Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 10 2005 81 Toros MONUMENTAL DE LAS VENTAS Cogida grave de Raúl Cuadrado y buen toreo de Joselillo bajo la lluvia Monumental de las Ventas. Sábado, 22 de octubre de 2005. Menos de un décimo de entrada. Novillos de Ramón Flores, bien presentados, faltos de casta y de juego desigual; destacaron el noble 6 y, en menor medida, 1 y 5 Joselillo, de espuma de mar y oro. Tres pinchazos y estocada trasera y desprendida (vuelta al ruedo por su cuenta) En el cuarto, pinchazo y estocada caída. Aviso (saludos) En el sexto, pinchazo y estocada (oreja) Raúl Cuadrado, de verde oliva y oro. Dos pinchazos y estocada. Aviso (ovación) Alejandro Portaña, de rioja y oro. Media estocada delantera y descabello (silencio) En el quinto, estocada corta atravesada y descabello. Aviso (silencio) Gesta de Eugenio de Mora en Toledo al cortar seis orejas en un barrizal JOSÉ H. PONOS TOLEDO. De gesta taurina puede considerarse el paseíllo en solitario de Eugenio de Mora en Toledo en la corrida a beneficio de la Asociación Nacional de Lesionados Medulares (Aspaym) Una proeza que tomó más altura al ser protagonizada en una tarde de lluvia sin parar desde el primer toro. A partir del cuarto el piso quedó totalmente encharcado, lo que acrecentaba el peligro para Eugenio de Mora. Pese a ello, el matador toledano estuvo siempre por encima de sus contrarios- -se lidiaron reses de seis ganaderías- ejecutando faenas de calidad y firmeza. Sobresalió su actuación en el quinto, de la divisa de Fernando Peña, que aportó nobleza y largo recorrido. El aguacero arreció en ese momento, pero Eugenio de Mora puso sentimiento en su muleta y, tras un estoconazo hasta la yema, logró dos orejas que se sumaban a las cuatro anteriores, una por cada toro. El sexto de Algarra salió inválido del caballo y, tras abreviar, lo pasaportó de una estocada a la primera, como en todos los anteriores. ROSARIO PÉREZ MADRID. Decía con sorna un aficionado que Taurovent había conseguido entrar en el Libro Guinness de los Récords al batir la marca de menor afluencia de público en Las Ventas. Ayer, los tendidos cárdenos se confundían con un plomizo cielo. Ambos se habían enfundado el mismo terno grisáceo. La imagen de la Monumental, con apenas mil personas, era penosa, tan triste que las nubes terminaron derramando lágrimas en el epílogo del espectáculo. Se disponía a torear entonces Joselillo, que hubo de matar tres novillos por percance de Raúl Cuadrado. Fue ésta la nota más trágica de la tarde: el salmantino, que volvía a Madrid después de la cogida sufrida en septiembre en esta plaza, caía herido de nuevo. Qué mala suerte la de este torero: otra vez el mismo escenario, otra vez el mismo vestido verde, otra vez tantas esperanzas evaporadas... Antes había evidenciado valor a raudales, desde el saludo a portagayola- -aguantando la frenada del animal- -hasta su regreso a la cara del toro tras la espeluznante voltereta. La taleguilla se tiñó pronto de sangre, pero Cuadrado aguantó hasta finiquitarlo. Joselillo se hizo cargo de su segundo- -lidiado en último lugar al correrse turno- al que cortó una merecida ore- Cuadrado sufrió una cornada de veinte centímetros en el triángulo de Scarpa ja. Había causado ya una grata impresión con el noble primero y el más incierto cuarto- -con el que se llevó más de un susto- pero fue frente al notable sexto cuando alcanzó mayores plácemes. Bajo la lluvia, aguardó la salida del ejemplar sentado en el estribo, en una torera estampa. Genuflexo, saludó a la verónica y, ya enhiesto, jugó las muñecas con garbo. Se lució luego en un ovacionado quite y agarró la muleta. La medida faena aunó temple y buen gusto. Obtuvo muletazos de bello trazo, intentando alargar la embestida de su noble rival. El pinchazo que pre- BOTÁN cedió a la estocada no fue óbice para que pasease un trofeo. Otro pudo conseguir del que desvirgó la arena si no hubiese fallado a espadas. El debutante Alejandro Portaña no pasó de voluntarioso en dos trasteos muy extensos y con enganchones a tutiplén. Parte facultativo: Raúl Cuadrado sufrió una cornada en el triángulo de Scarpa del muslo derecho con una trayectoria hacia dentro y arriba de veinte centímetros que contusiona y diseca el paquete váculo- nervioso. Contusiones y erosiones múltiples. Pronóstico grave