Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 10 2005 Opinión 7 mo un medio de comunicación social dependiente del Estado! Una anécdota macabra: en la lista de expertos para informar sobre el proyecto de IU ante la Comisión Constitucional ad hoc, la Mesa del Congreso aceptó en un primer momento, a propuesta de ERC, PNV y Grupo Mixto, la inclusión de un procesado por integración en ETA, la misma organización criminal que aterroriza a los periodistas y ha asesinado ya a tres de ellos. (Finalmente, parece que este experto ha sido rechazado) LA ESPUMA DE LOS DÍAS TODO MÁS CARO UESTRA actualidad está ocupada por esos habituales asuntos del deporte y del corazón que sólo se apartan ante la invasión tremenda de las catástrofes naturales y de esa monotonía llamada definición del modelo de Estado que se ha resumido en dos palabras, Ibarretxe y Estatut. ¡Qué tedio del que huir si no fuera por lo que nos va en ello! El relojero tiene dispersas sobre la mesa las piezas desmontadas y no nos dice cómo va a recomponerlas, ni por qué le sobran algunas y otras le faltan. El Gobierno ha faltado gravemente al principio de que no se debe arreglar aquello que no está estropeado, y estamos todos pagando las consecuencias de MANUEL su imprudencia. Lo que ÁNGEL MARTÍN mejor va es lo que no ha tocado, o sea la economía, y por eso no está de actualidad ni importa, aunque se vislumbran signos de que algo se mueve y no precisamente en la mejor dirección. Algún agorero precipitado anuncia incluso un cambio de ciclo. Tanto el Ministerio de Economía y Hacienda como Moncloa se han limitado en este año y medio a soltar algún globo sonda para ver la temperatura de la estratosfera de la opinión pública y política, pero luego nada ha cambiado en la política fiscal, ni en la presupuestaria, y las políticas estructurales- -véase la laboral- -siguen como los otros las dejaron. Pero ya empiezan a aparecer los síntomas que denuncian que algo debía haberse hecho. Los expertos activan las alarmas cuando analizan las estadísticas y las tendencias, pero nadie se inquieta hasta que no se ve amenazado por el desempleo o empobrecido por unos precios que no puede repercutir en bolsillo ajeno. Nuestra tasa de paro asciende al 9,33 por ciento, lo que nos coloca en el sexto lugar por desempleo entre los 25 de la Unión Europea, y la inflación puede llegar al 4 por ciento a fin de año, pero esto son abstracciones. Mientras la recaudación fiscal se mantenga y se cree empleo, mientras funcione bien la economía sumergida, razonablemente el Estado del Bienestar, y eficientemente la propaganda del Gobierno, aquí no pasa nada. Miento: ya está pasando. Por ahora y directamente vía precios, y el bolsillo de la gente lo nota. Va a ser difícil neutralizar los efectos de la subida del precio de la energía, y si ayer fueron los transportistas o los agricultores, mañana serán otros sectores- -gas y electricidad a las puertas- -quienes pidan una ayuda que al final caerá sobre los hombros del contribuyente y consumidor, que no son dos, sino una misma persona. Sin embargo, el momento de cambio de humor y de tendencia lo marcará la previsible subida de tipos de interés. Entonces, con el dinero más caro, la ciudadanía hipotecada reducirá su afán consumidor y se debilitará el tirón de la demanda. La economía volverá a ser importante, porque ya todo, irremediablemente, será más caro. CARLOS KILLIAN periodistas que osasen criticar su alta misión o a sus miembros. El ejercicio profesional de la libertad de información es privativo de la sociedad civil. Ese libre ejercicio es una forma de control ciudadano de los posibles abusos del Estado, y no a la inversa, con los periodistas convertidos en correas de transmisión o corifeos de quienes pueden darle o quitarle el carné y, con él, el pan y la palabra. Por si acaso algún pacto parlamentario anima a cometer un desaguisado aprobando o retocando ese proyecto, hay que advertir que el artículo 20 de la Constitución sólo prevé el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado y no sobre los periodistas ¡a menos que se quiera considerar al periodista funcionario co- Las Asociaciones de la Prensa han presentado, a su vez, un proyecto alternativo o complementario, que propone que los periodistas sean acreditados por ellas, convertidas en colegios profesionales de acceso exclusivo para licenciados en Periodismo. ¿Dónde quedarían los derechos potenciales de millones de ciudadanos a informar, y no sólo a ser informados, en un