Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 LUNES 24 10 2005 ABC Gente Desmadre en la alcoba y el baño de Sarah Ferguson Un guardia de seguridad se montó una juerga en la residencia de la duquesa de York con unas amigas, que se probaron sus sombreros mientras lo grababan con un móvil TEXTO: EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL FOTO: AFP Borran las fotos del bebé de Spears. Tras la amenaza de demanda por parte de Britney Spears, las fotos robadas de Sean Preston, el bebé de un mes de la cantante, fueron eliminadas de la red por parte de los responsables de la página de fans de la cantante www. britneysource. com s habitaciones privadas y el cuarto de baño de Sarah Fersugon se convirtieron en escenario de una improvisada fiesta organizada por uno de los guardias de seguridad, que invitó a la residencia inglesa de la duquesa de York a un grupo de chicas que acababa de conocer en un club. Las chicas estuvieron durante dos horas revolviendo algunos de los guardarropas de Ferguson, extrayendo vestidos, probándose sombreros y jugando con los objetos del tocador. La juerga fue narrada esta semana a The Sun por una de las participantes en la fiesta, la camarera Amy Underwood, que también proporcionó al diario algunas de las imágenes que esa noche había grabado con el vídeo de su móvil. Una de esas fotos, la de Amy con el sombrero que Ferguson llevó en 1997 en los funerales de la princesa Diana, apareció en portada del periódico y enfureció especialmente a la duquesa. Sarah y su ex marido, el príncipe Andrés, han exigido la apertura de una investigación por lo ocurrido y no descartan acciones judiciales contra la empresa encargada de la seguridad de la mansión, ubicada cerca del castillo de Windsor. En la fiesta, el guarda ac- La tuó de perfecto anfitrión y paseó a su grupo de amigas por la mayor parte de las estancias de la casa, aunque no les dejó que se probaran los vestidos que entre risas sacaban de los armarios. Según Amy Underwood, el espacio de guardarropa de la duquesa es tan grande como el área de penalty de un campo de fúbtol. Tampoco pudieron usar las camas de Ferguson y Andrés y todos tuvieron que dormir el resto de la noche en la pequeña casa del guarda. La mansión de Sunninghill Park, valorada en unos 12 millones de euros, fue un regalo de la Reina Isabel II y en ella vivieron los duques de York hasta que hace nueve años se divorciaron. Sarah Ferguson, que pasa la mayor parte del año en Nueva York, donde acaba de comprar un piso de lujo, acude a Sunninghill Park cuando viaja a Inglaterra para estar con sus dos hijas, Eugenia y Beatriz. A partir de ahora es probable que se hospede menos en la mansión, si no porque ya no encontrará intimidad en una casa cuyos más íntimos espacios han sido publicados en The Sun al menos porque su hija mayor, Beatriz, que tiene 17 años, planea ir a Estados Unidos a realizar sus estudios universitarios. Ferguson y Andrés de Inglaterra han encargado la apertura de una investigación por lo ocurrido