Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Sociedad DOMINGO 23 10 2005 ABC Esta es una situación imaginaria, pero que puede acabar ocurriendo a partir del 1 de enero. Una mujer sale de su casa sin ser consciente de que, en menos de nueve horas, puede haber acumulado multas por importe de entre 661 y 11.200 euros. Y le puede pasar a cualquiera Cuando las multas sustituyen al tabaco TEXTO: GONZALO ZANZA MADRID. Veintiocho años fumando, dos paquetes diarios, un cigarrillo cada 24 minutos. Cuando se duerme no fuma, pero a veces ha soñado hacerlo. Dos hijos de 11 y 14 años y un trabajo de dependienta. Se llama Rosa. 42 años a cuestas y... poco más. Ella es uno de los españoles que a partir del 1 de enero tendrá que cruzar puertas sin chimeneas entre sus labios. Este es un ejercicio de futuro, anticiparse más de dos meses y ver qué haría Rosa el 2 de enero en cualquier ciudad. Como cualquier otro ciudadano. En ocho horas habrá acumulado tres expedientes de infracción y pagará entre 661 y 11.200 euros, según la bondad del ente sancionador. No saldrá de su casa el día de Año Nuevo, fecha de la entrada en vigor de la nueva ley del tabaco. Preferirá quedarse sola. Sus hijos están con su padre hasta la noche, cosas de las separaciones. Pero sí lo hará el siguiente, un lunes tan vacío como otros. Sabe que ese lunes ya no podrá fumar en el almacén del trabajo. Sabe que tendrá problemas para inhalar nicotina con su cuadrilla en muchos de los lugares habituales. Pero quiere estar preparada. aunque empieza a estar harto de la maquinita. Por fin... lleva dos paquetes. Regresa a su casa y desayuna. Los churros van acompañados de café, humo y nicotina. Lo hace frente a sus hijos, sin disimulo. Espera a que llegue la asistenta, a quien le repugna el olor del tabaco y ya ha comenzado a pensar en cómo decirle a su patrona que no aguanta más, que no quiere respirar en su lugar de trabajo el humo de Rosa. De su casa al garaje, Rosa fuma en el ascensor. Malo. Vive en un octavo. En el tercero un vecino se suma al metro y medio cuadrado. En dos segundos le amenaza con denunciarla, aunque no sepa a quién. Estrella el cigarro en el suelo. Le podían caer de 30 a 600 euros. Monta en su coche. Enciende otro cigarro. Sale, tuerce a la izquierda. Primer semáforo. Para. Un niño vende pa- ñuelos, otro asalta los parabrisas con un chorro de agua. Si no pagas puedes salir con otra raspadura en el coche. No tiene miedo, sólo respeto. Paga, pero el niño le pide un cigarro. Se lo da. Mala suerte. Una patrulla de la Policía Local contempla la escena. Arranca. A quince metros, es detenida. No se puede dar tabaco a menores, es la nueva ley. Por favor, el permiso de conducir ¿Me va a multar? inquiere Rosa. Es la norma, lo siento, es una infracción grave, lo que ha hecho está penado con multas de 601 a 10.000 euros dice el policía. ¿Cómo? lo siento, no lo sabía. Si no le daba un cigarrillo me podía romper el espejo... Lo siento. Recibo órdenes. Prosiga su camino A Rosa no le queda más remedio que reanudar el camino. Pero no puede. Para el coche en el primer hueco que ve. Piensa en el policía, en una multa que puede acabar con tres cuartas partes de su sueldo, en el mejor de los casos. Tendrá que buscar un abogado. Y pagarle. Confía, al menos eso piensa, en que se apiaden de ella. Lo que está claro es que debe dejar de fumar. Intentos frustrados Ella lo intentó hasta en tres ocasiones. La primera sólo con su voluntad. Malo, aguantó dos días. La segunda con parches. Peor, resistió tres días, hasta que en un pub, un día que había conseguido aparcar a sus retoños en manos seguras, decidió arrancárselo y suplicar un cigarrillo. La tercera tenía que ser la definitiva. Hasta fue al médico. Las pastillas le sirvieron para recuperar sus pulmones 22 días. Resultado: 120 euros tirados (70 de los chicles y 50 del fármaco) La mañana del día de Nochevieja, Rosa pidió cita con su médico de familia. No le quedaba más remedio que dejarlo. Era viernes, se le reservó hora a primera del lunes. Iba a ser la cuarta vez que lo intentaba. Llega el lunes y pide a su hijo de 11 años que le acompañe al bar a por churros. Franquea la puerta y sin sorprenderse huele a frituras y tabaco. Los olores no habían cambiado, las voces sí. El niño no puede entrar Cara de asombro. Aquí se fuma, me pueden multar hasta con 600 euros si le pillan, perdona El niño sale. Rosa consigue la docena de churros. Con las vueltas intenta comprar tabaco. No puede. El dispensador las escupe. Necesitas una ficha dice el camarero. Se la da, Lugare s co np r total de fumar ción ibi oh -Bodas, bautizos, comuniones y otras celebraciones: no se podrá fumar si no se producen en las salas especialmente habilitadas para ello, a estos espacios no podrán acceder los menores de edad -Instituciones -Hospitales y establecimientos sanitarios- Centros educativos y universidades- Instalaciones deportivas- Lugares donde se desarrollen espectáculos públicos, siempre que no sean al aire libre- Zonas donde se de asistencia directa al público- Centros comerciales y grandes superficies. En los bares que se encuentre en su interior no se podrá fumar, excepto si se habilitan zonas específicas -Centros de atención social donde entren menores de 18 años- Centros culturales, bibliotecas, museos y salas de exposiciones- Salas de fiesta donde se permita el acceso a menores de 18 años -Establecimientos o áreas donde se elaboren, transformen, preparen, degusten o vendan alimentos -Centros de trabajo, salvo espacios al aire libre- Bares y restaurantes donde así lo indique su propietario. Si se permite fumar, los menores de 18 años no podrán entrar ni acompañados por sus padres -Ascensores- Cabinas telefónicas, cajeros automáticos y otros espacios públicos que no superen los cinco metros cuadrados -Vehículos o medios de transporte colectivo, incluidos los taxis -En bares y restaurantes con más de 100 metros cuadrados donde existan salas habilitadas, prohibición absoluta de fumar fuera de ellas -Todos los espacios del transporte suburbano, excepto estaciones al aire libre -Medios de transporte marítimos y ferroviarios, excepto andenes al aire libre -Todos los vuelos áreos- Estaciones de servicio