Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 25 10 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil PALABRA DE REY NTE la apertura del curso académico en Las Reales Academias, Su Majestad el Rey pronunció ayer un discurso en el que subrayó el respeto y lealtad al marco constitucional como mejor garantía para seguir construyendo una España democrática, unida, al tiempo que plural y diversa, siempre justa y solidaria Palabras medidas que, tras la reciente intervención de Don Felipe en Oviedo, subrayan la firmeza del compromiso constitucional de la Corona y adquieren especial relevancia. Diagnóstico certero que, en un párrafo, condensa el valor de la Carta Magna como instrumento clave para proyectarse al futuro con confianza. En época de turbulencias, Don Juan Carlos alza la voz con especial énfasis e intención para expresar sus deseos de concordia en una España en la que la Constitución ha sido garantía de paz, prosperidad y estabilidad. A SOBRE TODO, INCONSTITUCIONAL ESPUÉS de analizar el informe de parte que el PSOE solicitó a cuatro catedráticos de Derecho Constitucional, la Comisión Ejecutiva socialista acordó ayer qué contenidos del proyecto de Estatuto catalán serán enmendados. La intención es ajustar el texto final a la Constitución, lo cual no depende sólo de que el PSOE decida y anuncie que sus enmiendas constitucionalizan el proyecto, sino de que realmente lo ajusten a la Carta Magna. El trabajo será arduo, a tenor del informe de los cuatro expertos consultados por el PSOE y a pesar del equilibrismo que practican con un método de valoración que alterna juicios genéricos positivos con conclusiones que denuncian inconstitucionalidades sin más enmienda que la retirada o la supresión del artículo en cuestión. En todo caso, la emisión de este informe y la adhesión del PSOE a sus conclusiones contrasta con su rechazo a que el Consejo de Estado dictaminara el proyecto estatutario, cuando, por la calidad técnica y, sobre todo, la independencia de sus miembros, el resultado de la consulta habría tenido una autoridad jurídica incuestionable, aunque no fuera vinculante para los grupos parlamentarios. Da la impresión de que el PSOE ha oído lo que quería oír y ha dejado al margen lo que quiere reservar para el presidente del Gobierno. Ahora bien, ¿con quién va a pactar los cambios en el texto estatutario? Obviamente, no con el PP. Así que Zapatero tendrá que convencer a los autores materiales del proyecto de la necesidad de dar marcha atrás en sus aspiraciones ¿Aceptará ERC, que ayer mismo anunció el reparto de 100.000 folletos impresos con la promesa del presidente de respetar el Estatuto que viniera del Parlamento catalán? No parece. Los expertos constitucionalistas contratados por el PSOE eluden el asunto de la nación catalana porque consideran que el término nación contenido en el artículo 1 del proyecto estatutario tiene una dimensión teorética es decir, que se trata de un sustantivo con valor meramente científico, sin efecto práctico. En tal caso, lo que sobra no es la discusión sobre el término, sino el término mismo, cuya presencia reiterada en el preámbulo y en el articulado del proyecto no tiene nada de teorética y sirve a una finalidad muy concreta de alterar la configuración del Esta- D do autonómico para reconvertirlo en plurinacional. El PSOE juega así con un concepto que sólo respeta cuando está en boca de nacionalistas, pero que descalifica como arma de crispación cuando son otros, los españolistas a los que aludía Zapatero, los que apelan a la nación española. A pesar del funambulismo jurídico del dictamen aprobado ayer por el PSOE, las conclusiones del mismo desvelan lo obvio: que el proyecto estatutario es intrínsecamente inconstitucional y coincide con las críticas que han venido haciendo el PP y algunos dirigentes socialistas. Tan inconstitucional es el texto que si realmente el PSOE está dispuesto a enmendar todos los aspectos tachados por los expertos y con la profundidad que requiere su grado de inconstitucionalidad, debería plantearse si no es más leal con los ciudadanos catalanes devolver el proyecto al Parlamento de Cataluña para que lo rehagan sus grupos parlamentarios. No sirve de consuelo que los expertos digan que no se trata de una reforma constitucional. Sus juicios negativos sobre el proyecto permiten pensar que sí lo es, porque el texto remitido por el Parlamento catalán, como dicen en su dictamen, busca una legitimidad para la autonomía de Cataluña ajena y previa a la Constitución y, al mismo tiempo, organiza esta Comunidad con un régimen jurídico sustitutivo y no complementario