Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid MARTES 25 10 2005 ABC SE DICE SE COMENTA INSULTOS EN LA ASAMBLEA En el acta del Pleno de la Asamblea de Madrid del pasado jueves se limita los insultos entre los diputados a sinvergüenza y mentirosos Pero la realidad es otra, y no hay más que hablar con los parlamentarios, testigos directos y sufridores, en muchos casos, de lo ocurrido. Sin ir más lejos, el PP asegura que en la Mesa de la Cámara pudo escucharse perfectamente un insulto de un diputado socialista, con nombre y apellidos, a la presidenta de la Cámara, a quien llamó golfa Y la lista de improperios continúa. MADRID AL DÍA LIBERTAD DE ENSEÑANZA La escuela concertada vive inquieta y expectante ante los negros nubarrones que con la reforma educativa en marcha se ciernen sobre ella. Por ello, y salvando las distancias porque la Administración regional no es competente sobre este momento de la reforma, cobra especial importancia el proyectado encuentro de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, con representantes de la concertada. Madrid debe limar algunas aristas, entre ellas las del proceso de admisión de alumnos, para garantizar la paz escolar. EL LORO IGNACIO RUIZ QUINTANO E LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es ¿Más obras en la M- 30? Soy un vecino de la calle Aniceto Marinas. Desde hace unos días vengo observando movimientos en la orilla del río, están instalando unas vallas cercando unos árboles, se supone que es una obra del Ayuntamiento, pero ni se nos ha informado de nada, ni hay ninguna indicación de la obra. En los meses anteriores se han hecho mediciones en toda la zona, en principio no he observado ningún árbol marcado, pero la zona de actuación es sospechosa. Gabriel Menchén Previsión también Una vez más las dichosas obras. No voy a decir que se deban a hacer o que no, pues supongo que se realizan con el fin del bien común. Lo que me irrita realmente es la falta de previsión al llevarlas a cabo. Último ejemplo: se están realizando obras en la rotonda situada, al final de la avenida de los Andes. En una rotonda se ha cortado el carril central que la cruza y uno de los que la circunvala, por lo que al no haber ninguna regulación del tráfico, el atasco es tan monumental y caótico que llega hasta la calle de Alcalá. Ayer el recorrido que va desde calle de Alcala- Los Andes costaba hacerlo una hora, cuando lo habitual son 10 minutos. Crispado ya de tanto parón llamé a la policía municipal para informar del hecho y me dijeron que ya por la mañana habían recibido el mismo aviso y que se enviaría a alguien. Hoy ocurrirá lo mismo. Luis Rosillo Túnel de O Donnell Esta obra se nos planteó como una mejora para nuestras vidas, haciéndonos una calle con menos tráfico, menos ruidos y más árboles. A mitad de obra nos enteramos de que van a hacer un carril- bici. Hemos firmado en contra, pero este proyecto se hará. Luego dirán que los ciudadanos somos unos apáticos que no votamos. E. López por eso la carta que escribió me ha afectado. Resulta curioso notar como usted critica las prioridades del distrito Centro, entre ellas la creación de huertos urbanos. En esa votación participamos más de 50 personas, y dicha propuesta salió elegida en primer lugar con 30 votos. Es la propuesta más votada de cuantas se propusieron en todo el distrito centro, con casi 40 votos en total. Si pretendemos que el proceso se mejore desde la ciudadanía y desde la participación entre todos habremos de realizar un es- fuerzo por respetar la democracia. Y por su carta parecería que se siente incómodo si la gente participa pero votan propuestas que a usted no le gustan, como bien dijo usted en el Consejo de Distrito Centro: Un resultado de los presupuestos podría ser que salgan elegidas propuestas que van contra el sentido común Otras propuestas, que probablemente usted calificaría con mayor sentido común, salieron elegidas también con mucho menor número de votos que la de la creación de huertos urbanos comunitarios. No me cabe duda que irían a favor del sentido común si salieran todas las propuestas que usted hizo. Coincido con usted en la celeridad de los plazos y en la premura con que se está llevando a cabo el proceso. Podríamos aportar muchas críticas y propuestas a un proceso de presupuestos participativos que está en construcción, y que deberá ser construido desde la ciudadanía. Para ello, una voz clara y contundente como la suya no puede ser obviada. Gracias por su talento. Me parece espectacular la aportación que al proceso de presupuestos participativos hace el señor Enrique Carmona. Constructiva, positiva y lúcida, así es como se consiguen los cambios duraderos. No podía ser menos viniendo del presidente de una Asociación de Vecinos que consiguió reunir en su asamblea de barrio a ocho personas. Rafael García Prioridades del distrito Centro Yo estuve en la misma asamblea de distrito que usted, n Madrid, ahora mismo, lo que preocupa no es el Estatut de Barcelona, que esta vez nadie va a pegar un tiro por él, como en el 36, sino el loro de Londres, que tiene la gripe que puede hacer que caigamos como moscas, igual que en el 18. Londres, como se sabe, es el país de los loros. ¡Terrible destino para un loro el de vivir en Londres! suspiraba Camba en su corresponsalía. A él, en Londres, un loro nunca le daba completamente la idea de un pájaro, sino más bien la de un marisco: le parecía, no sabía por qué, una especie de langosta que hablaba, y le inspiraba muchísima pena. Después de todo, el loro tenía para él algo de solterona: Tiene el carácter irascible, la nariz ganchuda, la voz agria, la carne correosa y esa edad indefinida que lo mismo puede calcularse en cincuenta, que en cien, que en ciento cincuenta años. Y tiene, además, el traje de colorines, que le sienta como un tiro. ¿Por qué se vestirán de un modo tan alegre unos pájaros tan tristes? También uno está pensando en las ministras del Vogue Sobre todo en ésas que tienen pinta de inglesas dos listones sujetos por un eje a la extremidad inferior del cuerpo; otros dos, sujetos a los hombros, y ya está hecha una inglesa y de vivir con un loro: Viviendo juntos desde alrededor de un siglo, cuando el uno dice una cosa, ya sabe la respuesta que va a recibir, y esto no es sólo el ideal de una perfecta conversación para los loros, sino también para las inglesas. El loro y su dueña se hablan, se arañan y se aburren en una perfecta armonía. Con ninguna otra persona ni con ningún otro bicho se podrían arañar ni aburrir más a gusto. Y así está Londres lleno de loros que no se reproducen, pero que tampoco se mueren. Bueno, en Londres ya ha fallecido un loro de la gripe aviar, y una de nuestras veteranísimas ministras, que no sé cómo se llama, ha dicho: ¡Tranquilidad! ¡Si ella no sabe de loros... El Diablo no existe si yo niego su existencia decía el estudiante de Goethe a Mefistófeles. A lo que su diabólico interlocutor respondía: A no ser que te peque una patada en la canilla. En las farmacias madrileñas están agotadas las vacunas.