Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 LUNES 24 10 2005 ABC Internacional Los saqueadores se apropian en Cancún de lo que el huracán no se llevó El ciclón deja un balance provisional de siete muertos y un millón de damnificados b La devastadora tormenta aban- dona Yucatán con categoría dos, pero puede aumentar en su camino hacia Cuba y Florida, en Estados Unidos MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Un primer balance provisional estima que el paso de Wilma por tierras mexicanas se ha saldado con la pérdida de siete vidas humanas, un millón de damnificados y enormes perjuicios económicos. El ciclón, que ayer abandonaba la península de Yucatán, ha provocado el mayor desastre en la historia de Quintana Roo, según valoraba su gobernador, Félix González Canto. Wilma se dirigía a 13 kilómetros por hora hacia Cuba y Florida, con vientos sostenidos de 160 kilómetros por hora que lo sitúan en la categoría 2 de la escala Saffir- Simpson. Las aguas cálidas del golfo de México podrían surtir de combustible al huracán y reforzar su potencia antes de que vuelva a tocar tierra durante el día de hoy. Oficialmente, el recuento de víctimas mortales se limita a dos menores (3 y 14 años) fallecidos en Playa del Carmen por la explosión de un depósito de gas, y a un indígena yucateco que fue golpeado por una rama desprendida de un árbol. Sin embargo, varios medios señalan que la Armada mexicana encontró cuatro cadáveres en Cozumel y Punta Langostas cuando eran arrastrados por las aguas. La costa noroccidental de Quintana Roo permanecía ayer totalmente incomunicada, por lo que las noticias se difunden con cuentagotas. En la devastada isla de Cozumel se han agotado los alimentos, relató Dalila Negrón, esposa del presidente municipal. Se desconoce la situación en Isla Mujeres, donde el viernes tenían víveres sólo para veinticuatro horas. Cancún ya no es una paradisíaca y fastuosa localidad turística. Los fuertes vientos arrancaron postes de alta tensión y palmeras, destrozando decenas de coches estacionados. Hay paredes, puertas y cristales flotando sobre los ríos en que se han convertido las calles de la ciudad. La zona hotelera permanece completamente inundada, después de que se desbordara la lagu- na Nichupté y ésta se uniera con el mar Caribe. El agua llega hasta la tercera planta de los hoteles junto a la línea de playa; el Hilton presenta daños visibles y se teme que su estructura pueda colapsar. El Hospital General de Zona sufre severos daños en su infraestructura. Millones de pesos en daños El gobernador quintanarroense adelantó que deben valorarse en miles de millones de pesos los daños en infraestructura viaria y turística, edificios públicos, calles, alumbrado y viviendas particulares. Mucho de lo que se hizo en cincuenta años quedó destruido, pero nos vamos a recuperar rápido y a volver a ser un destino turístico de primer nivel aventuró. Hasta diciembre no se reanudará la actividad turística en la zona. La calma que proporcionó el paso del ojo del huracán sobre Cancún propició que los pillos hicieran su agosto a cuenta ajena. A pesar de que este sábado fueron detenidas cincuenta personas cuando robaban en pequeños supermercados y en viviendas cuyos propietarios se habían refugiado en alber- Los saqueadores se llevaban ayer electrodomésticos de una tienda de Cancún La Embajada española prepara un plan de evacuación para los cuatro mil turistas en la Riviera Maya y Cancún gues, el saqueo se ha vuelto una actividad generalizada. Se han visto camionetas cargadas con vituallas, electrodomésticos y hasta adornos navideños, producto de los actos vandálicos. Debido a las condiciones climáticas, resulta difícil para la Policía realizar Wilma se acerca a Florida en una temporada que bate récords PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Aunque hayan disfrutado en buena parte de un domingo perfecto, los habitantes del sur de la Florida se enfrentan a primera hora del lunes con el impacto directo del huracán Wilma acelerado en su trayectoria por el Golfo de México pero un tanto debilitado. Las últimas estimaciones sitúan su embestida- -que puede provocar hasta treinta centímetros de lluvia y generar vientos superiores a los 150 kilómetros por hora- -cerca de la localidad de Naples. Atravesando en cuestión de horas la península de la Florida para salir por la zona de West Palm Beach. Singladura en la que pasará de categoría dos a categoría uno dentro de la escala Saffir- Simpson con una máxima intensidad cinco. La trayectoria de Wilma parece coincidir con la del huracán Charley que el año pasado causó grandes destrozos en el suroeste de la Florida. Algunos negocios y viviendas en la zona de Punta Gorda se encuentran todavía a la espera de ser reconstruidos, con 1.600 personas sin hogar aún albergadas provisionalmente en quinientas casas móviles facilitadas por el Gobierno federal. Una especie de camping forzoso bautizado como Villa FEMA y cuyos ocupantes, esta vez, han sido de los primeros en evacuar. Peligro de tornados Las autoridades están destacando que Wilma llega a Florida con el peligro de provocar numerosos tornados, tanto antes como durante su paso. Este riesgo adicional se debe a que la humedad tropical de este destructi- vo gigante va a chocar con aire seco y frío del mismo frente de bajas temperaturas que le está impulsado hacia el sur de la Florida. Como consuelo, ese mismo frente frío hará que la visita de Wilma sea relativamente rápida y plantee un limitado riesgo de inundaciones. Tras pasar por Florida, el huracán volverá a amenazar las costas de Carolina del Norte y Nueva Escocia, donde llegará posiblemente ya convertido en tormenta tropical. En la franja amenazada del Estado de Florida, unas 160.000 personas se encuentran bajo órdenes obligatorias de evacuación- -incluida toda la población de los Cayos- -ante lo que va a ser el séptimo impacto de un huracán en un periodo de catorce meses. Las autoridades federales han confirmado la movilización de varias docenas de helicópteros militares por si fuera necesario organizar una masiva operación de rescate. También se han acumulado más de trece millones de raciones de campaña.