Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 24 10 2005 ABC VADE MECUM TRIBUNA ABIERTA MIQUEL ICETA LLORENS VICEPRIMER SECRETARIO Y PORTAVOZ DEL PSC LA HORA DEL REY L Príncipe de Asturias pronunció el otro día un discurso ejemplar. En suma, unas palabras repletas de sentido común y de sinceridad, lo cual no es poco en tiempos de tribulación. Recordar la vinculación de la Corona a la Constitución de 1978 que devolvió la soberanía al pueblo español como único depositario de la misma resulta algo casi insólito en esta hora de España en la que los más nos hemos quedado atolondrados ante el empujón de los menos, que pretenden imponer la secesión a cualquier precio, con la amenaza de despertar a la bestia dormida del terrorismo. El recuerdo, pues, de las víctimas no pudo ser más oportuno ahora, cuando parece que se pretende devolver a las catacumbas a sus incómodos testigos. España tiene una Familia Real constitucionalmente ejemplar. El Rey, con maJORGE TRIAS yúscula, pues así se le desigSAGNIER naen la Constitución, que el próximo 22 de noviembre cumplirá treinta años de reinado, no puede presentar un balance más brillante y comprometido con la libertad: impulso de la Transición, oposición frontal al golpe de Estado, consolidación democrática, jefe efectivo de las Fuerzas Armadas, embajadorextraordinario, etcétera. Escierto que junto a él han trabajado varias personalidades esenciales, pero ha sido su intuición y decidida vocación pacificadora y democrática las que han hecho posible la España próspera que hoy tenemos. Su Casa Real, que es donde se acaba fraguando la política y el papel constitucional del Monarca en cada momento, ha tenido un papel determinante en todo este proceso. Sin menoscabo de todos los demás, ha sido el Conde de Latores, Sabino Fernández Campo, quien mejor simboliza esa rara combinación de inteligencia, oportunidad y lealtad a la Corona y al Rey. La Familia Real, que es como el crisol de lo que hoy es España, es una familia plural, compleja y diversa, cuyos miembros, todosconjuntamente ycada uno en particular, cumplen escrupulosamente su papel familiar y su deber de servir a España en el marco de la Constitución. La última persona en unirse a la Familia Real, Doña Letizia Ortiz, el principalapoyoy consejodelPríncipede Asturias, es, además, una mujer que conoce bien el mundo y los problemas de su tiempo. Pero, ¿quépasaría con la Monarquía si prosperase el proyecto de Estatuto de Cataluña? En su texto se nombra en cinco ocasiones al rey así, con minúscula, y solamente como cita constitucional obligada para la designación de determinados cargos, igual que si se tratase de un jefe de negociado. Y este Rey o rey según se prefiera, ¿seguiría siéndolo, si saliese adelante ese estatuto, de todos los españoles, como lo ha sido Don Juan Carlos y recordó el viernes pasado el Príncipe de Asturias? Si terminan por configurarse soberanías populares particulares, como la catalana por ejemplo, ¿de qué estaríamos hablando, del Rey de España o, por el contrario, habría que volver al denominado título largo La historia nos enseña que las decisiones de los pueblos no son siempre racionales. Y es en esos momentos, los de la irracionalidad política que suele ser fruto, casi siempre, de la irresponsabilidad de su clase dirigente, cuando el papel constitucional de un Jefe de Estado democrático, como es el del Rey, debe desplegarse con todo su relieve. E PARA PACTAR SE DEBE ANTES ESCUCHAR El autor hace una defensa de la propuesta de Estatuto catalán en sus dos puntos más conflictivos: el término nación y la financiación, y afirma que de ninguna manera el proyecto amenaza la unidad de España, que sólo se pone en peligro por quienes no están dispuestos a negociar L A alegría de los socialistas catalanes el pasado día 30 de septiembre cuando el Parlament de Cataluña aprobaba por 120 votos a favor y 15 en contra la propuesta de proposición de Ley Orgánica para la reforma del Estatuto de Cataluña ha sido matizada por dos razones. La primera era el convencimiento de que, incluso antes de haber sido leído y analizado, el proyecto iba a recibir la crítica feroz de aquéllos que no sólo discrepan de este Estatuto, sino que recelan de cualquier reforma que profundice en el Estado de las Autonomías. Crítica que ha llegado, durante la discusión de la Mesa del Congreso de los Diputados, hasta el punto de proponer que ni siquiera se entrase a discutir su admisión a trámite en el Pleno de la Cámara. ¡Y eso que se trata de una propuesta avalada por el 90 por ciento de los miembros del Parlamento catalán! La segunda razón reside en el hecho de que, mientras el resto de partidos políticos que votaron a favor del Estatuto sabían que su trabajo había culminado, los socialistas catalanes éramos conscientes de la enorme responsabilidad que contraíamos a partir de aquel momento. La que corresponde a nuestro peso político en el Congreso de los Diputados, con más diputados (21) que CiU (10) ERC (8) e Iniciativa (2) juntos y, a través del PSOE, con influencia decisiva en el primer partido de España, imprescindible para que la propuesta sea finalmente aprobada. En estos momentos, dedicamos ingentes esfuerzos a la tarea de explicación de la propuesta, ya que muchos se han propuesto deformar el texto aprobado hasta hacerlo irreco- nocible, mientras otros se arrogan facultades de Tribunal Constitucional ejerciendo más bien de tribunal inquisitorial. Conviene, pues, profundizar en los elementos que mayor polémica han generado. ¿Es Cataluña una nación? Creemos que sí, como creemos que toda nación es plural, que en un Estado caben varias naciones, que no toda nación precisa de ser Estado, o que España es una nación de naciones. La cuestión es: ¿es inconstitucional el artículo 1 que establece que Cataluña es una nación Creemos que la definición de Cataluña como nación es acorde con la Constitución española de 1978. El artículo 2 de nuestra Carta Magna garantiza, dentro de la indisoluble unidad de la Nación española el derecho a la autonomía de las nacionalidades y de las regiones que integran la Nación española El Consejo Consultivo de la Generalitat, máximo órgano consultivo catalán, formado por siete prestigiosos juristas, estableció en su dictamen de 1 de septiembre de 2005 que nación es un concepto polisémico que ha tenido diversas acepciones y que no siempre se ha identificado con la idea de Estado, sino que también se ha definido desde la vertiente cultural, sociológica y también jurídica, sin que se deduzca una única definición en cada uno de estos campos del saber Para estudiar la constitucionalidad de esta definición de Cataluña, el Consejo Consultivo también profundizó en los trabajos preparatorios de la Constitución de 1978 y afirmó que: De acuerdo con una interpretación auténtica de la Constitución, la mayoría de los parlamentarios que intervinieron en -Además de conmemorar la derrota española en Trafalgar, pienso festejar nuestra claudicación en Cuba y Filipinas, y celebrar el aniversario del desastre de Annual