Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 10 2005 Internacional 29 MATEO ZUPPI Mediador en conflictos africanos de la Comunidad de San Egidio Las alambradas nunca pueden ser la respuesta Para el padre Zuppi, las barreras no son la solución. Son causa de violencia, porque siempre habrá alguien que quiera tirarlas. ¿Cómo se puede pensar que se puede vencer el desafío de ese continente con un muro más fuerte? ALFONSO ARMADA La OTAN se vuelca en la ayuda a Pakistán tras el terremoto b España participará en el grupo de 500 soldados que realizarán tareas de reconstrucción de infraestructuras a partir del próximo primero de noviembre ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. La OTAN ha decidido reforzar su misión humanitaria en Pakistán, adonde enviará una unidad de ingenieros de unos quinientos soldados a las zonas más afectadas por el terremoto. La mayor parte de los 500 militares que participarán en esta misión serán españoles, polacos e italianos. Además de la construcción de un hospital de campaña con dotación multinacional, Alemania enviará cuatro helicópteros CH- 53 de carga. Desde el miércoles por la tarde, la Alianza Atlántica mantiene un puente aéreo de cinco vuelos diarios entre la base de Incirlik en Turquía e Islamabad, para llevar el grueso de la ayuda humanitaria que distribuye sobre el terreno la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) La información oficial califica este puente aéreo como una operación sin precedentes en la historia de la Alianza La OTAN tiene especial interés en atender las peticiones del Gobierno paquistaní puesto que además de las razones estrictamente humanitarias, necesita la colaboración de este país para llevar a cabo la misión más importante de todas las que está ejerciendo actualmente, la de estabilización en Afganistán. MADRID. El padre Mateo Zuppi es una de las armas secretas de la Comunidad de San Egidio, la organización laica católica fundada en Roma por el abogado Andrea Riccardi. Especializada en diplomacia discreta, uno de sus logros más celebrados fue el diálogo entre gobierno y guerrilla que llevó la paz a Mozambique tras 16 años de guerra civil, y la mediación en el conflicto étnico y político en Burundi que acaba de conducir a un gran acuerdo y unas recientes elecciones democráticas. Su habilidad para el regate en corto, el encanto personal, la campechanía, la paciencia y el humor saltan a la vista de este romano nacido hace 50 años, uno de esos curas que consigue que los agnósticos titubeen. Zuppi, que acaba de presentar en Madrid el libro Dios no tiene miedo escrito por Riccardi, considera que el panorama general de África es más esperanzador que hace una década. Ante la llegada de inmigrantes africanos a las costas de Europa cree que las alambradas nunca pueden ser la respuesta Dios no tiene miedo es para el padre Zuppi, cuyo cargo es el de responsable de los trabajos por la paz en África en San Egidio, la respuesta de la comunidad a lo que significa vivir en un mundo que cambia, aceptando el desafío de la complejidad, ofreciendo diálogo frente a contraposición Su filosofía es la fuerza débil, porque la fuerza del cristiano no es el poder, sino la del diálogo, la compasión, la cercanía hacia los más pobres que la Comunidad ha puesto en marcha en Mozambique, Malaui y Tanzania, y que va a extender a Guinea Bissau, y posiblemente a Guinea Ecuatorial. Parte de la consideración del derecho inalienable a los medicamentos, con un programa específico en el caso africano de acompañamiento, que subraya que es de bajo coste y que consigue no sólo que los enfermos no descuiden su tratamiento, sino que, en el caso de las mujeres embarazadas, no lo suspendan después del parto. África ha cambiado a Mateo Zuppi: Nos cambia a todos. Cada uno de nosotros cuando va a África deja de ser el mismo, deja de lado muchas cosas, prescinde de muchas tonterías La estrategia de San Egidio ha sido siempre la de la discreción más absoluta, diplomacia que actúa lejos de los focos, lejos de la publicidad que a veces echa a perder muchos acercamientos. Cambio para bien La situación en África ha