Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MARTES 25 10 2005 ABC Sociedad Los habitantes de la región rusa de Tula, donde se detectó un brote del letal virus de la gripe aviar, viven una pesadilla: el miedo a la infección mientras sacrifican su medio de subsistencia Viaje al epicentro de la gripe aviar TEXTO Y FOTO: RAFAEL MAÑUECO, ENVIADO ESPECIAL YANDOVKA (RUSIA) Yandovka, una pequeña aldea perdida en la Rusia profunda, saltó a las páginas de los rotativos mundiales el pasado día 19, cuando se confirmó que la muerte de unas 400 aves de corral, en los días precedentes, había sido debida a la cepa H 5 N 1 del virus de la gripe aviar, la única capaz de transmitirse al ser humano. Lo sucedido ha cambiado radicalmente la vida de los habitantes de Yandovka y de las aldeas circundantes. Si en las zonas rurales rusas suelen vivir pocas personas menores de 18 años, a menos que se trate de la temporada estival, en el extremo sur de la región de Tula ahora no quedan más que ancianos. Aquí en Yandovka viven unas 250 personas, pero los fines de semana la población se eleva al doble. Son gente de fuera que tiene aquí dachas (casas de madera) explica el sargento de policía al frente de uno de los puestos de control instalados para asegurar el cumplimiento de la cuarentena. Desde la carretera general Moscú- Rostov del Don, situada a unos 35 kilómetros de Yandovka, el firme del camino comarcal va empeorando hasta convertirse en una pista impracticable. Los numerosos baches parecen haber sido provocados por un intenso bombardeo aéreo, aunque son los tractores y las inclemencias invernales la causa real del deterioro. Los indicadores o nunca existieron o desaparecieron para ser vendidos a las chatarrerías. Las aves, en total unas 2.500, terminaron de ser sacrificadas el viernes y todo ha sido fumigado con desinfectante aunque aún no podemos dejar que ningún forastero entre en la aldea advierte el responsable policial. La cuarentena durará por lo menos hasta el 11 de noviembre. Sólo los servicios sanitarios y la población local están autorizados a entrar y salir de Yandovka, para hacer compras o acudir al médico, y pueden hacerlo solamente en autobuses especialmente fletados para ello. Los vehículos han sido cedidos por la administración de Yefrémov, el centro de población más importante de la zona. Miedo al contagio Marina, una mujer de unos sesenta años, espera junto a los policías el autobús que debe llegar desde Yefrémov para no tener que regresar a pie. Traía a mi nieta todos los fines de semana pero, mientras no pase todo esto, permanecerá con su madre en Yefrémov confiesa. Desde la semana pasada, no se ve ni un solo niño en varios kilómetros a la redonda. Todos tememos que puedan contagiarse asegura la mujer. Junto a ella, una pareja de ancianos se quejan de lo poco que han recibido por cada una de las aves que tuvieron que entregar para ser sacrificadas. Nuestros animales no estaban enfermos afirma ella. Se pagó 100 rublos por cada pollo (unos 3 euros) 150 por un pavo (4,5 euros) 200 por un pato (casi 6 euros) y 300 rublos por un ganso (9 euros) En el mercado hubiésemos sacado más del doble comenta Marina, a quien la gripe aviar le ha privado de sus 200 gallinas. El policía le espeta: Admito que el precio que os han pagado por Matriona Jlíntseva, de 78 años, en su granja en la aldea rusa de Yaroslavka Sólo los servicios sanitarios y la población local están autorizados a salir y entrar de la aldea para comprar o ir al médico Para los jubilados rusos, que cobran 86 euros al mes, el huerto y las aves de corral son casi el único medio de subsistencia los gansos es algo bajo, pero por los pavos y los pollos no está mal Todas las aves enfermas en Yandovka eran de corrales privados. Para los jubilados rusos, cuya pensión media no sube de los 3.000 rublos al mes (unos 86 euros) lo que cosechan en el huerto de la dacha y las aves de corral son casi el único medio de subsistencia. En la vecina aldea de Yaroslavka, a 8 kilómetros de Yandovka, Matriona Jlíntseva, de 78 años, hace varias veces la señal de la cruz, dando gracias al cielo por haber preservado sus animales. Matriona muestra ufana su corral, aunque no las tiene todas consigo. Los del FSB (antiguo KGB) registraron casa por casa en Yandovka para asegurarse de que nadie trataba de esquivar la matanza de La aparición de nuevos brotes eleva a seis los focos afectados por el virus en Rusia R. M. YANDOVKA. Tras los brotes de gripe aviar de la variante H 5 N 1, detectados en las regiones rusas de Tula, Cheliabinsk y Altái, la lista se incrementa con las regiones de Tambov, en la parte europea, y Kurgán, en Siberia. En total, hay ya seis focos de un virus que puede llegar a ser letal para el hombre. La muerte repentina de 60 aves en la región siberiana de Omsk ha levantado además la sospecha de que también allí ha podido surgir la enfermedad. Otras 29 localidades rusas están sien- do objeto de controles sanitarios a la búsqueda de posibles nuevos casos. Una pequeña aldea cercana a Morshansk, en la parte norte de la región de Tambov, ha sido el último lugar donde los análisis han confirmado que el causante de la muerte de una docena de pollos ha sido el virus H 5 N 1. Morshansk está a 400 kilómetros al sureste de Moscú y es, tras Yandovka, la segunda localidad afectada en la parte europea del país. Las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias siguen siendo las mismas: cuarente- Un pato muerto, ayer, en Croacia AFP na severa y sacrificio de todas las aves presentes en el foco infeccioso estén o no enfermas. En Cheliabinsk y Tula han concluido las labores de desinfección pero se mantendrá la cuarentena tres semanas. Un responsable de la inspección sanitaria de Moscú hizo ayer un llamamiento para evitar el pánico, ya que, por ahora, la enfermedad no es peligrosa para el hombre. En 2005, la gripe aviar se ha detectado en 50 localidades de nueve regiones de Rusia, pero no se ha dado ningún caso de transmisión al ser humano.