Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Espectáculos VIERNES 21 10 2005 ABC Santísima Cruz de Caravaca Jaime Chávarri Santiago Segura vuelve a pedir perdón por Torrente Santiago Segura sigue la promoción de su película Torrente 3 a base de disculpas públicas; en este caso hacia quienes se han ofendido por una escena en que su personaje pisotea una Cruz de Caravaca. Torrente es un ser despreciable, mezquino, mal cristiano, mala persona, guarro, zafio y grasiento, con el que, insisto una vez más, no comparto ninguna de sus opiniones o visiones del mundo Preestreno de la película Camarón, un mito en San Fernando La película que el director Jaime Chávarri ha realizado sobre la vida de José Monge Cruz, Camarón de la Isla, bajo el título de Camarón, un mito se preestrenó ayer en San Fernando (Cádiz) con la presencia de su director, Jaime Chávarri, y sus protagonistas, Oscar Jaenada (en la imagen) y Verónica Sánchez, además de una nutrida representación artística- -Chano Lobato, Rancapino- -y política. Miguel Ángel Cárcano encierra a seis personajes En medio de ninguna parte Héctor Alterio y José Ángel Egido encabezan el reparto de esta película b La ópera prima del realizador argentino se rodó en apenas una semana en una gasolinera de Guadalajara, con un presupuesto de poco más de 600.000 euros JORGE SÁINZ MADRID. Hemos querido estrenar la película en estas fechas para competir con Torrente Con buen humor y una cierta dosis de ironía, el director argentino Miguel Ángel Cárcano presentó ayer el estreno de su ópera prima, En ninguna parte un viaje al corazón de seis personajes, en apariencia muy diferentes, que se ven abocados a compartir unas horas en una gasolinera perdida en el medio de la nada. Tres de ellos provienen del mundo del cine, el resto es la familia que regenta el negocio. Es una historia muy pequeña, casi teatral, y sin muchos movimientos de cámara comentó el realizador. A pesar del bajo presupuesto, poco más de 600.000 euros, el plantel de actores llama la atención por la presencia del veterano Héctor Alterio. Junto a él, intervienen José Ángel Egido, Jorge Roelas, Noelia Castaño, Frank Spano e Ismael Uceda. Según el productor del filme, Pedro García- Ramos, Alterio quiso tomar parte en la película nada más conocer el guión Todos los prota- El aura Más teorías sobre el atraco perfecto Argentina Director: Fabián Bielinsky Intérpretes: Ricardo Darín, Dolores Fonzi E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Una escena de la película en la que coinciden sus seis personajes gonistas alabaron la historia concebida por Cárcano. Cuando nos quedamos sin teléfono móvil, sin ninguno de los avances de estos tiempos queda el espíritu, lo más frágil. Eso es lo más bello de este filme aseguró Spano. El equipo recordó las dificultades del rodaje, que tuvo que realizarse en seis días. Llovió todo el tiempo y la sensación que queríamos transmitir era la de una de esas jornadas calurosas de verano en España. Gracias a la profesionalidad de todos los implicados creo que lo conseguimos concluyó Cárcano. En ninguna parte Crisis energética España, 80 m. Director: Miguel Ángel Cárcano Intérpretes: Héctor Alterio, Jorge Roelas, José Ángel Egido JAVIER CORTIJO os aficionados al género de terror sabemos que las gasolineras tristes, solitarias y con botecitos de winns fosilizados tienen más peligro que un pollo constipado. Sin embargo, los seis personajes de esta película no solo hacen caso omiso de tal leyenda urbana (y eso que la mitad de ellos se dedican al gremio cinematográfico) sino que además se pasan un rato largo de cháchara y alterne en tan L inquietante esquinazo. Una ocurrencia que solo podría haber tenido un argentino como Miguel Ángel Cárcano, que debuta en el largo (bueno, medio y cuarto y mitad, considerando su duración) con una de esas historias sobre la nada y su circunstancia que únicamente unas buenas tablas pueden sostener: el novato tiene suerte, ya que Alterio, Roelas y Egido las tienen de madera noble. Así, el núcleo duro del filme lo constituye las relaciones más o menos cruzadas de los personajes de marras: un cascado gasolinero, su hijo pequeño con cara de domador de lagartijas, su hija mayor a punto de emprender fuga y, por la otra banda, un actor veterano y lustroso enmarañado en el mundillo de su cara me suena, ¿sale usted en la tele? el ayudante de producción (estupendo Roelas reviviendo su mal- dito botones Sacarino) y el chófer del estudio, los tres con la brújula al hombro buscando localizaciones para una película que podría ser esta misma. Con la inercia del pato mareado por bandera, Cárcano obra como algunos entrenadores galácticos: balón a la medular y que jueguen e inventen ellos. Sin embargo, tampoco está el terreno muy abonado a la improvisación, el surrealismo (ésta no es la gasofa de El secleto de la tlompeta o al vuelo poético indie (aunque la fotografía tiene sus destellos) por lo que el conjunto se queda en una tierra de nadie a medio gas en la que, en el fondo y al final, solo la mirada carnosa de Noelia Castaño perdura en un filme que se desvanece, en nuestra memoria y nos tememos que en la cartelera, casi tan rápido como veinte euros de sin plomo. ras su repóker largo de reinas, esperar otra película de Bielinsky era una obligación; ahora uno cumple con ella y se zampa la prolongada El aura también con Ricardo Darín y con voluntad de equívoco y sorpresa. Es un thriller aunque se pase más de una hora antes de que uno lo descubra. El arranque es espectacular: todavía no sabemos que la cara de memo del taxidermista (Ricardo Darín) estará siempre ahí y su primer golpe es tan fresco y sorprendente como un manguerazo. A Bielinsky le gusta fabular y hace, claro, un cine fabulador: trenza sus guiones como esos rastafaris sus cabellos. Parpadea uno, y se le ha ido el guiño, el chasqueo y tal vez la juntura que le da juego al hueso de la historia. Aquí, la trama tiene mucho de apasionante: un hombre con un don y un fin, que es dar el golpe perfecto. Pero el guionista y director necesita de ese sistema especial para contar los recovecos de la historia que consiste en ir y volver por ella, retroceder en la acción, ofrecer lo mismo desde otras perspectivas, subrayar lo que había pasado desapercibido al espectador... Algo así como hacer un crucigrama e ir mirando, de vez en vez, la solución a hurtadillas en la página siguiente. Progresa la acción lentamente y lo hace sobre el personaje que interpreta Darín, el taxidermista autista, tan parado, tan apático, que cuesta trabajo cogerle ese cariño mínimo que siempre necesita un protagonista. Más bien se le soporta. Bielinsky consigue, de todos modos, que el espectador nunca se sienta tranquilo ante El aura pues le va salteando el género- -del drama al negro- -y hasta el tono- -del humor ácido a la intriga- sin que la cara de palo de Darín anuncie el cambio. T