Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 10 2005 Internacional 37 Saad Hariri pide que un tribunal internacional juzgue a los asesinos de su padre Las autoridades libanesas detienen a un fundamentalista relacionado con el magnicidio b Siria niega cualquier implicación en el atentado contra el ex primer ministro suní aunque se dice dispuesta a cooperar, con condiciones, con la comisión de la ONU JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Hace tiempo que Saad Hariri no pisa Beirut, salvo de paso. El hijo del asesinado ex primer ministro libanés, Rafik Hariri, no las tiene todas consigo y prefiere seguir los turbios acontecimientos que envuelven a su país y a su vecino sirio desde la distancia, unas veces París, otras Arabia Saudí. No es una excepción, muchos dirigentes políticos libaneses han optado por hacer las maletas e instalarse de manera momentánea en el extranjero. Ayer, desde su actual retiro de Yeda, en Arabia Saudí (país que le concedió la nacionalidad) Saad Hariri ofreció su primera reacción al informe de la ONU sobre el atentado del 14 de febre- ro contra su padre que implica a los servicios de seguridad e inteligencia libaneses y, sobre todo, sirios. Lo hizo a través de un comunicado leído en directo ante las cámaras de distintas televisiones árabes, en el que el heredero del imperio político y financiero de los Hariri pidió que los sospechosos de haber matado a su padre, u ordenado su asesinato, fueran juzgados ante un tribunal internacional y no en el Líbano, dadas las circunstancias del caso, la implicación de un país extranjero y la situación política tan tensa que se vive y respira día y noche en un Beirut donde su Gobierno se muestra satisfecho por el informe de la ONU mientras el presidente, Emile Lahud, insiste en rechazar su solicitada dimisión. Saad Hariri, consciente de haberse convertido en el nuevo referente político del país del Cedro tras el crimen contra el jefe de la familia, hizo un llamamiento a la unidad religiosa de su pueblo para preservar la democracia en el Dos libaneses atendían ayer en Beirut el mensaje televisado de Saad Hariri Líbano y elogió a los sirios, que no a su Gobierno ni a su régimen, por ser un pueblo hermano y querido Siempre desde un exilio momentáneo pero ya anclado en el tiempo, Saad Hariri negó tener ansias de venganza pero sí de justicia, la única forma de asentar el Estado de Derecho en un país azotado, sobre todo desde el anuncio de la retirada de las tropas sirias, por el terrorismo. Desde Damasco no se produjo reacción oficial alguna al sentido comunicado de Saad Hariri, pero sí se entró a saco contra el informe de la ONU presentado el jueves en Nueva York por el fiscal alemán, Detlev Mehlis. Portavoces oficiales del Gobierno sirio rechazaron una vez más cualquier implica- REUTERS ción de su país en el asesinato de Rafik Hariri, acusaron a los autores del informe de basarse en ideas preconcebidas, falsos testimonios, motivaciones políticas, calumnias sin pruebas de peso y se dijeron dispuestos a cooperar con la comisión de investigación, prolongada su misión hasta el 15 de diciembre, siempre y cuando se respeten las condiciones mínimas de la independencia y soberanía de Siria En curso de esta investigación, la Policía detuvo ayer en el Líbano a un fundamentalista islámico de este país, que había sido investigado previamente por la ONU. El detenido, identificado como Mahmoud Abdel Al, es miembro del grupo pro sirio suní Al Ahbash.