Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional LUNES 24 10 2005 ABC Victoria del conservador Lech Kaczynski en las presidenciales de Polonia El aumento de la participación en las áreas rurales, clave de su inesperada victoria de Lech Kaczynski está dirigido por su hermano gemelo, que renunció a ser primer ministro para evitar los problemas derivados de la semejanza física ABC VARSOVIA. El candidato del partido Ley y Justicia (PiS) Lech Kaczynski, ganó las elecciones presidenciales celebradas ayer en Polonia, según los sondeos a pie de urna difundidos por la televisión pública al cierre de los colegios electorales. El conservador Kaczynski obtuvo en esta segunda vuelta electoral el 52,8 por ciento de los votos, mientras que su único rival, Donald Tusk, de la liberal Plataforma Cívica (PO) logró el 47,2 por ciento. En la primera vuelta por la jefatura del Estado, celebrada el pasado día 9, el candidato más votado fue Tusk. Según la televisión pública polaca TVP, el triunfo inesperado de Kaczynski, se produjo en una jornada electoral que registró un índice de participación del 50,6 por ciento. El pasado 9 de octubre apenas acudieron a las urnas el 49 por ciento de los ciudadanos con derecho al voto, un 11 por ciento menos que hace cinco años, cuando el presidente saliente, el socialdemócrata Aleksander Kwasniewski, se hizo con el segundo mandato en primera vuelta. b El partido ciones en la mayor parte de la geografía del país, no invitó a los polacos a salir masivamente de las ciudades el fin de semana y eso contribuyó a un aumento notable de la votación en horas de la tarde. Por otro lado, los resultados de las encuestas a pie de urna se conocieron más tarde de lo previsto porque un pequeño incidente obligó a la Comisión Electoral Nacional a aplazar la publicación de dichos datos 25 minutos. Sencillamente, el portero que tenía las llaves de uno de los colegios electorales de la ciudad de Legnica se quedó dormido dentro del local lo cual hizo imposible la entrada en él de la comisión electoral. El dormilón fue despertado por los policías que aporrearon la puerta y conectaron las sirenas de los coches patrulla, pero la votación comenzó con 25 minutos de retraso. La ley establece que hasta que no estén cerrados todos los locales electorales cualquier información sobre la votación está prohibida, porque sería interpretada como agitación electoral. Lech Kaczynski muestra su satisfacción tras conocer ayer los sondeos tido acabar con la influencia de los ex comunistas en las estructuras estatales. Mientras Donald Tusk, que pertenece al partido Plataforma Cívica, intentaba atraer a los votantes más jóvenes y urbanos con promesas de disminución de los impuestos y más economía de mercado, el hasta ahora alcalde de Varsovia y miembro de Ley y Justicia, Lech Kaczynski, pretende mantener una red de seguridad social fuerte. Asimismo, Kaczynski, conservador, promueve fuertemente los valores de la Iglesia católica, tales como la oposición al matrimonio de los homosexuales y la vida frente al aborto. Consiguió imponerse a otros candidatos y pasar a la segunda vuelta con sus promesas REUTERS Valores y seguridad social Los protagonistas de la segunda vuelta de las presidenciales, el liberal Donald Tusk y el conservador Lech Kaczynski, formaron parte del movimiento Solidaridad, que derrocó al comunismo a finales de los años 80, y habían prome- de lucha contra el crimen y el enfrentamiento con Alemania y Rusia. Entre sus simpatizantes se encuentran los excluidos por el crecimiento económico postcomunista y votantes de más edad que recuerdan los sufrimientos del país en la Segunda Guerra Mundial a manos de los nazis y la antigua Unión Soviética. El partido de Lech Kaczynski, Ley y Justicia, está dirigido por su hermano gemelo, Jaroslaw Kaczynski, que renunció a la jefatura del Ejecutivo en apoyo a la candidatura de su hermano a la Presidencia, para que no llegara a producirse la situación de que los dos máximos dirigentes políticos del país tuvieran una apariencia física idéntica. Cambio de papeles Como el triunfo de Tusk en la primera vuelta fue