora del certamen, mientras que La orden negra de José Calvo Poyato, quedó como finalista JORGE SÁINZ MADRID. La novela ganadora y la finalista de la cuarta edición del premio Torrevieja fueron presentadas ayer en Madrid, sin la agria polémica que en su momento generó la concesión de estos premios; ya que el día que se falló el resultado definitivo, el presidente del jurado, José Manuel Caballero- Bonald, criticó la figura de César Vidal, que definió como ideológicamente detestable Olvidados, al menos formalmente, estos avatares, César Vidal, vencedor del certamen con Los hijos de la luz (Plaza Janés) agradeció la concesión del galardón- -dotado con algo más de 360.000 euros- -y, en referencia a lo sucedido con el Planeta, dijo que el Torrevieja lleva camino de convertirse en el principal premio de novela de España Sobre su obra, Vidal señaló que podría encajarse en los géneros policiaco, histórico y grafológico Se trata de tres tramas ocultas: un asesinato en Babiera a mitad del siglo XVIII, el nacimiento de los iluminati ese mismo siglo, y el desarrollo de la Revolución Francesa. Historias, aparentemente ajenas entre sí, que confluyen en un desenlace inesperado explicó. Por su parte, el finalista de este premio- -dotado con 125.000 euros- José Calvo Poyato (hermano de la ministra de Cultura, Carmen Calvo) desgranó las líneas maestras de su novela, La orden negra Calvo comentó que el argumento parte de un hecho histórico, que fue la visita del líder de la SS, Henrich Himmler, a España en 1940 El escritor explicó que, durante su estancia en Barcelona, le robaron la cartera A partir de ahí, la novela se divide en dos partes. Una se centra en el Berlín nazi de aquellos años, para posteriormente dar un salto a nuestros días y especular sobre qué pasó realmente con aquel hurto concluyó. A. ASTORGA MADRID. Se propuso culminar la catolización del nazismo casando a Hitler con Pilar Primo de Rivera. En 1942 llegó a creer que el hilo la Historia pasaba por sus manos. El celestino Gecé (Ernesto Giménez Caballero) viajó a Alemania con la grotesca proposición que soltó en el hogar de Paul Josef Goebbels, ministro de Propaganda del Reich durante una larga sobremesa que pasó al lado Magda Goebbels, de quien se destacaba su belleza. No es fácil saber qué resulta más hilarante- -explica el catedrático José- Carlos Mainer, prologuista y antólogo de Gecé- si los comedidos galantetos del conquistador español a la esposa del jerarca nazi o el recuerdo del peregrino regalo de Navidad que llevó: ¡Un castizo capote de paseo y un nacimiento de fabricación artesanal murciana, destinado a los niños del matrimonio! De izquierda a derecha, Javier Aguado (director de la Fundación SCH) y los catedráticos Ferrán Gallego y José- Carlos Mainer ÁNGEL DE ANTONIO Casticismo y nacionalismo La antología de Gecé recoge Los toros, las castañuelas y la Virgen serie de ensayos donde se une a la taurofilia nacional y se acerca al donjuanismo Eoántropo. El hombre auroral del arte nuevo pieza excelente según Mainer, que compone el cuadro de honor del vanguardismo español Cuadrangulación de Castilla en donde dice: Castilla ha tenido su regionalismo, el del 98. Castilla ha sido cantada cuando era cantada como región Cataluña. Y Vasconia (Unamuno hace pensar en Maragall. Y los lienzos de los Zubiaurres, en la pintura de Mir. Y los paisajes de Rusiñol, en los de Valle- Inclán) San José. Contribución para una simbología hispánica dos artículos dedicados a Dalí y Dámaso Alonso, en el que alude a la quema de conventos, y una selección de capítulos de Arte y Estado en donde Gecé se instala en la modernidad y no obedece las sendas del fascismo y del franquismo. Así, se desmarca hacia una nobleza artística sumisa a las grandes causas políticas Entre Marx y el cielo José- Carlos Mainer, quien ayer presentó su trabajo junto a Ferrán Gallego, escribe en el prólogo de la antología Ernesto Giménez Caballero. Casticismo, nacionalismo y vanguardia (Colección Obra Fundamental de la Fundación Santander Central Hispano) No se equivocó el maligno Francisco Umbral al llamar a nuestro hombre Groucho Marx del nuevo Estado, de prosa desbaratada y numerosa El mismo ramo de locura semidesinteresada advirtieron Román Gubern y Antonio Mercero cuando inspiraron en la figura de Giménez Caballero el personaje central (interpretado por José Sazatornil) de su película Espérame en el cielo que narra la historia de un doble del caudillo, cuidadosamente adiestrado por un jerarca de Falange Escritor o actor, ante Franco sintió Gecé una irresistible pulsión adoradora. Aunque contaba con el carnet número 5 de Falange, nunca pudo ser mi- nistro. Franco era un sujeto reservón y frío y sabía muy bien qué daba de sí aquel lunático charlatán con quien brindaba con una copa de champán en la víspera de cada fin de año- -señala Mainer- A cada ofrecimiento, le recordaba que lo prefería simplemente escritor, un peso pluma como reconoce con ironía un poco masoquista el propio Caballero, que hubiera dado su alma por sentarse en la sala de El Pardo dondo se celebraban los consejos Giménez Caballero sobrevivió a ese marasmo sin heroísmo ni castigo, en un ínsula reservada a los fantasiosos y a los corifeos. En Arte y Estado reclamó Gecé para sí un Ministerio de Propaganda o ser gran inquisidor, pero acabó como modesto catedrático de Enseñanza Media y en 1958 como embajador en Paraguay, a petición del mugriento Stroessner. Hizo un llamamiento en pro del reconocimiento social y cultural de los judíos españoles, aunque cuando se establece el antisemitismo alemán procuró mirar para otro lado. En ningún texto suyo hay una condena de Hitler o del Holocausto dice Mainer.