Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24 10 2005 Cultura 57 Se publica en España el tercer curso de Una universidad para los niños que recoge en un libro una singular experiencia educativa que se lleva a cabo en Alemania Los niños vuelven a la Universidad Por TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. ¡Niños a aprender es frase que, de puro lógica, puede parecer una frase sin sentido, nacida de una mente dada en extremo a la fabulación. Si decimos ¡niños a la universidad! la cosa adquiere tintes de enajenación. Pues resulta que no, que es una realidad que alcanza ya el tercer curso y da título a un libro, Una universidad para los niños (Ares y Mares) obra de Ulrich Janssen y Ulla Steuernagel, creadores, se diría incluso inventores, porque invento es, también, lo que es sueño y se hace realidad. El hecho es que el subtítulo del libro parece razonar así, ya que reza como sigue: Ocho científicos explican a los niños los grandes enigmas del mundo Janssen (1959) y Steuernagel (1954) son redactores del periódico Schwäbisches Tagblatt de la ciudad alemana de Tubinga. En su haber tenían la serie Historias de buenas noches para ser leídas en los crepúsculos del verano, que tanto se festejan por aquellos pagos. De ahí nacieron sus primeros admiradores e imitadores. Después llegó un libro, Una universidad para los niños que ha dado pie a dos más, que son prueba de que a pesar de que la imaginación no pueda alcanzar el poder, sí, al menos, puede beneficiar a una parte de la sociedad, que tiene la obligación de aprender, pero también el derecho de que les enseñen con el entusiasmo suficiente como para que ellos también lo experimenten. En realidad, Ulla y Ulrich nunca pensaron que su idea pudiera crecer de forma tan explosiva, con imitaciones en facultades de mil rincones y con traducciones a lenguas muy distintas Las preguntas que se plantean son diversas. La primera- -hace ya dos años- fue ¿por qué vomitan fuego los volcanes? que abrió una auténtica erupción volcánica de curiosidad He ahí el secreto de estos dos periodistas. Sabedores de que la respuesta a múltiples porqués es esencial en los niños, imparten conocimiento, pero en un lenguaje ameno próximo a la fantasía. Parte importante del libro son las ilustraciones- -preciosas, atractivas y adecuadas- -originales de Klaus Ensikat (1937) ganador en 1996 del premio más importante de cuántos existen en el ámbito de la ilustración para niños, el Hans Christian Andersen. Las conferencias se imparten en el paraninfo de la Universidad de Tubinga por acádemicos de renombre, que hablan para un público ansioso de saber. En este tercer curso, que recoge el libro que ahora se publica, las preguntas son ocho: ¿Por qué se erigieron los castillos? ¿Por qué hay truenos y relámpagos? ¿Por qué son peleones los Solución a los enigmas Quien tenga interés en saber cómo se han ido desarrollando estos cursos en Alemania, puede visitar www. diekinderuni. de El desarrollo de los niños, para lo que no es difícil prepararse, si se tiene interés ¿Por qué vomitan fuego los volcanes fue la primera pregunta a la que se respondió en la universidad para los niños. Este sistema de enseñanza se ha convertido en una auténtica erupción volcánica con imitadores en todo el mundo Las clases se imparten en el paraninfo de la universidad de Tubinga, Alemania, por parte de insignes profesores Combinar el conocimiento y la satisfacción de la curiosidad de los más pequeños es el secreto de los autores En España, curiosamente, hay ahora personas que le dan suelta a la imaginación en este campo, buscando un sustituvo para la palabra colegio niños y caprichosas las niñas (si es que lo son? ¿Por qué ven los murciélagos con el oído? ¿Por qué los matemáticos no saben sumar? ¿Por qué contamos historias? ¿Por qué pueden curar los médicos? y ¿Por qué los deportistas no paran de batir récords? Dicen que preguntando se llega a Roma- -o incluso más lejos- y lo que es seguro es que los niños de edades diversas que acuden a estos cursos llegan al conocimiento de montones de cosas que les permiten disfrutar ysaciar su curiosidad. La curiosidad es lo más Ilustraciones del libro, realizadas por Klaus Ensikat ABC sano que existe, si tienes dudas, ¡pregunta! Este es el lema para una forma de enseñar que cautiva a los oyentes, que, sin darse cuenta, aprenden, también, a ser libres. Que nadie piense que las preguntas se despachan con un quítame allá esas pajas. Al tema de los castillos, por ejemplo, que empieza de una forma superinfantil, le sigue una lección que es una magnífica enseñanza, siempre con amenidad, sobre la Edad Media, que alcanza al modo de vivir, a los problemas de la época, a la catapulta o al Rey Arturo. Si los niños aprenden, los adultos pueden regresar a la edad que debería ser la más hermosa, cuando lean este prodigio de libro.