Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 10 2005 Internacional 25 INVESTIGACIÓN DEL MAGNICIDIO LIBANÉS La ONU podría considerar la imposición de sanciones b Junto a la ocupación libanesa, la Administración Bush reprocha a Damasco alentar la violencia insurgente en Irak y su respaldo a grupos terroristas palestinos PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Las pesquisas realizadas por la ONU para aclarar el asesinato del político reformista libanés Rafic Hariri colocan a Siria en el punto de mira del Consejo de Seguridad, que se reunirá el martes para analizar las investigaciones dirigidas por el fiscal alemán Detlev Mehlis que apunta como sospechosos a destacadas figuras del régimen de Damasco. Una implicación que va a multiplicar las presiones internacionales para que Siria abandone su continuada ingerencia en el Líbano, esta vez con riesgo de recibir sanciones económicas. Condoleezza Rice señala que la comunidad internacional debe encontrar una forma efectiva de responsabilizar a las autoridades de Siria por el asesinato de Hariri, junto a otras 22 personas. Según la secretaria de Estado, no podemos tener el espectro de todo un aparato estatal con participación o implicación en el asesinato de un ex primer ministro en otro país La responsable diplomática no ha querido especificar qué podría acordar el Consejo de Seguridad contra Siria. Mujeres libanesas se manifiestan en favor de los investigadores del atentado ante la sepultura de Hariri AFP La pista siria en el asesinato de Hariri pone a Damasco contra las cuerdas Diputados libaneses piden la dimisión del presidente Emile Lahud en una base siria; un islamista obligado a reconocerse culpable antes del crimen; una llamada a Lahud minutos antes de la explosión... JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Habrá un antes y un después en el Líbano y, sobre todo en Siria, tras el informe de la ONU sobre el asesinato, el 14 de febrero, del ex primer ministro libanés, Rafic Hariri. La implicación directa de responsables de los servicios de Inteligencia y de seguridad de Siria en el atentado, y de personalidades muy próximas al entorno del presidente sirio, Bashar alAssad, incluido, como informó ABC esta semana, su cuñado, es un hecho suficientemente grave para que el futuro del régimen de Damasco se presente cubierto por negros nubarrones. b La furgoneta del atentado Algunos botones de muestra más que significativos: la furgoneta bomba utilizada en el atentado fue vista días antes en una base militar siria en el Líbano; Assef Shawkat, jefe de la Inteligencia militar siria y cuñado de Bashar al- Assad, obligó a un islamista, Abu Addas, a grabar 15 días antes del crimen un vídeo en el que se reconocía culpable del mismo; Emile Lahud, presidente del Líbano, recibió una llamada telefónica de uno de los presuntos organizadores del asesinato sólo minutos antes de que se llevara a cabo... Carga de profundidad Con esos datos y otros muchos aportados en las 400 entrevistas realizadas y los 60.000 documentos consultados, el informe Mehlis (cambiado sobre la marcha para eliminar algunos nombres de presuntos culpables después de haberse hecho público, lo que le ha restado cierta credibilidad) ha caído como una bomba de efectos retardados en las capitales libanesa y siria, donde sus máximas autoridades niegan la mayor, lo califican de parcial y falso y rechazan cualquier consecuencia in- mediata, como la dimisión del presidente del país del Cedro, Emile Lahud, exigida por diputados del Parlamento. Mehlis acusa a Damasco de no colaborar con la investigación y denuncia las amenazas a varios testigos, que no han podido decir todo lo que saben sobre el atentado en el que murió, además de Hariri, una veintena de personas. Algunos de esos testigos, refugiados en el anonimato, aseguran incluso que el propio Bashar al- Assad amenazó a Hariri el 26 de agosto de 2004 por no aceptar la prórroga del mandato del presidente prosirio libanés, Lahud. De hecho, tras esa cita, uno de los cuatro generales libaneses prosirios arrestados en el curso de las investigaciones, Mustafá Hamdam, dijo en referencia a Hariri: Le vamos a mandar de viaje, bye, bye, señor Hariri La Inteligencia siria lo sabía John Bolton, embajador estadounidense ante la ONU, ha recalcado que el informe remitido al Consejo de Seguridad es muy significativo al encontrar una causa probable para creer que el asesinato no pudo haberse perpetrado sin el conocimiento de altos cargos en los servicios de Inteligencia sirios Según Bolton, el fiscal Mehlis se refiere a la falta de cooperación de Siria en la investigación, lo cual es una forma diplomática de decir obstrucción a la justicia El texto final del informe preparado por el fiscal Mehlis, divulgado a última hora del jueves, ha aparecido sin algunos nombres propios incluidos en una versión a la que inicialmente tuvieron acceso varios medios periodísticos. Detlev Mehlis ha recalcado que esos cambios son producto del proceso de edición realizado por mi equipo, bajo mi dirección y bajo mi responsabilidad. Nadie fuera de mi equipo ha influido en esos cambios Washington, París y Londres ya habrían empezado a negociar posibles resoluciones. La semana que viene también se espera un segundo informe de la ONU sobre el cumplimiento de la Resolución 1559, que exige el final de las injerencias sirias en Líbano y el desmantelamiento de grupos armados afines. En el disparadero Las consecuencias del informe de la ONU van a tensar si cabe todavía más la situación en Oriente Próximo. Siria ya estaba en el disparadero de Washington por la permeabilidad de su frontera con Irak, lo que facilita la llegada de terroristas islámicos a Bagdad, y por el apoyo a Hizbolá y a los grupos radicales palestinos. Ahora la situación del régimen de los Assad, con otra resolución en su contra en puertas, que podría apostar por sanciones diplomáticas y económicas, y con la oposición interna reforzada, es todavía más delicada. Altos cargos sirios y libaneses El informe presentado en la tarde del jueves en la sede de Naciones Unidas en Nueva York por el magistrado alemán, Detlev Mehlis, involucra a altos cargos sirios y también libaneses, con pruebas que serán refrendadas en el futuro (la comisión ha recibido el visto bueno de Kofi Annan para proseguir sus trabajos hasta el 15 de diciembre) y que han provocado una honda inquietud en Oriente Próximo pero también en Estados Unidos y Europa. La investigación acusa a Siria de no colaborar y denuncia las amenazas vertidas contra varios testigos