Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 Economía LUNES 24 10 2005 ABC El paro del transporte se cierra con más interrogantes que soluciones al conflicto Las dos principales patronales del sector están totalmente enfrentadas MIGUEL LARRAÑAGA MADRID. El pasado martes se desconvocó el paro patronal convocado por la CETM, organización mayoritaria en el sector del transporte de mercancías por carretera, pero los problemas de un sector que genera más del 3 del PIB y del empleo y que mueve el 81,7 de las mercancías en nuestro país no se han resuelto, ni mucho menos. De hecho, las asociaciones de transportistas de La Coruña y Lugo han mantenido las movilizaciones hasta última hora a la espera de respuestas. El viernes, por poner un ejemplo, 2.500 camiones seguían parados en estas provincias, provocando la inactividad de unos 6.000 barcos que no salieron a faenar por la imposibilidad de que el pescado llegara a los mercados. La construcción también se encuentra afectada en estas provincias, ante la falta de materias primas y la mayor metalúrgica gallega, Megasa, ha aplicado ya un expediente de regulación de empleo y su negativa a dialogar con los transportistas mantiene en el aire un acuerdo con los cargadores. Tampoco pintaban mejor las cosas a última hora del viernes en el subsector de transporte de vehículos y Ford cuantificaba en la mitad de su producción diaria el volumen de los coches que permanecían en la factoría de Almusafes (Valencia) ante la persistencia del paro de los autónomos. En definitiva, la mal llamada huelga del transporte ha hecho aflorar los problemas ocultos que el sector tiene desde hace años y que provienen de la propia estructura del mismo. La atomización del transporte por carretera es una característica de sobra conocida, pero también es la causa de buena parte de los problemas actuales. De un lado, las grandes empresas se agrupan en torno a la CETM, patronal integrada en CEOE y que es mayoritaria en el sector, tanto por empresas asociadas (casi 34.000) como por vehículos (más de 121.000) De otro lado, los autónomos y las pymes se agrupan en torno a Fenadismer, que con unas 30.000 empresas concentra unos 60.000 vehículos. Además, existen otras asociaciones más pequeñas pero de fuerte presencia en subsectores concretos o de carácter provincial con fuerte implantación, como Astic, patronal de los transportistas internacionales, que integra 350 empresas y 12.000 vehículos, o las asociaciones provinciales gallegas que han prolongado el paro. Casi nunca las dos asociaciones más representativas de los transportistas han estado más enfrentadas que ahora. En el pasado mes de septiembre, fue Fenadismer la que convocó un paro (desconvocado ante la reapertura de negociaciones con el Gobierno) que no fue secundado por la CETM. Ahora, la convocatoria de CETM no ha sido secundada por Fenadismer. En el fondo subyace un enfrentamiento derivado de su distinta posición ante el negocio. Los grandes con estructura empresarial, tienen problemas muy distintos que los pequeños autopatronos. Gasóleo de fiscalidad reducida En estas circunstancias, no es de extrañar que el pasado verano, durante la negociación con el Gobierno, la CETM defendiera el fin del sistema fiscal de módulos para los empresarios del transporte, por el que tributan la mayor parte de los asociados a Fenadismer. El presidente de CETM llegó a calificar el sistema de módulos como un coladero de fraude Según fuentes del sector, este enfrentamiento no es un ejemplo, sino la prueba de hasta dónde han llegado las cosas. Fenadismer, desde entonces, se ha descolgado por completo de CETM y ha llegado a solicitar negociar con el Gobierno al margen de la CETM, alegando que ésta incluye a organizaciones patronales que nada tienen que ver con los transportistas, como son agentes, cargadores y empresas auxiliares y subrayando que su preeminencia en el Comité Nacional del Transporte por Carretera viene derivada de este hecho. En lo único que las dos asociaciones de transportistas más representativas parecen coincidir es en la necesidad de implantar un tipo de gasóleo de fiscalidad reducida que se venda exclusivamente a profesionales del transporte, pero hasta 2007 no se hará realidad esta posibilidad.