Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 10 2005 Deportes 107 Se quitó un peso de encima cuando marcó al Rosenborg. Y expresó su alegría con los que más le han ayudado, el cuerpo médico, que ha sido uña y carne con él en su recuperación. Hoy ve el final del túnel y hasta Eriksson, seleccionador inglés, ha llamado al Madrid para interesarse por él Baptista, cinco semanas de baja; Ronaldo, a Brasil con permiso MADRID. Se cumplió el peor de los diagnósticos de los médicos. Pese a que en un principio se pensó que la lesión de Julio Baptista podría quedar en un esguince de grado II, los malos augurios se confirmaron ayer en la Clínica Ruber Internacional. Allí se le realizó una resonancia magnética que ha revelado la rotura parcial del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda. Un percance que le tendrá apartado entre cuatro y cinco semanas. Con el calendario en la mano se pierde al menos cuatro partidos de Liga (Valencia, Deportivo, Betis y Zaragoza) y uno de la Liga de Campeones (Rosenborg) Es sería duda para recibir al Barcelona (20 noviembre) Por otra parte, el Real Madrid emitió ayer un comunicado oficial a través de su página web según el cual Ronaldo obtiene permiso del club para viajar a Brasil los próximos seis días. Tanto los médicos como los fisioterapeutas consideran que no será necesario que el jugador esté en Madrid hasta el próximo jueves 27, fecha en la que se empezará a trabajar en la recuperación de su lesión Lombardi, un mítico entrenador de fútbol americano en la década de los 60: Los momentos más oscuros de nuestras vidas no deben ser ni enterrados ni olvidados, más bien son un recuerdo que debe permanecer para servir de inspiración y recordarnos la fortaleza del espíritu humano y nuestra capacidad para soportar lo intolerable Es su leit motiv En su calvario, fuera y dentro del campo- -entiéndase los goles en propia puerta- no ha parado de bromear con el percance. No hace muchos días llegó al vestuario con una camiseta en la que se podía leer en inglés Bruised, never broken (magullado, nunca roto) Woodgate, el mejor paciente inglés TEXTO: JULIÁN ÁVILA MADRID. Jonathan Woodgate vislumbra el final de un escabroso túnel que comenzó el 25 de abril de 2004, cuando el recto anterior de su pierna izquierda se abrió como una cremallera en un partido frente al Chelsea- -los diagnósticos más optimistas hablaron de seis semanas de recuperación en una lesión normal- Más de dieciséis meses luchando conjuntamente con médicos, fisios y recuperadores contra un músculo destrozado y una fuerte corriente de opinión que barruntaba ya el final de su carrera como futbolista. El gol ante el Rosenborg mitigó el dolor físico y psíquico que arrastraba el inglés desde que fue presentado por el Real Madrid, el 21 de agosto de 2004, en el palco de honor del Santiago Bernabéu. Se ha visto aislado y se ha sentido como un desahuciado por culpa de unos comentarios hirientes procedentes de un sector reducido de la prensa e incluso de la afición. Sí ha sentido el calor del club. Y especialmente del cuerpo médico. De ahí el efusivo abrazo entre Woody y Alfonso del Corral, el jefe de los servicios médicos, el pasado miércoles en el Santiago Bernabéu. Hacía mucho tiempo que no me emocionaba en el fútbol. Y Woodgate lo ha conseguido comentó a ABC Del Corral. Hoy, el inglés no quiere mirar al pasado. Prefiere fijar la vista en el futuro porque detrás queda un rastro de dolor, sacrificio, horas de trabajo en solitario en el césped, en el tartán que rodea al campo de la Ciudad del Fútbol en Las Rozas, en el gimnasio, en la piscina... De viajes a Cleveland, a Noruega... De cónclaves con sabios de ecografías, de resonancias, de la lluvia, del calor, de madrugar... Han sido tan intensas las sesiones de trabajo de mañana y tarde (unas 6 horas al día) al lado de José Luis Sanmartín (recupera- Woodgate abraza a Del Corral para celebrar su tanto al Rosenborg dor) y de Juan Muro (fisioterapeuta) que ahora son una familia. En todo este tiempo ninguno le ha visto flojear. Ni echar una lágrima en público ante tanta adversidad. Tiene más moral que el Alcoyano decían en el vestuario. Y tanto. El jugador sacaba fuerzas de flaqueza en los días más complicados: Vamos, vamos. Me voy a poner bien mientras exigía un buena respuesta a ese maldito recto anterior. De hecho, en el tramo final de la recuperación Luxemburgo tenía que sacarle por los pelos de los partidillos en los entrenamientos. Después de recaer (8 de octubre) en un sprint con el canterano Barral, se REUTERS prometió que saldría adelante: Ahora más que nunca quiero demostrar que no estoy acabado para jugar al fútbol comentó a sus íntimos. Quizás en ese punto alcanzó el momento más complejo. Había que volver a empezar y nadie ponía un hito con fecha final. Se tiró al fango de cabeza porque Woodgate, el jugador que costó 22 millones de euros, es un hombre concienzudo. Y con una moral de hierro forjada por los rigores de la sociedad- -con 19 años fue arrestado tras su implicación en una pelea callejera con tintes racistas- Estaba tan arrepentido de sus excesos que se tatuó en la espalda una leyenda de 39 palabras original de Vince