Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Deportes TENIS MASTERS SERIES DE MADRID LUNES 24 10 2005 ABC Rafael Nadal hace historia en Madrid El mallorquín conquistó su undécimo título del año, primero de su carrera en pista cubierta, al completar una increíble hazaña: levantó dos sets en contra y salvó un break en la quinta manga DOMINGO PÉREZ. MADRID. Los límites de Rafael Nadal son infinitos. Nada parece imposible para él. Ayer siguió rompiendo moldes. Por primera vez en su carrera conquistó un torneo en pista cubierta. Por primera vez, remontó dos sets en contra. Rompió la racha de Iván Ljubicic, que atesoraba 16 partidos seguidos ganados. Igualó a Roger Federer en el número de torneos conseguidos en el año (once) Puso el récord de la temporada de partidos vencidos en 79... En definitiva, volvió a hacer historia. Protagonizó una gesta apasionante, aún más increíble por la forma en que se produjo. Los inicios resultaron alarmantes. Nos habían cambiado a Nadal. Perdía por dos sets a cero con Ljubicic. En el tercero, con 1- 1, llevaba un 0- 30 en contra. El chaval de la pista tenía su mismo aspecto de indio Jerónimo. Vestía su camiseta naranja sin mangas. Hasta llevaba las negras vendas milagrosas que han sujetado sus rodillas durante todo el torneo. Parecía el de siempre, pero no lo era. El Nadal que estaba siendo arrollado por el croata era un tenista desconocido. Tenía el brazo encogido. Sus golpes se quedaban cortos. Jugaba muy por detrás de la línea de fondo. Cedía toda la iniciativa a su rival, que jugaba dentro de la pista repartiendo mandobles. Parecía asustado por los cañonazos de Iván, por sus aces a 230 kilómetros por hora, por sus segundos saques que volaban por encima de los 200 (hizo uno a 208) La mayoría de las veces ni las veía reconoció el mallorquín al final del partido. Se quedaba asombrado por la profundidad de los hermosos reveses a una mano de su adversario. red de su rival. Quebró en el cuarto juego de la tercera manga. Y con ese break arropado y empujado por unas gradas volcadas, se apuntó el set. Siguió lanzado y en la cuarta manga, rompiendo en el tercero, empató. Quedaba rematar, cuando cometió dos errores que hubieran podido ser fatales. Con su saque y 15- 30 hacía una dejada, Iván alcanzaba a devolverla y Rafa intentaba cruzársela, pero como un pulpo se estiraba el balcánico para con una volea firmar el 15- 40. La siguiente jugada resultó casi calcada. Dejada, devolución y passing Esta vez, con la duda en el cerebro de la acción anterior, quiso pasarla con un paralelo y la pelota se marchó, 0- 2. ¡Horror! un break abajo en el quinto set adquiría un inequívoco sabor a derrota. Pero el tenis no es todo servir obuses (32 aces del croata por seis del español) o machacar con golpes ganadores (87 por 37) El tenis es también, y en un porcentaje muy alto, cabeza. Hay que saber administrar la tensión y la presión. Ljubicic no supo. Servía para poner el 0- 3. pero le tembló la raqueta. Empezó este juego determinante para su futuro con una doble falta. Rafa se puso con 15- 40. Y la ruptura la regaló con una segunda doble falta. El marcador mostró el 1- 2 y a partir de ahí los dos jugadores se aseguraron sus saques para ir al desempate. Situación extrema en la que a Iván volvió a fallarle el cerebro. En todo el tie- break fue incapaz de meter ni una sola vez el primer saque, no logró ni un ace ni un punto de servicio. Su mayor fuerza se escabullía por culpa del miedo. Otra palabra que