cambiado para bien. Mientras que el año 1994 toda África subsahariana, desde el Índico hasta el Atlántico, estaba en guerra, desde Somalia hasta Angola, EtiopíaEritrea, Sudán, Ruanda, Burundi, Congo... era un desastre, ahora, aunque quedan conflictos por resolver, nos encontramos en un momento positivo Su empeño más reciente, como presidente de la comisión de alto el fuego en Burundi, ha propiciado que se llegara a un acuerdo entre el gobierno de Bujumbura y el principal grupo armado, lo que ha llevado a un minucioso reparto del poder, garantías para las minorías y unas elecciones democráticas. Al amparo de San Egidio se encontraron en junio pasado en Roma el jefe de la oposición de Togo y el hijo del ex dictador togolés, Gnassingbé Eyadema, Faure Eyadema, que primero trató de convertirse en heredero automáticamente y al final ganó unas elecciones cuestionadas por la oposición y por la Unión Africana. Pero Zuppi recalca que no basta con el cambio político. Como en Mozambique, hace falta la ayuda exterior, el dinero, para evitar que el país descarrile: La paz tiene un coste. Aunque pueda parecer paradójico, resulta más barato ayudar a que las democracias echen raíces creando una economía viable que actuar más tarde, cuando los países se hunden. O les ayudas en su lugar de origen, o no dejarán nunca de llamar a las puertas de Europa Mateo Zuppi CORINA ARRANZ Se puede vencer al miedo mediante el diálogo, construyendo puentes: esa es la única solución vierte en una prisión, en la que puedes sentirte seguro, pero estás encerrado. En realidad no estás más seguro. La tentación de los muros es constante. El propio Juan Pablo II condenó con toda claridad el muro de Israel y recalcó que precisamos de puentes, no de muros. Ese desafío de construir puentes es mucho más arriesgado que levantar muros. Pero es el único futuro. Las alambradas nunca pueden ser la respuesta. Son causa de violencia, porque siempre habrá alguien que quiera tirarlas. Son tan sólo la punta de un iceberg de pobreza. Olvidar que hay un continente de pobreza. ¿Cómo se puede pensar que se puede vencer el desafío de ese continente con un muro más fuerte? Aunque se resiste como gato panza arriba a decir cuál es la postura de la comunidad sobre el preservativo, hace hincapié en los proyectos anti- sida Un país con armas nucleares Los especialistas subrayan además que nada sería más peligroso para la OTAN que una desestabilización social en un país como Pakistán, que tiene armas nucleares. Hace trece días un terremoto causó 51.000 muertos y más de 75.000 heridos, mientras que los supervivientes están esperando la llegada de las primeras nieves junto a las ruinas de lo que fueron su casas. Pakistán ha pedido sobre todo helicópteros ligeros que puedan llegar a las remotas zonas donde se produjo el temblor, pero por ahora este sigue siendo el talón de Aquiles de la OTAN. Según la información oficial ya hay aproximadamente 40 helicópteros de distintos países de la Alianza, participando en las labores de transporte de material humanitario. Respecto a la importante participación española en esta misión de la OTAN, fuentes del Ministerio de Defensa señalaron ayer que, por razones de procedimiento legal, el despliegue de tropas no se producirá hasta el 31 de octubre o el 1 de noviembre. Contra el miedo Una palabra que acude con frecuencia a los labios del padre Zuppi es el miedo, un miedo a derrotar: Aunque hay muchas razones para tener miedo, lo que pretendemos es mostrar que se puede vencer el miedo. Pero no encerrándote en tu casa o en tu iglesia. Lo que proponemos es no tener miedo de dialogar con el mundo, de adentrarse en su complejidad. Porque el miedo, como se suele decir, es muy mal consejero. Es un error pensar que se puede vencer al miedo huyendo, apagando la televisión, o empleando una fuerza que se contraponga a nuestros enemigos. Seguimos pensando que se puede vencer al miedo mediante el diálogo, construyendo puentes: ésa es la única y verdadera solución Ante el desgarro de las alambradas de Ceuta y Melilla dice que la seguridad depende de otra cosa. La seguridad de los muros en realidad se con-