Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Los domingos DOMINGO 23 10 2005 ABC EL PRECIO DEL SUEÑO EUROPEO El bajísimo nivel de vida del Senegal (en la imagen, una familia en su domicilio de Dakar) empuja al éxodo masivo (Viene de la página anterior) No dice el nombre, tampoco la edad, entre otras cosas porque ni siquiera está muy claro que la conozca. Sólo afirma que llegó a Dakar hace tres años procedente de Guinea. Desde entonces intenta reunir lo suficiente para conseguir viajar a Europa, aunque en todo este tiempo no lo ha logrado. Tiene suerte: al menos, suerte para lo que se estila por aquí, ya que se ha hecho amigo de otro joven senegalés que regenta el tenderete y, ayudándole, saca unas monedas que le permiten subsistir. Quiero ir a España, pero de forma legal asegura. Conoce perfectamente lo ocurrido en Ceuta y Melilla y en Marruecos y no quiere arriesgarse a pasar algo como lo que han tenido que sufrir sus compañeros de sueños, hambre y desesperación... Voy a conseguir una visa, conozco gente que hace ese trabajo asegura con cierta convicción. Cuando se le pregunta cómo ha entrado en contacto con ese mundo desconocido, relata la misma historia que cualquier otro: Hay gente en los mercados que se ofrece a ello, las cosas se hacen de boca a boca... Yo pregunto y siempre aparece alguien El jovencísimo senegalés- -a falta de otras pruebas, no parece tener más de quince años- -está convencido de que ellos le solucionarán todo, de que cuando logre reunir el dinero todo estará resuelto. Nada más lejos de la realidad. Estos individuos, que piden alrededor de un millón de cefas por sus gestiones (unos 1.500 euros) jamás vuelven a aparecer por allí o dan largas una y otra vez hasta que el infeliz asume haber sido víctima del engaño. La espera para las deportaciones, escena habitual en Oujda (Marruecos) ra protegernos afirman muchos de los que sueñan con Europa. Si algo falla, el sumo sacerdote está exculpado de toda responsabilidad y el infortunado, haciendo gala del fatalismo que tanto se estila por aquí, simplemente lo achaca a que dios lo ha querido. A los capos a los que de verdad mueven el negocio del tráfico de seres humanos, a los que abren la puerta a la esclavitud del siglo XXI, nunca se les ve por allí. Tienen perfectamente montada su red de colaboradores que les consiguen los clientes Sin embargo, luchar contra ellos es difícil, porque sus víctimas les consideran aliados aunque les engañen y les dejen tirados en cualquier parte de África. El niño gambiano mantiene su sonrisa, lo mismo que el resto de sus amigos que pululan por allí, algunos de los cuales llevan camisetas de Raúl y de Ronaldinho, que la globalización alcanza a todos. Se siente importante, foco de atención, y eso no le disgusta. Pero su destino ya está escrito, y no con letras de oro precisamente. da conseguirlo- -nuestra delegación diplomática está a salvo de cualquier sospecha- pero simplemente el boca a boca y las ansias de salir de Senegal crean las condiciones para que se produzca un mercadeo como éste. La zona del puerto de la capital senegalesa ofrece también un panorama sorprendente. Cientos de personas dormitan junto a las tapias de los muelles en apariencia vendiendo en los puestos que allí tienen instalados. Parecen ajenos a todo, como si la vida no pasara también para ellos, en un clima de promiscuidad difícilmente entendible para un occidental. Sin embargo, según las personas consultadas en Dakar se trata de otro punto caliente de la inmigración ilegal. En cuanto tienen oportunidad entran en uno de los barcos que van a zarpar hacia Europa y se esconden en las bodegas. Hay dos posibilidades, que suban a bordo a escondidas, haciéndose pasar por trabajador portuario que tiene que hacer una gestión en la embarcación y desaparecen aprovechando cualquier descuido, o en ocasiones, simplemente con sobornos Cuando logran reunir los 1.500 euros que les exigen las mafias para el viaje, a menudo descubren que han sido estafados. Vuelta a empezar La hora de los marabout Otras veces son los marabout los hechiceros de la zona, que gozan de absoluta credibilidad y respeto entre sus fieles, los que ponen en contacto a unos y otros. Nos facilitan la información y también preparan los conjuros pa- Negocios junto a la Embajada Junto a la Embajada de España siempre hay una notable cantidad de personas. Al indagar un poco se averigua la razón: habitualmente hay quien se ofrece a hacer las gestiones para lograr el tan ansiado visado. Es mentira que pue- Prestigio por inmigrante En un país con casi un 50 por ciento de analfabetismo, a pesar de lo cual crece al 6 por ciento anual, cuya población abandona las zonas rurales hacia Dakar y en el que las divisas de la inmigración se ha convertido en su primera fuente de ingresos, no es extraño que la inmigración goce de un enorme prestigio social. Con el sueldo de uno de los nuestros allí nos mantiene a muchos de nosotros aquí asegura el familiar de uno de los que se ha podido marchar. Lucas Camino, de poco más de 40 años, es un sacerdote canario