Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Los domingos DOMINGO 23 10 2005 ABC HISTORIA URBANA Ciudades devastadas De las inundaciones y los terremotos al renacimiento Del efecto demoledor del Katrina sobre Nueva Orleáns a las inundaciones de estos días en Guatemala. El aparatoso poder de la Naturaleza desmonta con frecuencia el aparente fortín de las ciudades. No es algo nuevo. Cientos de urbes han sido devastadas por inundaciones, terremotos o incendios a lo largo de la Historia... Y han vuelto a renacer POR MANUEL LUCENA GIRALDO, CIENTÍFICO TITULAR DEL CSIC stamos tan acostumbrados a la vida en la urbe y nos fiamos tanto de su fortaleza que nos asombra su fragilidad ante lo que consideramos ataques inesperados e injustos de la naturaleza. Pero lo cierto es que desde tiempos bíblicos la ciudad, convertida por religiones arcaicas y credos antimodernos en metáfora del pecado y la culpa de los hombres, ha sido golpeada según narran multitud de relatos edificantes y justicieros por plagas sin cuento y castigos sin remisión, lo que puede deberse a su esencia liberal, desafiante y abierta a la experiencia individual, opuesta siempre a la sujeción genética y a la dictadura de lo étnico y lo tribal. Señala el Génesis que los habitantes de Sodoma intentaron tener trato sexual con dos ángeles albergados en casa de Lot, sobrino de Abraham. Entonces llovió desde el cielo sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego procedente de Dios. Arrasó, pues, estas ciudades y toda la cuenca, con todos los habitantes y las plantas del suelo Jerusalén, veintiuna veces destruida, fue asolada cuando su famoso templo de Salomón fue profanado mediante el culto de dioses ajenos: su población acabó en el cautiverio y la esclavitud. Babilonia, que poseía unos extraordinarios jardines colgantes, fue devastada por las tropas de Ciro. Cuando Alejandro Magno la alcanzó en 331 a. c. sólo pudo contemplar sus cenizas. Efeso fue arrasada por un sismo en el 17, Pompeya quedó destruida por la erupción del Vesubio en el 79 y en 476 la antes poderosa Roma sufrió la devastación de un terremoto, circunstancia que afectó a Constantinopla en 557 y 936. La crisis urbana que se precipitó con el declive del imperio romano relegó el papel de las ciudades y extendió en el Occidente europeo la ruralización, con alguna excepción notable, como la rica E Guatemala hubo de cambiar de lugar, mientras resistieron todo tipo de desastres Cuzco, Lima, Quito, México... Córdoba califal. Se han documentado sismos en Inglaterra en 1318, en Nápoles en 1456, en Lisboa en 1531 y en Shensi (China) en 1556: éste produjo la muerte de cerca de un millón de personas. Por entonces, la apertura del comercio a larga distancia había resucitado los languidecientes núcleos urbanos del Viejo Mundo, inaugurando una etapa de riqueza y refinada civilización. A partir de 1492 fueron los españoles, protagonistas destacados de la expansión ultramarina y civilizatoria europea, quienes se convirtieron en los más destacados fundadores de ciudades. Pero no se trató de un proceso fácil, pues los habitantes de la frontera urbana, abocados a sobrevivir en ese Occidente ampliado que fue la América del siglo XVI, tuvieron que hacer frente a una serie de calamidades que pusieron a prueba el verdadero espíritu de cualquier ciudad, el sentimiento y la decisión de constituir una comunidad por parte de sus habitantes, siempre superior a cualquier consideración de orden material o físico. Lugares portátiles La primera urbe americana fue Isabela, fundada por Colón en La Española y deshabitada en 1500. Según un testimonio suyo, un desastre de fuego había destruido dos terceras partes de ella ya en 1494. En 1502, Nicolás de Ovando, que había llegado de España para corregir los desatinos colombinos acompañado de 2.500 colonos, trasladó Santo Domingo de lugar e inauguró el fenómeno tan genuinamente americano de las ciudades portátiles el desplazamiento por causas de pobreza, salubridad, ataque indígena o catástrofe natural de vecinos y pobladores con sus familias, servidores, enseres y animales a otro lugar, pero sin cambiar de urbe. Las instrucciones reales habían consagrado un estatuto jurídico que daba a sus habitantes los deberes y los derechos de la vecindad, plasmados de manera memorable en las ordenanzas de poblaciones de 1573, que no sólo propagaron el modelo reticular o en damero, tan extendido en España y en América, sino que fijaron con detenimiento cuestio- CIUDADES CAMBIADAS POR EL DESAFÍO DE LA NATURALEZA Mapa de la ciudad de Caracas, aproximadamente de 1773. Fue asolada por un fuerte terremoto, que casi la destruyó, en 1812 Cuzco padeció un temblor de tierra en 1650. Se prolongó, según las crónicas, por espacio de tres credos en la catedral Antiguo presbiterio de Nueva Orleáns, hoy Museo de Luisiana. En 1847 se le añadieron mansardas al edificio neoclásico español para que pareciera francés