Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 22 10 2005 ABC Salud OFTALMOLOGÍA HEMATOLOGÍA Los ácidos grasos intervienen en la prevención del ojo seco G. Z. MADRID. El síndrome del ojo seco es la patología más frecuente en las consultas oftalmológicas españolas. Una tercera parte de quienes acuden al oculista lo hace por esta patología en la que el flujo lagrimal es demasiado reducido. Sensación de picor, de tener arenilla, sequedad o dificultad para abrir los ojos por la mañana son algunos de sus síntomas. Un estudio del Hospital de Mujeres Brigham, que publica American Journal of Clinical Nutrition ha revelado que la cantidad, tipo y proporción de ácidos grasos esenciales en la dieta pueden jugar un papel clave en la prevención de este síndrome en las mujeres. La investigación incide en el papel de los ácidos grasos Omega 3, comunes en el pescado azul y en frutos secos como las nueces, que pueden jugar un importante papel en su prevención. Sin embargo, otro tipo de ácidos grasos, como los Omega 6 (linoleico, presentes en el pescado graso y en las carnes) pueden aumentar el riesgo de sufrirlo. Un trasplante combinado de células de cordón umbilical, eficaz contra la leucemia La nueva estrategia del Hospital Puerta de Hierro reduce riesgos N. R. C. MADRID. Hematólogos del Hospital Puerta de Hierro de Madrid han desarrollado una nueva técnica que mejora los resultados de los pacientes con leucemia de alto riesgo que necesitarían un trasplante de médula. La estrategia consiste en utilizar simultáneamente células madre de cordón umbilical con células somáticas extraídas de la sangre periférica. Las personas con leucemia u otro tipo de trastorno hematológico ya contaban con una alternativa de trasplante si no encontraban un donante con médula compatible: la sangre del cordón umbilical de recién nacidos, una posibilidad válida aunque no exista ningún parentesco familiar. Las células del cordón restauran el mecanismo por el que se forman y desarrollan las células sanguíneas en la médula ósea. Así el paciente puede volver a fabricar glóbulos blancos, plaquetas y todos los componentes de la sangre. Para los pacientes adultos el problema de los injertos de cordón umbilical es que necesitan entre 20 y 35 días para prender en el nuevo organismo, un tiempo que puede resultar vital para el paciente, expuesto a cualquier infección. Sin embargo, las células somáticas de la sangre prenden rápidamente en el nuevo organismo. Al implantarse actúan como un trasplante provisional para proteger al paciente hasta que prenden las células madre de cordón umbilical explica Manuel Nicolás Fernández, jefe del Servicio de Hematología de Puerta de Hierro. Validar la seguridad de la técnica Los resultados obtenidos son optimistas en una primera serie de pacientes con leucemia de alto riesgo. De los 31 enfermos trasplantados, 28 han tenido resultados positivos; sólo tres sufrieron una recaída. El hospital madrileño seguirá probando la estrategia con nuevas series de pacientes y con condiciones de salud menos extremas para validar la seguridad de su técnica. El equipo de Hematología de Puerta de Hierro forma parte de AlloStem un proyecto europeo de investigación con progenitores hematopoyéticos. Toma de una muestra de sangre de un cordón umbilical REUTERS