Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25 10 2005 53 Cultura y espectáculos No mencionar el cristianismo en la Constitución Europea es una falsificación de la Historia nin, Stalin y Mao momificados; o al más reciente, Kim Jong- il, un maniaco con flequillo a lo Elvis que gobierna en Corea del Norte y que ha fundado la primera dinastía comunista mientras hay gente que literalmente se muere de hambre en las calles Pyongyang Burleigh, que no tiene miedo al qué dirá la izquierda intelectual hegemónica, también critica que la Constitución Europea no haya incluido mención alguna al cristianismo. Ha sido algo parecido a lo que hacía Stalin cuando borraba de las fotografías y de los cuadros a sus opositores. Sólo España, Italia, Polonia y el Papa Juan Pablo II objetaron tal ausencia. Yo no soy particularmente religioso, pero creo ha sido una falsificación de la Historia europea. Uno de los grandes investigadores contemporáneos, el británico Eric Hobsbawm, cuando dedicó tres libros a la historia de Europa, prácticamente no citaba en ellos al cristianismo, pero, al hacerlo, se enorgullecía de contribuir a su desaparición por considerarlo una farsa reaccionaria Es lamentable y deshonesto Michael Burleigh, ayer, tras la entrevista en un hotel madrileño IGNACIO GIL Burleigh: No convirtamos a Turquía en enemiga de Europa cuando está en la vanguardia de la OTAN El historiador británico presenta en Madrid un libro sobre las relaciones de la política y la religión desde la Revolución Francesa hasta 1914 b No tiene pelos en la lengua ni le preocupa qué dirán los inquisidores de la izquierda intelectual hegemónica. Él dice lo que piensa de las cuestiones más candentes EE. UU. defensor de minorías religiosas La separación de la Iglesia y el Estado no siempre conduce al laicismo- -cuyo ejemplo casi extremo se da en Francia- como lo demuestran EE. UU. nación fundadora de la democracia contemporánea, o España, cuya Constitución, al menos hasta ahora, se declara aconfesional pero defensora del hecho religioso. La separación del Estado y la Iglesia se concibió en EE. UU. para defender a las Iglesias menores y a otras confesiones de la Iglesia dominante. Pero esa separación nunca ha significado que las personas con convicciones religiosas no puedan intervenir en política. En Europa, los medios de comunicación liberales nunca le reprocharon a Carter o a Clinton que fueran baptistas... porque son demócratas. Por su parte, Bush es un metodista que no profesa con fanatismo exagerado, vamos, que es un metodista del montón; sin embargo, hay que ver cómo en su caso sí se ha magnificado la cuestión religiosa. Claro, él es republicano. También lo era Reagan, pero en esto, los liberales no sabían cómo responder; y es que Reagan fue un presidente conservador que nunca pisó una iglesia porque, según decía, él hablaba con Dios en privado Esos medios liberales tampoco señalaron el papel desempeñado por los cristianos en la lucha por los derechos civiles en los años 60, cuando uno de sus grandes líderes fue el reverendo Martin Luther King- -prosigue Burleigh- Como europeo envidio que en EE. UU. hoy exista una clase intelectual cristiana de altísimo nivel, algo que entre nosotros sólo ocurre en Polonia, donde hay pensadores de la talla y lucidez de Leszek Kolakowsky, una de las mayo (Pasa a página siguiente) TULIO DEMICHELI MADRID. Poder terrenal. Religión y política en Europa (Taurus) es un recorrido histórico interesantísimo que no sólo desentraña el largo proceso de separación entre Iglesia y Estado desde la Revolución Francesa a la Primera Guerra Mundial, sino también, y sobre todo, una historia de la relación contradictoria entre política y religión. Su tema fundamental lo constituyen las religiones políticas -afirma el historiador a ABC- empezando por el jacobinismo cuando trató de establecer un culto basado en la Razón que explicaba toda la existencia humana y determinaba el bien y el mal. Con los malos se actuaba como si fueran una pierna gangrenada o una rata inmunda: se amputa o se extermina. Por eso, los jacobinos inventaron técnicas de exterminio en masa, pues la guillotina era insuficiente para tanta actividad, así que subían a los innumerables condenados en barcazas y las hundían en el río o, como en Lyon, donde se encadenaban grandes grupos a los que se cañoneaba Cuando se le recuerda que fue Fouché el inventor de sistema tan expeditivo, exclama: Claro, era un autor y a los autores mejor no dejarles entrar en política. En Gran Bretaña tenemos a Harold Pinter, al que le han dado el Nobel, o a Chomsky. Y dan asco... políticamente hablando Estas religiones políticas que informaron las variantes del comunismo en el siglo XX, a su juicio tienen una subyacente patología de carácter religioso. Se vive en un Estado de Gracia Original- -el comunismo primitivo- -hasta que se produce la Caída en la alienación capitalista, por la cual, el Hombre ya no es un ser pleno; entonces surge la Clase Elegida, que es el proletariado, y desata una Revolución apocalíptica que arroja a los capitalistas ricos al Infierno de la Historia. Por fin, el Paraíso desciende a la tierra. Esta patología conlleva el culto a la personalidad: a Hitler y Mussolini, a Le- Hay que controlar lo que se dice en las mezquitas y en internet El presidente de la comisión interracial británica, que es de color, ha declarado públicamente que el multiculturalismo ha sido un fracaso señala Burleigh. Cuando la policía detuvo a dos sospechosos de haber participado en el segundo ataque terrorista fallido en Londres, les pidió que salieran con las manos en alto; lo primero que dijo uno de ellos fue: Conozco mis derechos Ahora bien, las 56 víctimas mortales que iban en el metro tenían un derecho mucho mayor a seguir vivos, como las 200 que murieron mientras leían el periódico, repasaban sus apuntes o escuchaban música en los trenes de Atocha. Esto es algo que no debemos perder de vista: hay derechos pero también obligaciones. Cualquer radical que promueva la violencia tiene que ser deportado de inmediato. Los franceses, que son más duros, lo hacen; nuestro Gobierno, que es muy débil, no. Por eso Londres se ha convertido en algo parecido a Londonistán. Hay que controlar lo que se dice en las mezquitas y en internet, donde se enseña a hacer bombas. No entiendo cómo la tecnología moderna no puede detectarlo en la Red, igual que se detecta y persigue la pornografía infantil