Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 10 2005 Internacional 31 Máxima ansiedad política en Estados Unidos ante la posibilidad de que el fiscal especial Patrick Fitzgerald anuncie en breve si la trama de la espía delatada producirá acusaciones criminales LA DICTADURA BOLIVARIANA as inefables declaraciones y actuaciones públicas de Hugo Chávez hacen que nos distraigamos de los pasos que va dando para consolidar su dictadura. Gestos propios de tiranías que creíamos ya superadas en Ocidente, pero que resurgen al amparo de los aliados que tiene el bolivariano a ambos lados del Atlántico. Sabido es que se están ocupando fincas con el supuesto y benemérito fin de sacarles un mayor rendimiento. Huelga decir que la realidad es muy otra. Veamos el caso del hato El Milagro en el Estado de Cojedes, del que daba cuenta el diario El Universal el pasado sábado. Como esta finca es productiva por cualRAMÓN quier rasero que se PÉREZ- MAURA quiera medir, como el personal se niega a hacer ninguna queja de la familia propietaria y como los empleados son de tercera generación dentro del hato, se ha buscado una vía alternativa. El Gobierno ha reconocido que los títulos sobre esta finca se remontan hasta 1807, pero niega su validez porque en 1821- -plena guerra de la independencia- -el Estado se quedó con todas las tierras realengas. Como esta finca provenía de una herencia y, según Chávez, no existía la posibilidad de heredar tierras en la colonia española, son del Estado. No se aclara si las que heredó el admirado Bolívar fueron un expolio. ¿Será eso? Baste este ejemplo para demostrar a dónde va en Venezuela el principio de la propiedad privada. Este asalto se combina con la cuádruple estrategia que tiene Chávez para imponer su dictadura: el control del poder judicial, del que están siendo apartados todos los jueces discrepantes; el control del legislativo; el control de los medios de comunicación, sometidos a un acoso que está haciendo contener sus denuncias incluso a los de Gustavo Cisneros y, finalmente, el control del proceso electoral. Como tiene documentado el movimiento cívico Súmate defensor de un cambio pacífico, las posibilidades de un cambio en las urnas son cada vez más remotas. Para el referendo revocatorio del pasado año eran necesarios 2,4 millones de firmas. Se recogieron 3,5 millones. El reglamento fijaba cinco criterios para anular firmas presentadas. Una vez entregadas se añadieron otros 39 criterios de invalidez. Y lo que es peor, a las pocas semanas apareció en la página www. luistascon. com el listado completo de firmantes con el fin de que fueran represaliados en sus empresas. Esa página se abría ayer con el titular Es necesaria la Unidad Bolivariana ante el verdadero enemigo que se aproxima sigilosamente pero ya no busquen la lista. El escándalo fue tal que un buen día, el presidente Chávez, sin rubor, declaró públicamente: Ya la lista de Tascón cumplió su cometido. Ciérrese la lista de Tascón Y desapareció. Es la dictadura. Se impedirá la movilización democrática. Chávez ha colocado en el Consejo Nacional Electoral a cuatro de sus cinco miembros. Se cierra el círculo. Y Zapatero feliz. La otra tormenta de Washington PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL L WASHINGTON. Ante la tormenta política que se cierne en Washington- -el presentido final de las pesquisas en el caso de la espía delatada- -no valen las predicciones del Centro Nacional de Huracanes de Miami. La política de Estados Unidos se ha convertido en una especie de Florida preparada para un posible impacto catastrófico en la Administración Bush. Pero como suele ocurrir en estas crisis, los que saben no hablan y los que hablan no saben. Lo cual deja amplio margen de maniobra para especulaciones sobre cuándo, cómo y a quién va a afectar el anticipado final de las investigaciones realizadas durante casi dos años por el fiscal especial Patrick Fitzgerald con ayuda de un jurado de acusación cuyo mandato se agotará el próximo viernes. Esta anticipación casi obsesiva se ha multiplicado con la decisión del fiscal