al texto constitucional. Por eso el dictamen considera inconstitucionales aspectos esenciales del proyecto, como la bilateralidad con el Estado, la definición de competencias exclusivas y compartidas, la regulación del Poder Judicial y del Ministerio Fiscal en Cataluña, el sistema propio de financiación, la regulación del bilingüismo y la unidad del mercado, la cual parece merecer del PSOE más interés que la unidad de la Nación. Se podrá presentar de muchas maneras este dictamen, pero sus conclusiones ponen en precario la estructura vertebral del proyecto estatutario y hace muy difícil una tarea de enmienda superficial como la que pretenden el tripartito y CiU. También a la vista de este dictamen cabe preguntarse, con preocupación, por el papel, confuso y equívoco, que ha jugado Zapatero en el tramo final de la negociación y aprobación del proyecto en Cataluña, avalando un texto que ya entonces era notoriamente inconstitucional. Don Juan Carlos junto a Ramón González EFE de Amezúa y la ministra de Educación EN CADENA ESPUÉS de que Gobierno y transportistas sellaran un acuerdo que, según Fomento, no tenía por qué repercutir en otros sectores, siguen las protestas de los pescadores, que incrementan sus movilizaciones ante la falta de ayudas por el precio del gasóleo. Ayer, los pescadores de Valencia bloquearon el puerto como medida de presión de carácter indefinido mientras los de Barcelona mantienen una huelga a la que podrían sumarse Galicia y Huelva. El Ministerio de Agricultura y Pesca considera que su última oferta fue muy generosa opinión que, obviamente, no es compartida por el sector, que insiste en que el Departamento de Elena Espinosa no ha aportado nada nuevo. Cadena de paros tras el cierre en falso de una crisis que no se soluciona con promesas. D LA VICTORIA DE KIRCHNER L presidente Néstor Kirchner ha obtenido un indudable triunfo en las elecciones legislativas que se celebraron el domingo en Argentina. La siempre difusa amalgama ideológica que forma el peronismo parece haberse decantado esta vez hacia una política netamente de izquierda, lo que en principio le asegura un plácido mandato y apuntala sus planes de optar a la reelección en 2007. El resultado tiene también algunas sombras: la primera, que Kirchner no ha ganado en el Gran Buenos Aires, lo que representa que flaquean sus apoyos en una parte fundamental del país. Y aunque lo hayan hecho a través de sus respectivas esposas, que eran las candidatas sobre el terreno, la forma en la que Kirchner se ha impuesto a la corriente rival dentro del peronismo que encabeza su predecesor, Eduardo Duhalde, no deja claro si podrá hacerse con el control del Partido Justicialista o más bien lo que sucederá es que se profundizarán sus divisiones. Más allá del análisis de la política interna, el triunfo E de Kirchner representa también un paso más en cierta tendencia que se extiende en muchos países de Iberoamérica, donde se encumbran políticas contagiadas de populismo y demagogia. Y la situación socioeconómica de Argentina está plagada de problemas estructurales sin resolver (inflación, desempleo, la inminente subida de los precios de los servicios públicos) que no se pueden resolver con recetas milagrosas. De modo que todo está pendiente de lo que haga Kirchner con este triunfo. Si logra apuntalar un sistema bipartidista homologable con los europeos para ordenar de una vez el esquizofrénico mapa político argentino, si consigue mantener la estabilidad institucional y aliviar los efectos de la crisis económica, bienvenida su victoria. Pero si lo que pretende es utilizar el resultado como un plebiscito personal para radicalizar algunas de las políticas que han asustado a los inversores extranjeros, españoles en muchos casos, entonces puede que los efectos negativos de tales políticas se hagan sentir en el ánimo de muchos de los que le han votado este fin de semana. LA RED DEL FUTURO L A celebración, hoy, del día de Internet ha dado pie a la publicación de numerosos estudios, informes y balances sobre una de las actividades que definen el modo de vida de nuestro tiempo. Sin embargo, los últimos datos difundidos siguen manifestando la debilidad de la red en España, donde, pese al incremento de internautas registrado en los últimos meses, el nivel de penetración de esta decisiva herramienta informática- -lastrado por el elevado precio de la conexión- -es todavía muy inferior a la posición que nuestro país ocupa en el escenario internacional. Faltan políticas ambiciosas y sobran eslóganes para implicar a la sociedad española en el mundo virtual donde se juega el futuro.