Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 10 2005 Internacional 33 El embajador de EE. UU. en Argentina justifica el debate sobre si es legítima la tortura Las declaraciones de Lino Gutiérrez avalan las efectuadas por el vicepresidente Cheney b Según el embajador, La pregun- MÁS HURACANES RICARDO GARCÍA HERRERA Climatólogo. Profesor de Física de la Universidad Complutenste ta es otra: ¿Si hay un terrorista que tiene información que pudiera resultar en la muerte de miles y no quiere hablar? CARMEN DE CARLOS. CORRESPONSAL BUENOS AIRES. Lino Gutiérrez, embajador de Estados Unidos en Argentina, justificó ayer la tortura para determinados supuestos. La pregunta- -dijo- -es, ¿si hay un terrorista que tiene información que pudiera resultar en la muerte de miles y no quiere hablar? Entonces, hay quienes dicen que esos métodos (la tortura) deben ser utilizados para salvar vidas Las declaraciones de Gutiérrez están en consonancia con el pensamiento del vicepresidente Richard Cheney, que había solicitado al Capitolio carta blanca para que organismos como la CIA, puedan recurrir a la brutalidad física y psicológica en los interrogatorios. Magdalena Ruiz Guiñazú, la periodista que le entrevistaba a primera hora de la mañana en Radio Mitre, le recordó al diplomático que Italia, durante el secuestro de Aldo Moro a manos de las Brigadas Rojas, había rechazado aplicar tormentos pese a tener detenido a un terrorista que presuntamente tenía información del paradero del ex primer ministro. Es un debate que en una sociedad democrática se discu- te no suena muy elegante y cristiano... Todo lo que usted quiera pero se discute y el que decide es el Congreso que es el cuerpo representativo de todos reiteró. E Inhumana, pero a veces... Ante la insistencia con el tema y algo abrumado por las preguntas, Gutiérrez, con un acento cubano inconfundible, añadió, la tortura es una cosa inhumana y degradante, pero a veces se ponen (sobre la mesa) estas cuestiones morales que las sociedades deben discutir La locutora le recordó que el Senado de Estados Unidos había rechazado la aplicación de suplicios al votar una enmienda a la Ley de Presupuesto y Defensa que defendía Cheney. No he visto la última noticia comentó el embajador antes de sugerir que tal vez el vicepresidente está pidiendo que se reconsidere esa postura. Las declaraciones del embajador de Estados Unidos en Buenos Aires, se producen en vísperas de la visita de George Bush, con motivo de la IV Cumbre de las Américas, que se celebra la semana que viene en la ciudad costera de Mar del Plata. La presencia de Bush ha desatado fuertes críticas en Argentina. Grupos piqueteros, algunos empleados en ministerios de este Gobierno, anuncian manifestaciones en su contra. Asimismo, se ha organizado la clásica contra cumbre para repudiar al imperialismo l aumento en la frecuencia e intensidad de los huracanes ocurridos en el Caribe durante 2004 y 2005, baste recordar que las compañías aseguradoras estiman que deberán pagar entre 40 y 60.000 millones de dólares como consecuencia del Katrina han disparado el interés y la preocupación social por el comportamiento de estos fenómenos. Para valorar adecuadamente lo ocurrido estos dos años hay que realizar un doble ejercicio: mirar hacia atrás examinando los registros históricos y hacia delante, analizando los resultados de los modelos climáticos. Los primeros nos indican que a largo plazo, es decir, en periodos de un siglo o similares, no se detectan tendencias apreciables en la frecuencia con la que han venido ocurriendo. Sin embargo, presentan una gran variabilidad interdecadal, es decir se alternan periodos de varios años de alta y baja actividad ciclónica. Así, por ejemplo, el periodo 1945- 1965 fue de alta ocurrencia, mientras que ésta disminuyó entre 1965 y 1994. Es decir, venimos de un periodo especialmente tranquilo en lo respecta a la formación de huracanes. La principal causa de estas oscilaciones está en la variación de la temperatura de la superficie del Océano Atlántico, que experimenta de manera natural amplias oscilaciones. Los modelos climáticos todavía no reproducen completamente el comportamiento de los huracanes, ya que necesitan una mayor resolución, y existe un activo debate científico sobre sus resultados. Sin embargo los informes de Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático y determinados ejercicios de inercomparación entre modelos, permiten extraer algunas conclusiones comunes sobre la influencia del cambio climático en el comportamiento de estos fenómenos. No parece que vaya a haber cambios significativos en su frecuencia, es probable que aumente su intensidad máxima y la precipitación que llevan aparejada y no se cree que vaya a haber cambios en la localización de las áreas afectadas por los huracanes en las diferentes partes del globo. En síntesis, lo más probable es que en el futuro inmediato, los próximos años, debamos esperar huracanes más frecuentes e intensos como consecuencia de la variabilidad natural de la temperatura del océano Atlántico y del impacto del cambio climático. Esto debería hacer que las regiones expuestos a la acción de huracanes adaptasen sus infraestructuras para mejorar la prevención del esperado aumento de sus impactos, sobre todo teniendo en cuenta que la densidad de población y el valor de las actividades económicas (petróleo, turismo) han aumentado espectacularmente en zonas como el Caribe o el Golfo de México. Algunos de estos países, como EE. UU. tienen capacidad para afrontar este problema por sí mismos, pero otros, como los centroamericanos, deberían ser apoyados por las instituciones internacionales.