sistema democrático de libre acceso al poder informativo? La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, inspirándose en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1976 (que en su artículo 19 reconoce el derecho de toda persona a buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole por cualquier medio) es clara: La adhesión obligatoria a una asociación profesional, o la exigencia de títulos o diplomas para el ejercicio de cualquier actividad periodística, representan otras tantas trabas ilegítimas a la libertad de expresión Una vez más tenemos que remitirnos al mal ejemplo venezolano, donde la titulación específica y colegiación son obligatorias, y al brasileño, donde no lo son por rechazo general y parlamentario. Ni siquiera el Ordine de los periodistas italianos, que expide el carné mediante examen de idoneidad, ni la Comisión del Carné portuguesa, formada por periodistas y medios, exigen titulación forzosa. Tampoco en Francia se exige por la comisión mixta de editores y periodistas que acredita la profesionalidad, la cual se adquiere trabajando en los medios. Desde la filosofía no corporativista que inspira la lucha de Reporteros sin Fronteras por la libertad de Prensa en el mundo, uno diría que, en el caso español, lo mejor para los periodistas y para la libertad de prensa sería la no existencia de estatuto alguno, si éste debiera supeditar la libertad de ejercicio profesional a la acreditación estatal o corporativa y excluyente. Los derechos de orden laboral quedarían suficientemente garantizados por reglamentaciones laborales. La cláusula de conciencia ya está garantizada por ley y el secreto profesional está mejor protegido de momento por la Constitución. N PALABRAS CRUZADAS ¿Tiene importancia que el heredero de Don Felipe sea hombre o mujer? QUÉ MÁS DA IÑO o niña, hembra o varón, parece que el mundo gira en torno al sexo del que va a venir y, sin embargo, no se pone el acento en lo más importante: en el momento en el que esa criatura llegue al mundo, habrá sucesor. En ese mismo instante, la Corona tendrá perfectamente nítida su línea directa de sucesión. Una sola niña la garantiza, un solo niño la garantiza. Sin embargo, ponemos el acento en qué ocurriría si nace una niña, luego un niño y todavía no se ha reformado la Constitución para que se cumpla el precepto de que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres. Pues bien, tranquilos, que las cosas están bastante más estudiadas de lo que PILAR parece, bastante más analizadas de lo CERNUDA que creemos, y doctores tiene la Iglesia que han hecho los deberes y tienen soluciones jurídicas apropiadas para que lo que no debe ser problema, efectivamente no sea problema. Lo importante es que todos los españoles piensan que una mujer está tan capacitada como el que más para ser reina. Lo importante es que todos los partidos quieren la reforma y, por tanto, estarán de acuerdo en la solución. Que la hay. Tiempo al tiempo. Todo está previsto. Dejemos a los Príncipes que disfruten de su primer hijo o hija. Sin nubes constitucionales. DEPENDE DE NOSOTROS EGURO que coincido con la aquí vecina si digo que me da igual que sea niño o niña el hijo a de Doña Letizia y el Príncipe. Seguro que ella, la vecina digo, lo dice también porque lo cree. Y no porque no me importe el sexo de quien nace para reinarnos, sino porque me importa mucho. Creo que el heredero a del heredero representa, en estos tiempos de mudanza y desconcierto, la continuidad de muchas más cosas que la Corona, así que yo, conste, a favor. Si es niño, bien; si niña, ya se adaptará la Constitución sin mayores problemas que los que puedan representar las minorías republicanas en el Congreso de los Diputados. Lo malo no son los reajustes legales: lo malo es la mentalidad de un pueblo que, lo siento, sigue FERNANDO pensando que no ser machista es la pariJÁUREGUI dad: nombrar el mismo número de ministras que de ministros, de jueces que de juezas, de conductores de autobús que conductoras de autobusa. Esos, ya sabe usted, que piensan que forzoso es empezar los discursos con vascos y vascas andaluces y andaluzas magistrados y magistradas Y no: la igualdad es otra cosa. Estoy en los premios Príncipes de Asturias, en Oviedo. Hago una encuesta entre los invitados: ¿niño o niña? ¿Por qué será que sale más de un 90 por ciento a favor de niño? Si es niña, ¿se va a llevar alguien una decepción? Yo, desde luego, no. ¡Y usted? N S ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate