Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid SÁBADO 22 10 2005 ABC La víctima del parricidio había agredido a sus padres en varias ocasiones Acababa de salir de prisión y, desde entonces, los conflictos familiares eran habituales del agresor (75 años) le eximirá de tener que ingresar en la cárcel aunque, tras ser curado de sus heridas, fue puesto a disposición judicial ABC MADRID. Los vecinos de Villarejo de Salvanés ya sabían que la relación entre Juan José G. S. (75 años) y su hijo Juan G. (46 años) no iba a terminar bien. Las discusiones entre ambos eran frecuentes y, desde que el segundo salió de la cárcel hace unas semanas, se repetían casi a diario. El carácter conflictivo del vástago y sus problemas con las drogas acabaron por forjar una personalidad violenta y con continuos problemas, hasta amargar la vida a quienes le rodeaban. Sus padres eran quienes más le sufrían. Habían sido agredidos varias veces, aunque decidieron no denunciarlo nunca. La del jueves por la noche comenzó como una de tantas discusiones. Una peleílla por cualquier minucia y que fue subiendo de tono como relataron fuentes de la Guardia Civil, acabó con b La avanzada edad Juan José G. S. herido leve por un tiro en el cuello y con Juan G. muerto por una puñalada en el corazón. Cuando el hijo desenfundó un arma de pequeño calibre y comenzó a disparar, su padre no tuvo otra opción que defenderse con un cuchillo hasta matarle. Ya está. Ya acabó todo. Era o él o yo comentó el parricida cuando los agentes entraron en la vivienda. La esposa, que se encontraba en la planta de arriba, no se enteró de la disputa hasta el trágico final. Los vecinos creen que el disgusto no se lo va a quitar nadie, pero que a la larga la familia respirará tranquila No era un buen chico. Tenía atemorizados a sus padres y no les dejaba vivir. Era carne de Carabanchel comentaban ayer mientras recordaban los últimos días del infierno que Juan G. había hecho pasar a sus progenitores. Amigos y familiares se preguntan ahora por el futuro del padre. Después de ser curado de las heridas en el cuello, pasó a disposición judicial. Su elevada edad puede eximirle de tener que pasar por la cárcel, teniendo en cuenta además que no existe ningún tipo de riesgo de fuga. Tiroteo fantasma en un piso de la calle Doce de Octubre S. A. MADRID. Un extraño tiroteo sucedido en una vivienda de la calle Doce de Octubre, en el distrito de Retiro, puso ayer en jaque a efectivos de la Policía Nacional y sanitarios del Samur. Los hechos tuvieron lugar en el número 15 de esta vía poco antes de las ocho y media de la tarde. A esa hora, un vecino del inmueble alertó a los agentes a través de una llamada al 091 de que había escuchado disparos en el edificio. Después, según su relato, comprobó cómo tres individuos, dos hombres y una mujer, abandonaban precipitadamente una de las viviendas del inmueble. Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía, cuando los agentes llegaron al lugar de los hechos encontraron la vivienda- -el piso bajo letra D- -completamente vacía. Ni rastro de heridos y tampoco ningún cadáver. Lo que sí pudieron contemplar, sin embargo, fueron los restos de un altercado que debía haberse producido minutos antes. En el interior del piso recogieron varios casquillos de bala y localizaron signos de disparos en el mobiliario de la vivienda. También hallaron restos de sangre en la vivienda y en el portal del edifi- Los agentes encontraron casquillos de bala, impactos en los muebles y sangre en la casa, que estaba vacía cio, lo que hace pensar que alguno de los individuos que abandonó apresuradamente la finca pudo hacerlo herido. Al lugar de los hechos acudió también una dotación del Samur, que tuvo que retirarse sin atender a ninguna víctima. Antes de abandonar el número 15, tanto agentes como sanitarios peinaron la zona en busca de alguna persona malherida que pudiera encontrarse aún en las inmediaciones de la vivienda. La búsqueda policial, al cierre de esta edición, no había arrojado resultado alguno. De hecho, cabe la posibilidad de que, después de la trifulca que pudiera originarse en el interior del piso, los implicados decidieran acudir por su propio pie a algún centro sanitario en busca de asistencia. De momento, agentes de la Policía Científica se han hecho cargo de la investigación y de la elaboración del informe pericial.