Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 21 10 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO Tim Robbins encarna a un trabajador de una plataforma petrolífera Tim Robbins, Sarah Polley, Javier Cámara y Leonor Watling encabezan el reparto de La vida secreta de las palabras la nueva película de la realizadora española Isabel Coixet, que hoy llega a las pantallas Blancanieves en el océano TEXTO TONI GARCÍA A la directora catalana Isabel Coixet hay que reconocerle su talento para acercar al gran público historias que giran en torno a la intimidad más profunda del ser humano, como ya demostró en uno de sus primeros trabajos, Cosas que nunca te dije Desde entonces, la realizadora ha enlazado magníficos trabajos Mi vida sin mí con otros no tan redondos A los que aman pero siempre dejando constancia de su capacidad para moverse en los pequeños mundos de sus protagonistas. Estos mundos resultan ser, nuevamente, el núcleo de su último trabajo, La vida secreta de las palabras presentado fuera de concurso en la última edición del festival de cine de Venecia. En esta película, interpretada por Tim Robbins y Sarah Polley, la excusa es la relación que se establece entre una enfermera y un trabajador de una plataforma petrolífera, en medio de ninguna parte. Por supuesto, el hecho de que hayamos situado la acción en el océano, en un lugar que es como una isla, no es ninguna casualidad. Necesitábamos que los personajes estuvieran solos y remarcar este hecho cuenta Isabel Coixet, orgullosa de poder contar con un reparto tan só- Javier Cámara y Tim Robbins, en una escena del filme lido: de Tim Robbins está todo dicho, es un actor impresionante, del que siempre cuento la misma anécdota. Cuando estábamos rodando, y por culpa de las lentillas que llevaba, el médico le dijo que aquello podía causarle daños irreparables en la retina. A pesar de todo, él insistió en preguntarme si quedaban bien en los planos. Cuando le dije que sí, no quiso hablar más y siguió llevándolas... Es un monstruo Tampoco ahorra elogios para la menuda actriz canadiense Sarah Polley: Sarah es una fuerza de la naturaleza, una maravilla, creo que es la mejor actriz de su generación y para mí es un placer cada vez que trabajo con ella La realizadora admite que al principio no las tenía todas consigo porque la química no es algo que puedas calcular de antemano. En esta película era algo imprescindible, ya que si Sarah (Polley) y Tim (Robbins) no funcionaban entre ellos y en cámara no había película. El día que llegó Tim, justo después de que Bush ganara las elecciones- -como se puede suponer no estaba muy contento- -insistió en ensayar enseguida, sin esperar ni un minuto... Cuando acabamos la prueba, que hicimos en una habitación del hotel, hubo un silencio sepulcral y Tim dijo: ¿Ha estado bien, no? Y yo le miré y le dije, No, Tim, no ha estado bien. Ha estado de puta madre La vida secreta de las palabras conecta en algunos momentos con la tragedia de los Balcanes, algo que la directora justifica plenamente: He oído cosas horribles de ese periodo, historias que ni siquiera podría repetir, y pensé que era bueno hablar de ello, de ese instinto de supervivencia, de esa fuerza Coixet añade, a modo de anécdota, que para mí esta película es como la historia de Blancanieves y los siete enanitos. Todos los enanitos esperan que llegue Blancanieves y les haga la vida un poco más fácil