Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN SÁBADO 22 10 2005 ABC Recurso contra el no del Congreso a pedir opinión al Consejo de Estado y al CGPJ b Los populares argumentan que Maragall asegura que le sobran ganas para seguir al frente de la Generalitat Algunos consejeros se postulan ya como candidatos a la sucesión gobierno catalán dispara las especulaciones en el seno del PSC para sustituir a Maragall como cabeza electoral en los próximos comicios IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. Pasqual Maragall intentó dejar bien claro ayer que se siente en forma para afrontar una nueva legislatura al frente del gobierno autonómico. Y el portavoz del partido, Miquel Iceta, aseguró el miércoles en el Pleno del Parlamento catalán que Maragall sigue siendo el mejor cartel electoral de los socialistas catalanes. Dos síntomas evidentes de que la última crisis de gobierno ha disparado las especulaciones sobre posibles candidatos a la sucesión. Un listado que, hoy por hoy, encabezan tres miembros de su gobierno: Antoni Castells, Joaquim Nadal y Montserrat Tura. Siempre con el permiso del primer secretario del partido, José Montilla, al que muchos apuntan como su sucesor natural. Sé que llegará el momento en que tendré que decir basta, pero ese momento no ha llegado aseguró ayer Maragall en declaraciones a la emisora Radio Taxi. Aseguró que le sobran ganas para volverse a presentar a las elecciones autonómicas. Y de hecho, el cálculo inicial del PSC era el de que Maragall concurriría a los próximos comicios y que ese segundo mandato serviría para promocionar a su sucesor al frente de la candidatura autonómica. Una tesis en la que insiste el partido, que en público y en privado asegura que Maragall sigue siendo la mejor opción para 2007, y lo será mucho más si finalmente se aprueba el Estatuto. Pero lo cierto es que los rumores se han disparado y tres nombres aparecen en todas las quinielas. El primero es sin duda el del consejero de Economía y padre del modelo de nuevo financiación catalán, Antoni Castells. Se trata de uno de los consejeros más próximos a Maragall, pero b La última crisis del la petición de tales informes por parte de la Mesa de la Cámara se convierte en un ejercicio de responsabilidad y prudencia política J. L. L. MADRID. El PP dio ayer un paso más en su estrategia de oposición al Estatuto catalán en el Congreso de los Diputados. Los populares presentaron un escrito para que la Mesa de la Cámara reconsidere su negativa a pedir opinión al Consejo de Estado, el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal de Cuentas, tres de los órganos constitucionales afectados por la reforma estatutaria. El pasado martes, los representantes del PSOE, CiU e IU en el órgano de gobierno de la Cámara rechazaron por cinco votos contra cuatro la pretensión del PP de que el Parlamento demande los informes de estas instituciones del Estado antes de dar entrada en la Cámara al proyecto de reforma. La ponderación de las circunstancias concurrentes y, en particular, la controversia no sólo en el Congreso de los Diputados, sino también en el seno de la sociedad española, hacen que la petición de tales informes por parte de la Mesa de la Cámara se convierta en un ejercicio de responsabilidad y prudencia política alega el PP en el escrito presentado ayer. Para el principal grupo de la oposición, resulta cuando menos sorprendente la negativa de la mayoría de los miembros del órgano rector de la Cámara a recabar informes que van a enriquecer el debate Maragall y Clos, junto a las autoridades portuarias de Barcelona nunca ha ocultado sus aspiraciones a la sucesión, aunque en principio las databa para más adelante. Esta semana se ha reunido con Montilla en Madrid oficialmente para tratar sobre la negociación del modelo de financiación con el Gobierno, pero nadie duda de que habrá aprovechado la ocasión para plantear sus aspiraciones. La consejera de Interior, Montserrat Tura, es otra de las candidatas que no oculta sus aspiraciones, aunque, como Castells, hasta ahora no se había planteado el relevo hasta 2010, en las siguientes elecciones autonómicas. Ex alcaldesa de Mollet, Tura, como Castells, cuenta con la simpatía del propio Maragall y ha demostrado al EFE frente de Interior su buena cintura política, aunque este verano ha sufrido con los incendios. Joaquim Nadal, el tercero en discordia, era el mejor situado al principio de la legislatura. Sin embargo, la crisis del Carmelo ha dejado prácticamente sin opciones al histórico alcalde de Gerona, que en 1999 cedió el primer puesto de la candidatura socialista a Maragall. Calendario de la crisis Al margen de la sucesión, el primer problema en la agenda de Maragall es el de la aplazada remodelación de gobierno, que el presidente autonómico quiere hacer efectiva cuanto antes. Sin embargo, los tres partidos que le dan apoyo son unánimes a la hora de exigir que no se produzcan cambios antes del debate de toma en consideración del Estatuto en el Congreso, que debe celebrarse el 2 de noviembre. Esta fecha parece ser el plazo para el dirigente del PSC, pero los socialistas apuestan por prorrogar los cambios hasta el cierre de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, así como la aprobación de los presupuestos de la Generalitat, lo que situaría la crisis de gobierno a final de año. Desde Esquerra e ICV se advierte, por otro lado, de que sus consejeros son intocables por lo menos hasta mediados del próximo año, para evitar la imagen de sumisión a Maragall en una decisión que consideran potestad del partido, según el reparto de carteras en el que se basa el pacto de gobierno. Las alegaciones de los populares El PP cree que la ley orgánica del Poder Judicial establece que el CGPJ puede emitir informes para las Cortes en asuntos relativos al estatuto orgánico de jueces y magistrados y a las normas procesales, asuntos en los que- -a juicio de los populares- -entra la reforma catalana. De la misma manera, el primer partido de la oposición recuerda que la nueva reforma estatutaria aboga por asumir competencias del Estado por la vía del artículo 150.2 de la Constitución y que, precisamente, el Consejo de Estado tiene entre sus funciones informar de la delegación de las competencias estatales a las Autonomías. Por último, el PP destaca que el Estatuto cambia la elección del Tribunal de Cuentas y diseña las competencias de su Sindicatura. Por ello, los populares cree que resulta pertinente conocer la opinión del órgano fiscalizador del Estado. El Gobierno ratifica la categoría de Fiesta Nacional para la Diada ABC MADRID. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que dirige el socialista Jesús Caldera, y la Consejería de Trabajo de la Generalitat acordaron ayer añadir la expresión de Cataluña a la nueva denominación decidida para la festividad autonómica del 11 de septiembre- -la Diada- instaurada por los nacionalistas para conmemorar la derrota en la guerra de sucesión de los partidarios del Archiduque Carlos frente a las tropas de Felipe V. El pasado miércoles, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el nuevo calendario laboral para el 2006 y en el apartado de las festividades autonómicas, el día 11 de septiembre figuraba como Fiesta Nacional en lugar de la tradicional Diada Nacional de Cataluña En la mañana de ayer, la Dirección General de Trabajo solicitó la modificación del término en el BOE. La rectificación se publicará en los próximos días.