Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MARTES 25 10 2005 ABC Internacional El paso del huracán Wilma por Florida causa cinco muertos y cuantiosos daños Siete mil efectivos de la Guardia Nacional y decenas de helicópteros, listos para el rescate b Las primeras estimaciones apun- tan a que más de dos millones de usuarios se quedaron a oscuras tras los destrozos causados en las infraestructuras eléctricas PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Wilma -esa tragedia por entregas en el Golfo de México y la costa atlántica de Estados Unidos- -embistió ayer el sur de Florida con una intensidad reforzada hasta llegar a la categoría tres dentro de la ya familiar escala Saffir- Simpson, lo que implica vientos sostenidos en torno a los 200 kilómetros por hora con fuerza suficiente como para causar daños estructurales en edificios. La trayectoria de Wilma por la península de Florida se inició al amanecer de ayer en la zona de cabo Romano, a unos 30 kilómetros al norte de la localidad de Naples. En su recorrido ha dejado cinco muertos. Uno de ellos murió en Fort Lauderdale, en las afueras de Coral al caerle encima un árbol arrancado por la fuerza del viento. Con un frente de graves daños que puede abarcar hasta 80 kilómetros, el consuelo es que el huracán Wilma viene propulsado por un frente de bajas temperaturas que conjurará el peligro de una estancia prolongada y devastadora, como ocurriera durante su paso por la península de Yucatán, con 48 interminables horas sobre el Estado mexicano de Quintana Roo. Pese a que una parte de la zona afectada en la Florida son marismas y pantanos, la amenaza de Wilma -tomada más en serio que nunca tras la experiencia de Katrina -ha forzado la evacuación de al menos 200.000 personas. de la NASA en Cabo Cañaveral. Aunque los mayores daños de Wilma se esperaban en unos catorce condados, toda la península de la Florida permaneció ayer en estado de alerta con preparativos para realizar si fuera necesaria una masiva operación de rescate, incluidos 7.000 efectivos de la Guardia Nacional y decenas de helicópteros militares alistados desde Nueva York y los Estados de Georgia, Misisipi y Texas. La Cruz Roja operaba ayer 77 refugios temporales en las zonas afectadas, con posibilidad de abrir otras sesenta instalaciones adicionales si fuera necesario. En situaciones de huracán, entre un 8 y un 10 por ciento de los evacuados buscan albergue en los refugios de la Cruz Roja. Casi 25.000 personas han aprovechado estas ofertas de refugio. Las primeras estimaciones de interrupciones en el suministro eléctrico barajan la posibilidad de que dos millones de clientes en Florida se queden a oscuras. Olas gigantes de hasta seis metros impactaron contra el Malecón de La Habana La tormenta tropical Alpha Por si fuera poco, Wilma se verá reforzada por la tormenta tropical Alpha formada durante el fin de semana al sur de la República Dominicana. Esto supone una plusmarca de 22 tormentas tropicales durante una sola temporada de huracanes en la costa atlántica, con un nivel de actividad no registrado desde 1933. De hecho, por primera vez durante los sesenta años en que se vienen bautizando estos fenómenos de la naturaleza, se ha agotado la lista regular de nombres y se ha tenido que recurrir al alfabeto griego. Con una trayectoria hacia el norte, se espera que Alpha se fusione con Wilma cuando este huracán termine de pasar por la Florida. Wilma el séptimo impacto de un huracán en Florida durante los últimos catorce meses, también ha servido para poner a prueba la fatiga de catástrofes que sufre la costa atlántica de Estados Unidos. La tradicional temporada de huracanes en esta parte del gigante americano se prolonga entre el 1 de junio y el 30 de noviembre. Hasta ahora estas amenazas climatológicas se han presentado en ciclos de dos décadas con un punto de inflexión hacia una mayor actividad que habría comenzado a mediados de los años 90. Esta amenaza multiplicada contras- Cuba sufre las peores inundaciones de los últimos 28 años ABC LA HABANA. Barrios enteros y poblados costeros del occidente de Cuba, incluida buena parte de La Habana, quedaron el domingo cubiertos por el agua al paso del huracán Wilma que ha provocado las peores inundaciones de los últimos 28 años en su ruta hacia la Florida. La crecida del mar anegó extensas zonas dejando graves destrozos, aunque no se produjeron víctimas, salvo tres turistas alemanes heridos el viernes Múltiples tornados Aunque la acelerada velocidad de Wilma aminora el riesgo de lluvias e inundaciones, se anticipa que la tormenta cause mareas de hasta seis metros de altura en algunas zonas, lo que explica entre otras medidas la evacuación obligatoria ordenada en los vulnerables Cayos de la Florida. Temores de inundación confirmados casi desde las primeras horas del lunes en esa famosa zona turística tan cercana a Cuba. Wilma además, ha generado múltiples tornados en diversos puntos, incluso cerca de las instalaciones en un accidente de autobús en la evacuación. El huracán se encontraba ayer ya muy lejos de La Habana, pero aún castigaba a la capital de la mayor de las Antillas con inundaciones- -barrios como el Vedado, Miramar, Centro Habana, Santa Fe y Playa estaban cubiertos de agua- cortes de electricidad y vientos superiores a los 130 kilómetros por hora. Las provincias de Pinar del Río y Matanzas resultaron también afectadas. Tan pronto como pase el peligro comenzará la reconstrucción. La tarea más compleja será afrontar la crecida del nivel del mar dijo ayer el vicepresidente cubano, Carlos Lage. Unas 640.0000 personas fueron evacuadas de las zonas de riesgo en las provincias de Pinar del Río y La Habana, mientras Cuba se prepara para recibir el azote de Alpha que ayer afectaba ya el extremo oriental de la isla. ta, sin embargo, con el aumento de población permanente en los 169 condados costeros de Estados Unidos desde Texas a Nueva Inglaterra. Según recientes análisis, el equivalente a 1.300 personas aumentan a diario el censo no estival de esas codiciadas zonas. Lo que también ha dado pie a un especulativo boom inmobiliario para albergar a una población que, pese a los riesgos, se sitúa en más de 44 millones de personas, con un aumento de dos millones desde el año 2000. De esta cantidad, 1,6 millones de ha-