Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 10 2005 Deportes 99 TENIS MASTERS SERIES DE MADRID Jaume Matas, presidente del Consell Balear, saltaba para celebrar los puntos de su paisano Rafael Nadal, el verdadero animador del Masters Series Toma que toma TEXTO ROSA BELMONTE FOTOS ÁNGEL DE ANTONIO Ayer, a la familia Nadal se unió la hermana del jugador. De Mallorca vino también Jaume Matas que, sentado al lado de Ángel Acebes, no tenía problemas en dar saltos para jalear los puntos de su paisano. Luego abandonó a Acebes y fue a sentarse junto al padre de Nadal. Pero igualmente se ponía en pie para aplaudir. Una de las veces, como si estuvieran sincronizados o tuvieran un resorte común, cuando Matas se levantó, Rafa Nadal fue a dar con su cuerpazo en el suelo. Ese cuerpazo que se trabaja con ejercicios pliométricos. Tiene contraindicadas las pesas porque si no sería como Hulk en el momento de reventar la camisa. A la semifinal entre el de Manacor y Ginepri acudió el ciento y la madre. Costaba trabajo abrirse camino para entrar. El pasillo de acceso parecía el paso del Mar Rojo en hora punta. Y dentro, gradas llenas, silbidos de admiración a las recogepelotas en su desfile de salida y gritos de aviso a alguna que se dejaba olvidada una bola perdida por la pista. Hasta había un francés que animaba a Rafa: ¡Allez Gafael! Manolo Orantes tampoco se perdió la semifinal. Ni Feliciano López, que parece que venía con la misma ropa del día anterior. Pillín. Raúl Bravo repetía jornada de tenis. El futbolista no perdió el teléfono móvil como Beckham. Habría sido difícil porque casi no se lo despegó de la oreja. En el mismo palco donde estaba Nu- ria Roca fue a colocarse El auténtico Rodrigo Leal o sea, el actor Iván Sánchez. Por su parte, Rafael Cortés Elvira se sentó como en tres sitios distintos antes de llegar al suyo. Los puntos ganadores de Nadal los celebraba el jugador con sus gestos característicos. Y con la innovación de cambiar el habitual por un toma al americano mientras le colocaba un derecha ganadora. Vaya, ¿puede un jugador zurdo tener una derecha en la izquierda? No sé si voy a dormir con la duda. Lógicamente también celebraban los puntos con alborozo los 9.843 espectadores que caben en el Madrid Arena. Aunque haya quien grite fuera de tiesto, nunca será como en el fútbol. De las dejadas de Ginepri hubo una en que la bola no alcanzó ni la red y otra a la que Nadal llegó de sobra para ganar el punto. Pasa algo similar en un partido de fútbol y al tipo le están cayendo cantos de tooonto, tooonto durante un buen rato. Eso sí, cuando tras el 4- 1 del tie- break tiró la raqueta cabreado, le cayó una bronca monumental. Por tonto. A las tres y diez de la tarde llegó Álvaro de Marichalar, sin moto y con el dibujo de un perro salchicha en su mono jersey rosa (el mismo color que gasta Feliciano López) También portaba una bandera de España en la mano. A las cuatro y veinte se acabó el partido. A ver si viene hoy y le da tiempo a desplegarla. Valeria Mazza y su marido animaron a Nabaldian Javier Hidalgo siguió con interés el partido de Nadal