Nadal desconoce. Se apoderaba de un minibreak en el primer saque de su adversario. Con un ace (a 199 kilómetros, el más veloz de sus servicios en todo el choque) instalaba el 5- 2. Ya tenía el duodécimo título del año en el bolsillo. Federer 11 Nadal Agarrarse al partido Luchaba y corría, como en él es habitual, pero le fallaban los apoyos. Alcanzaba la bola con un ligero retraso. Sus passings se iban fuera una y otra vez... Estaba contra las cuerdas. Más fuera que dentro del partido. Buscaba desesperadamente algo a lo que agarrarse. El público, también, quería encontrar un motivo para ayudar a que se enganchara. Pero ni el uno ni los otros hallaban a qué aferrarse. Vivían todos con el temor a la derrota expeditiva, cuando se presentó la ocasión de subirse de nuevo al tren. Valía cualquier excusa y fue una bola mala que no cantaron los líneas. Se fue como una flecha a quejarse al Juez de Silla y los aficionados se unieron a él organizando una buena bronca. La comunión entre público y jugador se reavivaba. Formaban un todo en busca del milagro, de la remontada imposible. De golpe regresaba el auténtico Nadal. Milímetro a milímetro fue ganando su posición en la pista y empujan a Ljbicic hacia el fondo. Su drive volvió a envenenarse, a enroscarse, a besar la líneas. Sus passings a desmontar las subidas a la Qatar, a Ivan Ljubicic (Cro. 6- 3, 6- 1 Rotterdam, a Ljubicic (Cro. 5- 7, 7- 5, 7- 6 (5) Dubai, a Ljubicic (Cro) 6- 1, 6- 7 (6) 6- 3 Indian Wells, a Lleyton Hewitt (Aus. 6- 2, 6- 4, 6- 4 Miami, a Rafael Nadal, 2- 6, 6- 7 (4) 7- 6 85) 6- 3, 6- 1 Hamburgo, a Richard Gasquet (Fra. 6- 3, 7- 5, 7- 6 (4) Halle, a Marat Safin (Rus. 6- 4, 6- 7 86) 6- 4 Wimbledon, a Andry Roddick (EE. UU. 6- 2, 7- 6 (2) 6- 4 Cincinnatti, a Andy Rodick (EE. UU. 6- 3, 7- 5 US Open, a Andre Agassi (EE. UU. 6- 2, 2- 6, 7- 6 (1) 6- 1 Bangkok, a Andy Murray (Gbr. 6- 3, 7- 5 Brasil, a Beto Martín, 6- 0, 6- 7 (2) 6- 1 Acapulco, a Albert Montañés, 6- 1, 6- 0 Montecarlo, a Guillermo Coria (Arg. 6- 3, 6- 1, 0- 6, 7- 5 Barcelona, a Juan Carlos Ferrero, 6- 1, 7- 6 (4) 6- 3 Roma, a Guillermo Coria (Arg. 6- 4, 3- 6, 6- 3, 4- 6, 7- 6 (6) Roland Garros, a Mariano Puerta (Arg. 6- 7 (6) 6- 3, 6- 1, 7- 5 Stuttgart, a Gastón Gaudio (Arg. 6- 3, 6- 3, 6- 4 Bastad, a Tomas Berdych (Rch. 2- 6, 6- 2, 6- 4 Pekín, a Guillermo Coria (Arg. 5- 7, 6- 1, 6- 2 Canadá, a Andre Agassi (EE. UU. 6- 3, 4- 6, 6- 2 Madrid, a Ivan Ljubicic (Cro. 3- 6, 2- 6, 6- 3, 6- 4, 7- 6 (3) Mark Knowles y Daniel Néstor repiten triunfo en el dobles El bahameño Mark Knowles y el canadiense Daniel Néstor se hicieron con la victoria en el dobles al imponerse en la final al dúo compuesto por el indio Leander Paes y el serbio Nenad Zimonjec por 3- 6, 6- 3 y 6- 2. Knowles y Néstor revalidaron el título logrado el año pasado y suman el cuarto entorchado de la temporada después de las victorias conseguidas en Indian Wells, Houston y Viena. La mejor pareja del mundo en 2002 y 2004 sumó de esta forma el octavo Masters Series de un palmarés en el que destacan los títulos logrados en el US Open 2004, y el Open de Australia. La victoria de Knowles supone la número 38 en su historial en lo que se refiere a una modalidad, en la que su compañero Néstor cuenta con 40. Con este nuevo triunfo este dueto se afianza en el cuarto lugar de la Carrera para el Masters de dobles, que también se disputará en Shangai y para la que ya están clasificados, además de ellos, los hermanos Bryan, Bjorkman- Mirnyi y Black- Ullyett.