Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 10 2005 Deportes 103 Un libro, Operación Yao Ming sostiene que el pívot de Houston Rockets (2,26) fue el primer fruto de un experimento genético del Gobierno chino de Mao Zedong para crear deportistas de elite por inducción. Los padres de Ming eran jugadores de la selección de baloncesto VELA Gigante por decreto TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS El CSD trata de parar la demanda contra la Federación PEDRO SARDINA MADRID. Casi un año después de celebradas las elecciones a la presidencia de la Federación Española (14- 11- 04) siguen en el aire las demandas interpuestas por varios electores, referentes a las irregularidades que se produjeron en los comicios y que dieron como vencedor a Gerardo Pombo tras un proceso electoral conflictivo. El abogado que defiende al Consejo Superior de Deportes, Óscar Sáez de Santamaría, ante la primera demanda interpuesta contra el proceso electoral de la Real Federación Española de Vela, que tuvo lugar entre los meses de octubre y noviembre del año pasado, busca por todos los medios justificar la actuación de la Junta de Garantías Electorales e intenta que no se celebre el juicio. Por ello, nueve meses después de haberse interpuesto la demanda alega ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que los demandantes no están legitimados para recurrir a la Justicia ordinaria. Sáez de Santamaría duda que los demandantes estén siquiera federados. Pues bien, éstos no sólo están federados, sino que además figuran en el censo electoral, tanto ellos como los clubes a los que pertenecen, lo que demuestra la desinformación de dicho letrado con respecto a la parte demandante. El letrado busca que no se sepa si el actual presidente de la Federación consiguió serlo de forma legal o si hubo irregularidades en el proceso electoral, ya que si el juez falla a favor de los demandantes el escándalo será mayúsculo y las elecciones podrían declararse nulas. Resulta sorprendente que durante todo este tiempo la defensa de la Junta de Garantías Electorales no haya aportado una sola prueba que refute las reclamaciones interpuestas por la oposición y que utilice todas las estrategias legales a su alcance para que no haya juicio, o al menos para retrasarlo y que Pombo pueda terminar su mandato. MADRID. Da Fang no conoció a Da Yao por azar, afinidad de gustos, pasión por el baloncesto o un amigo común. Los presentó virtualmente Mao Zedong. Obligó a que se conocieran por interés, por los delirios de grandeza del antiguo presidente de la República China, cuya intención no era nueva: convertir el deporte en un instrumento para la propaganda, para la expansión de sus ideas políticas. Ya lo había hecho la RDA, la Alemania comunista. De la unión de Fang y Yao- -dos jugadores de baloncesto de la selección nacional china- -por orden de Mao nació hace 25 años el jugador más llamativo que milita en la NBA, Yao Ming. Pívot titular de los Houston Rockets, 2,26 metros, 134 kilos, el personaje más visitado en internet. Una conspiración genética. A esa conclusión ha llegado Brook Larmer, autor de un libro, Operación Yao Ming que sale a la venta estos días y ha levantado ampollas en Estados Unidos. Los padres de Ming superan la media de una nación bajita, como China. La madre mide 1,88 y el padre, 1,95. Y Yao Ming cumplió el propósito por el ataque megalómano del presidente del país. Nació el 12 de septiembre de 1980 con 61 centímetros y cinco kilos, algo así como el doble de la población infantil de la época. El libro plantea la tesis del hijo único, como es Yao Ming, un elegido en el programa gubernamental para abatir la superpoblación del país, que asciende a 1.300 millones de personas. Sin manipulación genética Ming aparece como un beneficiario de las leyes de Mendel, el monje suizo- alemán que popularizó las teorías de la genética según las cuales las personas heredan unas características concretas de sus progenitores. Por ejemplo, el gen de la hemofilia lo transmiten las mujeres, pero sólo lo reciben los hombres. A decir de los expertos médicos, no es posible que Yao Ming fuera fruto de una manipulación genética, sino de un cruce con un meticuloso proceso de selección previo en las características físicas de los padres. La adulteración genética no era posible hace veinticinco años, cuando nació el pívot. En esa idea de la fábrica de campeones a medida, el nombre traducido de Yao Ming tiene connotaciones mitómanas, pequeño gigante El impacto de Yao Ming en la NBA ha llegado a tal extremo que la página web de la mayor Liga del mundo del baloncesto tiene en su portada un epígrafe en idioma mandarín para los seguidores asiáticos. Naturalmente, con la foto del goliat de Shanghai. En su plan expansivo hacia Oriente, la NBA ha llegado a un acuerdo de colaboración permanente con el canal por ¿Un presidente ilegítimo? Yao Ming, con Flip Saunders, en el partido de las estrellas 2004 EPA El pívot chino midió 61 centímetros y pesó cinco kilos al nacer en Shanghai, el 12 de septiembre de 1980 Expertos médicos mantienen que es imposible encontrar rastros de voluntaria adulteración genética hace veinte años cable AZN TV, cuyo gancho estelar son las andanzas de Yao Ming por las canchas americanas. Ming llegó a la NBA en 2003, elegido por Houston Rockets en el draft de 2002, y fue designado novato del año. Internet le llevó a cotas inimaginables para un debutante. Gracias a los votos virtuales de sus compatriotas, desbancó al intocable Shaquille O Neal del quinteto titular del equipo del Oeste en el partido de las estrellas de 2003. O Neal acabó la temporada como mejor jugador. Hoy, un libro apunta señales hacia la creación de un gigante por decreto a medida de Mao Zedong. Los que según Sáez de Santamaría no tienen legitimidad para reclamar a la Justicia pagan religiosamente desde hace años sus licencias y cuotas a la Federación, y es de ese dinero del que Pombo, que podría ser un presidente ilegítimo, además de profesional, saca su sueldo de 120.000 euros anuales. El CSD debería ser el primer interesado en que hubiera juicio y que así se dictaminase si el proceso electoral de la Federación fue limpio y se celebró con las suficientes garantías y no obstaculizar el derecho de unos federados a recurrir a la Justicia, como parece que sucede ahora.