Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN DOMINGO 23 10 2005 ABC JAVIER ARENAS Presidente del PP de Andalucía El Gobierno quiere hacerle un traje a Carod y a Maragall que le pueda servir también a ETA MADRID. -El pasado lunes, el líder de su partido predijo que le queda poco tiempo a Zapatero y a Maragall. ¿Ve un horizonte próximo de elecciones? -Asistimos a la legislatura más compleja desde que tenemos democracia. Ya nació en unas extrañas circunstancias y se han confirmado los pronósticos: una ofensiva nacionalista similar a la de 1977 y el Gobierno no está a la altura de las circunstancias. En absoluto se pueden descartar ni elecciones en Cataluña ni generales. ¿Cree que Maragall estará fuera del Gobierno autonómico antes de esas elecciones? -Hay una historia de coherencia, por un lado, y de irresponsabilidad, por otro. La coherencia viene de unos nacionalismos insolidarios e independentismos que quieren conseguir 28 años después lo que no consiguieron en la Transición, y la irresponsabilidad procede de Zapatero porque lo último que uno puede pensar es que un presidente del Gobierno se preste a ese juego. A partir de ahí el socialismo va a intentar satanizar a Maragall para librar a Rodríguez Zapatero. -El PP ha promovido reformas estatutarias como la valenciana y en Andalucía la van a consensuar con los socialistas. En cambio parece que para Cataluña no quieren ninguna modificación. -Lo que está claro es que no ha existido ninguna demanda social ni para la reforma de los estatutos de autonomía en ninguna Comunidad ni para la reforma de la Constitución. Dicho esto, es loable que algunos políticos quieran mejorar su Estatuto dentro de los marcos constitucionales, pero está claro que no ha existido ni existe una demanda social, entre otras cosas porque la valoración de los españoles de los últimos 28 años es muy positiva y nadie quiere tirar por la borda un periodo como ese. ¿Además de la denuncia, qué otros instrumentos tiene el PP para intentar parar el Estatuto catalán? -Estamos ante una tropelía. Las tropelías las pueden protagonizar los que representan a un 30 por ciento, a un 50 por ciento o a un 90 por ciento, pero eso no cambia que se haya cometido una tropelía. Eso ha llevado a que la preocupación se convierta en alarma y a que lo que era un debate entre políticos y periodistas se convierta en una preocupación de todas las familias españolas. El papel fundamental del PP es presentarse como una garantía. El PP tiene que acudir a todos los medios legales a su alcance, no dejar de usar ninguna vía, y, en segundo lugar, usar todos los instrumentos políticos. La preocupación alcanza a la inmensa ma- Partidario de usar todos los intrumentos legales y políticos necesarios para frenar el Estatuto catalán, el líder del PP andaluz vaticina que la situación empeorará más TEXTO: CRISTINA DE LA HOZ FOTO: MILLÁN HERCE Con la Torre del Oro al fondo, dice que Zapatero no sabía lo que saldría de Cataluña Un partido en la oposición nunca renuncia a un instrumento como la moción de censura yoría de votantes del PSOE y del PP. La solución política es un gran pacto de Estado entre ambos partidos. Ese gran pacto debería abordar la defensa de la Constitución; la ratificación del acuerdo antiterrorista; la política exterior y la de inmigración y fronteras. Ese debería ser el programa de acción conjunta. Si el PSOE no lo acepta, el PP tiene la obligación de mantener todas sus posiciones, implicándose en el de- bate en las instituciones, pero cuidando de no servir como coartada a lo que va a intentar Zapatero, que es simplemente una operación de maquillaje porque este Estatuto sólo soporta una enmienda de devolución. ¿Qué harán en la Comisión Constitucional del Congreso si no quieren debatir enmienda por enmienda? -Mi opinión es que tenemos que participar en todos los debates del Congreso, pero también, tenemos que decir desde el principio hasta el final de los mismos, que el Estatuto no tiene enmienda porque está inspirado partiendo de la ruptura de la soberanía nacional. Habrá que repetirlo día a día, sin cansarse, en todos los trámites parlamentarios. ¿Es decir, que no presentarán enmiendas? -A esa pregunta no se puede contestar hoy porque tiene que responderse a partir del día 2. No hay que servir de coartada al maquillaje que pueda pretender el presidente del Gobierno, que quiere hacerle un traje a medida a Carod- Rovira y a Maragall y que este traje, con algo más, también le pueda servir al PNV y ETA. ¿Esta propuesta de pacto, ya solicitada en otras ocasiones, la van a volver a materializar de alguna manera? -Este pacto supone la renuncia de Zapatero al apoyo de los partidos independentistas. Pero la esperanza que tengo se funda en que creo que el presidente del Gobierno no tenía una conciencia exacta de lo que le iba a venir de Cataluña. Espero que haya meditado profundamente al saber de un texto que, en mi opinión, no conocía. ¿Estarían dispuestos a presentar una moción de censura aún a costa de perderla? -Lo primero que hay que hacer es no hablar de las mociones de censura. Las que tienen eficacia son aquellas de las que uno se entera a través de los medios de comunicación una vez que ya están presentadas. Pero hay que decir, y pido y deseo que no sea un titular, que un partido de la oposición nunca renuncia a un instrumento como la moción de censura. En ninguna de las reuniones de mi partido en las que he participado se ha hecho ningún análisis sobre una posible moción. Hago otra consideración. Yo creo que el punto álgido de las preocupaciones que nos acompañan no ha llegado todavía. Hay varios elementos en juego: la presión nacionalista e independentista, las reacciones internas del PSOE y el momento en que aparezca ETA. Hay un hecho más que cierto: los etarras hoy están contentos. Cuando ven en el texto catalán que Cataluña es una nación sabrán que la nación vasca la tienen conseguida. Yo creo que ETA aparecerá de dos formas, bien con una negociación con precio político o con violencia. En ese momento se producirá la mayor de las complicaciones de todo el escenario. Si no hay un gran pacto de Estado la situación va a empeorar partiendo de la base de que ya se ha hecho un daño irreparable. ¿Qué le ha dicho Chaves? -Hemos hablado en varias ocasiones en los últimos años, la mayoría de las veces personalmente y otras por teléfono, y no le desvelo nada si le digo que los dos hemos compartido preocupación por lo que podía pasar en Cataluña y de cómo afectaría a Andalucía. Cuando hice este comentario Chaves lo desmintió, pero ese desmentido no es creíble. Cuando se pone el traje de presidente del PSOE apoya a Zapatero