Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad MIÉRCOLES 26 10 2005 ABC EE. UU. aprueba implantes de células fetales en el cerebro de niños con un grave síndrome La FDA autoriza el tratamiento pionero en seis menores con la enfermedad de Batten b Las células madre que se utiliza- rán no proceden de embriones humanos, sino de células neuronales inmaduras procedentes de fetos de abortos N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Médicos de la Universidad de Standford (Estados Unidos) probarán un tratamiento pionero para intentar salvar a seis niños con síndrome de Batten, una enfermedad hereditaria que provoca un deterioro neurológico irreversible y un desenlace fatal antes de que el paciente pueda cumplir los 20 años de edad. No existe ningún tratamiento eficaz que pueda revertir ese proceso, que comienza en niños completamente sanos entre los 5 y 10 años de edad. La evolución de la enfermedad de Batten es cruel. Aparece de forma repentina, causando cambios en la conducta de los pequeños, aprendizaje lento y torpeza, otras veces provoca problemas de la visión y convulsiones que empeoran progresivamente hasta causar deterioro total. Para darles una nueva oportunidad, los médicos de Standford implantarán células madre fetales en el cerebro de los pequeños con técnicas estereotáxicas especiales que permiten depositarlas en el punto exacto con una aguja guiada. Las células madre que se utilizarán en este ensayo reducido no se ob- tienen de embriones, sino de células neuronales muy inmaduras procedentes de abortos. El objetivo es que las nuevas células neuronales prendan y sean capaces de fabricar la enzima que causa la enfermedad de Batten. Aunque aún no se ha identificado el defecto bioquímico que provoca este desorden, se sospecha que el deterioro neurológico se produce por la acumulación irregular de unas sustancias denominadas lipopigmentos. Estos lipopigmentos se van almacenando en las células del cerebro, los ojos, en la piel, los músculos... hasta destruirlas por el mal funcionamiento de una enzima. Evitar el rechazo Los médicos de Standford pretenden que las células fetales implantadas prendan en el cerebro y evolucionen hacia células con capacidad para producir enzimas específicas que sean capaces de limpiar esos depósitos de grasas o lipopigmentos. Además del implante, los niños deberán recibir un fármaco inmunosupresor para evitar el rechazo del injerto, como se realiza en cualquier otro trasplante. La FDA, el organismo que autoriza los nuevos tratamientos en Estados Unidos, ya ha dado su conformidad para este pequeño ensayo con sólo seis pacientes tras ver resultados optimistas con ratones. Pero el tratamiento tardará aún en ponerse en marcha por- Marcus Kerner besa a su hijo Daniel, uno de los pequeños que probará el implante que el Hospital de Standford aún no cuenta con los permisos internos necesarios para llevar a cabo el procedimiento. Si fuera un éxito se abriría la puerta al tratamiento de otras enfermedades neurológicas, aunque la técnica ni está exenta de riesgos ni resultaría éticamente aceptable para toda la sociedad. Rosario Luquin, neuróloga especialista en Parkinson de la Clínica Universitaria de Navarra advierte que el implante de células tan inmaduras podría favorecer el desarrollo de tumores, como ocurre con las células madre embrionarias. No es la primera vez que se intenta un tratamiento con células fetales para mejorar las expectativas de los pacientes con graves enfermedades neurológicas. Se han realizado pequeños ensayos para el tratamiento del parkinson con pobres resultados. Aunque las células implantadas eran capaces de producir dopamina, el neurotransmisor que falta en los enfermos de parkinson, los pacientes no mejoraban sus capacidades motoras y funcionales. El interés científico en las células fetales está en su gran habilidad para crecer y multiplicarse. Otro gran valor es su capacidad para revitalizar células deterioradas, pero de momento no han pasado de ser sólo una promesa.