Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad SÁBADO 22 10 2005 ABC Religión El primer Sínodo de Obispos de Benedicto XVI concluye marcado por la libertad en los debates Los divorciados seguirán sin poder comulgar, aunque se pide agilizar los procesos de nulidad b El Papa está pensando en modi- ficar los mecanismos del Sínodo para hacerlo todavía más operativo apuntó ayer el cardenal alemán Karl Lehmann JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El primer Sínodo de Obispos de Benedicto XVI concluye hoy sus trabajos en un clima de optimismo por la libertad de debate y el ambiente de confianza que el Papa ha creado a su alrededor. Según varios padres sinodales, ha sido el mejor de los últimos diez años y revalorizará notoriamente el elemento central de la Iglesia, la Eucaristía, no sólo en el sacrificio de la misa sino también en la adoración eucarística silenciosa, que vuelve a practicarse, con gran resultado espiritual, en muchos lugares. Los 256 padres sinodales de 118 países votarán hoy las 50 propuestas que entregarán a Benedicto XVI para que las transforme en un documento del Magisterio, quizá más sencillo y más breve que el de Sínodos anteriores. Según el secretario especial del Sínodo, Roland Minnerath, arzobispo de Dijon, Benedicto XVI preparará un documento distinto de los anteriores, que llevará su signo El presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Karl Lehmann, reveló que el Papa está pensando modificar los mecanismos del Sínodo para hacerlo todavía más participativo La exposición Juan Pablo II y Roma fue inaugurada ayer en la capital italiana cada uno de los padres sinodales o auditores se presentase a sí mismo diciéndole lo que quisieran. El mensaje final, ultimado ayer, recuerda a los cuatro obispos chinos que no pudieron venir por la negativa de Pekín a concederles el pasaporte. La carta en latín que Lucas Li Jingfeng escribió en nombre de los cuatro fue leída en la Asamblea y será contestada por Benedicto XVI. El mensaje reconoce la secularización, sobre todo en Occidente, y la escasez de sacerdotes, pero celebra el aumento de las vocaciones en casi todas las partes del mundo. El documento invita a los divorciados vueltos a casar a que conserven la alegría de ser católicos y participen activamente en la misa dominical, puesto que la imposibilidad de recibir la Eucaristía no supone en modo alguno una excomunión como tampoco puede recibirla quien no pida perdón de sus pecados en el sacramento de la Reconciliación. Durante el debate, muchos pa- REUTERS dres sinodales pidieron una simplificación de los tribunales eclesiásticos para que los fieles puedan aclarar de forma rápida y poco costosa si el primer matrimonio fue verdaderamente válido o si fue nulo por algún defecto o por falta de fe de los contrayentes en el sacramento. La sencillez del Papa Benedicto XVI creó desde el primer momento un ambiente de gran sencillez. El Papa lleva personalmente su antigua cartera negra e informa directamente al secretario general cuando no puede participar en una sesión o cuando va a llegar tarde. Un día pidió la palabra durante el tiempo de intervenciones libres, y el presidente se la concedió al momento, pero el Papa insistió en esperar a que llegase su turno, después de que hablasen quienes lo habían pedido antes. Según un padre sinodal, la primera meditación que nos dirigió, sin papeles, fue preciosa. Nos habló de afecto colegial y se hizo cargo de nuestros problemas. Ha mantenido una presencia no avasalladora pero muy cercana. El Papa está llegando muy dentro de todos nosotros por la vía del corazón El Santo Padre ha regalado a cada uno de los participantes una imagen de Juan Pablo II con una pequeña reliquia de su vestimenta. Habitualmente, Benedicto XVI ha dedicado los ratos de pausa a saludar a cada uno de los participantes en pequeños grupos del mismo idioma. Para que el encuentro resultase más personal, el Papa indicó a sus colaboradores que no le presentasen a nadie sino que Representación española Según Isidro Catela, uno de los portavoces del Sínodo, el mensaje subraya el reto de mejorar la práctica del sacramento de la Penitencia, une el concepto de misión al de Eucaristía y subraya la importancia de seguir avanzando hacia la unidad de los cristianos. España ha estado representada en el Sínodo por el obispo de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez; el obispo de León y presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia, Julián López Martín, y el cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid. Han participado también otros españoles nombrados por el Papa, como Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei, y Julián Carrón, presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación. Entre los expertos se encontraban el benedictino Juan Javier Flores Arcas, presidente del Pontificio Instituto Litúrgico, y el teólogo Antonio Miralles, profesor de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz. Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal, era el único español entre los 26 auditores, un grupo que contaba con la presencia de siete mujeres. Elías Yanes y González de Cardedal, premios ¡Bravo! de la Conferencia Episcopal J. B. MADRID. El arzobispo emérito de Zaragoza y ex presidente de la Conferencia Episcopal, Elías Yanes, recibió ayer el premio ¡Bravo! especial por su cercanía, disponibilidad y buen trato para con los medios de comunicación y sus profesionales en una ceremonia que tuvo lugar en la sede del Episcopado en Madrid. Junto al prelado, fueron galardonados, entre otros, el teólogo y colaborador de ABC, Olegario González de Cardedal, en el apartado de prensa; el corresponsal de TVE en Roma, Ángel Gómez Fuen- tes, en televisión; la película Héctor de Gracia Querejeta; y los programas socio- religiosos de la cadena Cope. Los premios ¡Bravo! son entregados cada año por la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación, que preside el obispo de Jerez, Juan del Río. En sus palabras, el obispo resaltó que la sociedad de hoy necesita la ayuda de comunicadores que mantengan viva en la opinión pública la defensa de la dignidad de la persona, la defensa de los derechos humanos, cultive la cooperación y la solidaridad entre los pueblos