muy apretado, con apenas 3,5 puntos sobre Kaczynski, toda Polonia comprendió que todo se decidiría en la segunda vuelta de ayer. Eso obligó a los dos candidatos a intensificar sus actividades, recorrer miles de kilómetros, participar en muchos mítines y encuentros y hablar con miles de personas. El liberal Tusk centró su esfuerzo en las áreas rurales, donde consiguió un resultado muy inferior que su rival Kaczynski, mientras que este político conservador trató de convencer a los habitantes de las grandes ciudades, donde perdió el pulso con su contrincante. Un aspecto de la participación que hacía pensar en que la victoria final sería del conservador Kaczynski fue que acudieron las urnas muchos más votantes en las provincias en las que ese político ganó la primera vuelta. La población de las zonas rurales, alentada por los párrocos y obispos, acudió masivamente a las urnas para respaldar a Kaczynski. En las regiones en las que triunfó el liberal Tusk, la movilización fue mucho menor. El tiempo, nublado y con precipita- La extrema derecha austriaca logra el 15 por ciento de los votos en Viena ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Trabajo en vez de inmigración Viena no puede convertirse en Estambul Patria en vez del dictado de la UE Estos son algunos de los eslóganes de la campaña electoral del FPÖ para las elecciones al Ayuntamiento y el Parlamento regional de Viena. Un discurso xenófobo, nacionalista y antieuropeísta que le había augurado en todas las encuestas unos resultados desastrosos al ex partido del polémico Jörg Haider. Sin embargo, con esos mimbres, esta formación nacionalista y populista (literalmente el Partido de la Libertad) ha logrado detener su vertiginosa caída electoral y mantenerse como tercera fuerza política en la capital austriaca. Con casi un 15 por ciento de los votos (cinco puntos y ocho representantes menos que en 2001) el FPÖ ha sido la gran sorpresa de unos comicios que, por otra parte, han confirmado el sombrenombre de roja que ostenta Viena desde principios del pasado siglo. Los socialdemócratas del actual alcalde Michael Häupl han obtenido el 49 por ciento de los apoyos electorales y mantendrán su mayoría absoluta. Pero tras Häupl, el gran vencedor ha sido Heinz- Christian Strache, un técnico dental de 36 años que ha tomado las riendas del FPÖ, una formación al borde del colapso electoral y de credibilidad. Desde que en abril Jörg Haider abandonara la formación para constituir una nueva fuerza política, el BZÖ, Strache ha escalado puestos desde la dirección del partido en Viena hasta la presidencia nacional. Una escalada sustentada en dos columnas: separarse de Haider, su otrora mentor y padre político, al que tacha de traidor y vendido, y recuperar el discurso más radical y xenófobo del partido. Apeados del Gobierno de coalición con el Partido Popular por el nuevo partido de Haider, los últimos resultados electorales regionales parecían haber acentuado un descalabro del que se esperaba confirmación en Viena. Sin embargo, casi 100.000 vieneses han respondido a su estrategia, la misma que tan buenos resultados dio a Haider a finales de los 90. Así, Strache se ha presentado como el único político fuera del sistema de los partidos tradicionales, defensor de las raíces y de la patria, opuesto a la mezcla cultural Para que el vienés auténtico no se extinga rezaba otro eslogan) Por su parte, el nuevo proyecto de Haider ha sufrido el segundo tropiezo electoral de su corta vida. Con sólo un 1,15 por ciento de los votos, la Alianza para el Futuro de Austria es ahora un partido sin electorado, pese a contar con tres ministros en el Gobierno central. Por eso, desde la oposición, ya se pedían ayer elecciones anticipadas ante la frágil situación del socio en el que se sustenta el Ejecutivo austriaco, sobre todo a dos meses de que el país ocupe la presidencia de turno de la UE. Respecto al resto de las formaciones, el Partido Popular, en el poder a nivel nacional, ha subido 2,4 puntos y es ya la segunda fuerza en Viena. A ese puesto aspiraban también Los Verdes, que han tenido que conformarse con el cuarto.