Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional MIÉRCOLES 26 10 2005 ABC ETA busca intimidar a los jueces con cuatro bombas a unas semanas del macrojuicio contra Batasuna Los ataques se producen después de que la banda rechazara el modelo catalán para el País Vasco b Los artefactos, de escasa poten- cia, explosionaron en sedes judiciales de Vizcaya, Álava, Guipúzcoa y Navarra, sin que hubiera que lamentar desgracias personales A. ANTOLÍN ABC MADRID VITORIA. Horas después de rechazar la exportación del modelo catalán al País Vasco como medio para conseguir la autodeterminación, ETA hizo estallar ayer cuatro artefactos de escasa potencia en otros tantos juzgados de paz del País Vasco y Navarra. Los atentados se registran, además, a semanas del macrojuicio contra las tramas políticas de la banda, lo que se interpreta como un intento de los terroristas de presionar a los jueces que, sin embargo, ya dejaron claro ayer que no se dejerán intimidar. Los ataques, que tuvieron como objeto sedes judiciales de Ordicia, Amurrio, Guernica y Berriozar, en Guipúzcoa, Álava, Vizcaya y Navarra, respectivamente, fueron perpetrados cuando faltan pocas semanas para que se sienten en un banquillo de la Audiencia Nacional, según las previsiones, 62 individuos acusados de formar parte de KAS- Ekin, para los que el fiscal pide 1.102 años de cárcel. La vista podría coincidir precisamente con el aniversario de la presentación, por parte de los dirigentes de Batasuna, de la oferta de Anoeta diseñada por la banda. La anulación de estos sumarios es una exigencia de la izquierda abertzale. En las últimas semanas se han prodigado las declaraciones de dirigentes de Batasuna y LAB que apuntaban a que este macrojuicio supone un obstáculo para un proceso de pacificación en el País Vasco. Se da la circunstancia, además, de que documentos incautados al ex dirigente de ETA Miguel Albizu Iriarte, Mikel Antza condicionaban la posibilidad de una tregua a la paralización de todos los juicios derivados del sumario 18 98. Un centenar de personas protestó anoche en Berriozar (Navarra) por el atentado de ETA contra su Juzgado de Paz de Guernica. Los agentes de la Ertzaintza pudieron acordonar la zona y un cuarto de hora después se registraba la explosión que provocó escasos daños materiales. El Ayuntamiento de Guernica denunció que el lugar elegido para la colocación de la bomba estaba justo a la entrada de las escuelas públicas y que la explosión se produjo cuando la zona se encontraba más transitada por el comienzo de las clases de los niños. El Consistorio advirtió de que un atentado de estas características podría haber causado daños mucho mayores Los cuatro artefactos estaban compuestos por entre medio y un kilo de cloratita. Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC sospechan que la cadena de atentados es obra de un mismo comando aunque para llevar a cabo los ataques se habría desdoblado en dos taldes Uno habría colocado los artefactos que estallaron en Guernica y Amurrio, mientras que el otro puso los que afectaron a las sedes judiciales de Ordicia y Berriozar. En este sentido, algunas hipótesis apuntan a que podría tratarse de un comando con base terrorista en Vizcaya, que en la actualidad se muestra como el más activo, ya que puso el coche bomba en un polígono industrial de Ávila y los lanzagranadas junto al aeropuerto de Zaragoza. Las fuentes consultadas subrayan TELEPRESS que estos nuevos atentados hay que enmarcarlos en la estrategia de ETA, que pretende estar presente en la fase preliminar de un posible proceso de diálogo, alternando los comunicados con los atentados a modo de advertencia. Si anteayer mostraba su desmarque de la vía catalana, rechazando una reforma del estatuto como solución al conflicto vasco ayer advertía, por enésima vez, que de la misma forma que pone bombas de escasa potencia, puede hacer estallar grandes artefactos por sorpresa. Esto es, la banda pretende recordar a Batasuna que, como vanguardia tutela el proceso, y al Gobierno trata de forzarle a dar nuevos pasos para concretar la negociación. Siniestra cadena La cadena de atentados se inició a las 2: 10 de la madrugada de ayer con la explosión de una bomba colocada en una ventana de las oficinas del juzgado de paz de la localidad navarra de Berriozar, que causó daños en el mobiliario y en los equipos informáticos. Veinte minutos más tarde, a las 2: 30, se repetía el ataque contra las oficinas del juzgado de paz de Ordicia. La escalada de intimidación tuvo su tercer episodio a las las 7: 40 de la mañana, cuando otra bomba estallaba en el juzgado de Amurrio, causando también pocos desperfectos. Posteriormente, a las 8: 25 de la mañana, un comunicante que dijo hablar en nombre de ETA, en llamada al diario Gara anunciaba la colocación de una cuarta bomba en una papelera situada cerca del juzgado La banda envía una pistola simulada y un trozo de plomo al portavoz del PP en Álava A. A. VITORIA. Aunque ETA anunció una tregua selectiva dirigida a los políticos, la presión terrorista contra los cargos públicos no nacionalistas sigue siendo el pan de cada día en el País Vasco, a pesar de lo que nos quiere hacer ver el Gobierno de Zapatero Esta denuncia es del portavoz del PP en las Juntas Generales de Álava, Santiago Abascal, a quien en la madrugada del martes los etarras co- locaron un paquete en la entrada a su negocio en Llodio (Álava) que contenía una pistola de juguete, aunque camuflada y un trozo de plomo. En declaraciones a ABC, Abascal, que participó en el homenaje que brindó la Diputación de Álava en el XXVI aniversario del Estatuto- -la ausencia del PNV fue total- afirmó que es una amenaza a los que defendemos el Estado de Derecho y confesó haberla recibido con tranquili- dad Asimismo, denunció un rebrote de los actos de violencia callejera debido a la debilidad del Gobierno de Zapatero. Unos buscan- -dijo- -su objetivo mediante la presión y otros mediante el terror, no nos equivoquemos Mientras, el hijo del político alavés, Santiago Abascal, ex presidente de Nuevas Generaciones en el País Vasco y también concejal del PP en Llodio, relacionó esta amenaza con el artefacto que estalló en los juzgados de Amurrio y la denuncia que interpuso contra una veintena de radicales que protagonizaron diversos incidentes durante la celebración de un pleno en el Ayuntamiento. De hecho, la denuncia se está instruyendo en el mencionado Juzgado.