Fitzgerald de hacer algo que hasta ahora no había hecho: abrir una página en Internet (www. usdoj. gov usao iln osc index. html) Aunque los ayudantes de Fitzgerald han insistido en que esta presencia digital no debe interpretarse como una señal encubierta de sus intenciones, no han faltado especulaciones de que esta página pueda servir para divulgar posibles procesamientos por el caso de Valerie Plame, la agente de la CIA cuya identidad habría sido divulgada como parte de una vendetta política contra su marido, Joseph Wilson, un ex diplomático visiblemente crítico hacia la guerra de Irak. Lo cual constituye un grave delito en Estados Unidos pero difícil de probar. En esta tensa espera, lo único realmente claro es que Karl Rove- -subjefe de gabinete de la Casa Blanca y gurú electoral de Bush- -y Lewis Libby- -jefe de gabinete del vicepresidente Cheney- -han acumulado bastantes papeletas para ser relacionados con la filtración de Valerie Plame. En parte gracias a Karl Rove, asesor de George Bush, al volante de su coche en Washington los testimonios de varios periodistas que, tarde o temprano, han prestado declaración ante el gran jurado tras intentar defender sin éxito la confidencialidad de sus fuentes. AFP Pesquisas impecables Lo que también ha quedado claro es que el fiscal Fitzgerald- -en las antípodas de lo ocurrido con Kenneth Starr durante la saga Lewinsky- -ha realizado unas pesquisas impecables, minuciosas, apolíticas, sin filtraciones y que no han dado pie hasta ahora a que demócratas o republicanos le hayan tenido que reprochar nada. Incluso el propio presidente Bush ha reconocido las acciones dignificadas de este fiscal federal de Chicago, especializado en casos de corrupción política. Aunque aún cabe la posibilidad de tiempo adicional para formalizar acuerdos con presuntos implicados a cambio de su testimonio, el fiscal Fitzgerald para cerrar su caso tendrá primero que avisar a los presuntos implicados de sus intenciones. Y después reunir a los miem- bros del gran jurado para presentar sus conclusiones sobre el caso y solicitar su permiso para presentar inmediatos procesamientos. Hasta ahora, el jurado de este caso se ha congregado para escuchar testimonios una vez por semana, normalmente los miércoles. Sesión que ayer pareció terminar sin novedades. La opción de múltiples cargos, no solo por delatar a Valerie Plame, también se ha visto reforzada durante los últimos días al conocerse los detalles de la autorización cursada el 6 de febrero del año pasado por el Departamento de Justicia. En este documento, se permite al fiscal Fitzgerald ampliar sus pesquisas a cualquier delito federal perpetrado durante sus investigaciones, y con la intención de interferir, tales como perjurio, obstrucción a la justicia, destrucción de evidencia e intimidación de testigos Lenguaje que recuerda una vez más que para cuestiones delictivas en Washington, lo peor suelen ser las maniobras de encubrimiento. Dimite el jefe de la Policía secreta colombiana tras destaparse la infiltración de paramilitares A. DE VENGOECHEA. CORRESPONSAL BOGOTÁ. Aunque hace meses la Policía secreta colombiana estaba en el ojo del huracán, el escándalo de ayer fue el definitivo: Jorge Noguera, el director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) presentó su renuncia inmediata des- pués de que la Prensa publicara una grabación. Según la misma, el director de inteligencia del organismo, Enrique Ariza- -hombre de plena confianza de Noguera- pretendía montar una oficina privada al servicio de los paramilitares de extrema derecha, que se encuentran en nego- ciaciones de paz con el actual Gobierno. Estas revelaciones, sin embargo, sorprendieron a pocos. En julio pasado, uno de los directores regionales del DAS fue destituido por montar tres presuntos atentados contra el presidente Uribe para así mostrar resultados positivos ante el director. Pocos meses después, fueron despedidos varios funcionarios del Departamento de Extranjería por haber filtrado información confidencial sobre el entonces ministro de Defensa Jorge Uribe.