Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura VIERNES 21 10 2005 ABC XXV EDICIÓN DE LOS PREMIOS PRÍNCIPE DE ASTURIAS Mercedes Salisachs: Mis memorias las quiero olvidar, nunca las escribiré b La escritora celebra estos días sus bodas de oro con la literatura presentando Reflejos de luna una novela que relata la relación de dos amantes a través de su correspondencia DAVID MORÁN BARCELONA. Sigo escribiendo en una máquina eléctrica que se está cayendo de vieja como yo desveló ayer Mercedes Salisachs, autora de títulos como La gangrena El volumen de la ausencia Una mujer llega al pueblo y El último laberinto entre otros. De esa máquina ha salido Reflejos de luna (Planeta) novela que narra la relación entre dos antiguos amantes a través de fragmentos de la correspondencia que intercambian en el presente y con la que Salisachs se planta en sus bodas de oro literarias. El punto de partida hay que buscarlo en Primera mañana, última mañana (1955) Antes ya había escrito y publicado, pero cosas muy malas de las que me retracto. Las he escondido. Mi primera novela de verdad es Primera mañana, última mañana Los demás eran ensayos para aprender a escribir recuerda. Salisachs sigue viviendo con pasión el arte de la escritura y, como en todas sus novelas, reconoce que en Reflejos de luna el argumento es lo de menos No es más que el rodrigón de la idea- mensaje apuntó antes de indentificar la desigualdad entre países ricos y pobres y la confusión entre amor y enamoramiento como algunas de las ideas que recorren su último libro. Don Felipe le hace una carantoña a un niño, ayer en las calles de Oviedo CHEMA BARROSO Doña Letizia no asistirá a la ceremonia de Oviedo, ya que su ginecólogo desaconsejó el viaje dado su avanzado estado de gestación, aunque ello no significa que el alumbramiento sea inminente. Al conocer la noticia, los asturianos no pudieron ocultar su desilusión Los premios se quedan sin Princesa A. MARTÍNEZ- FORNÉS A. ASTORGA ¿Escritora o señora que escribe MADRID OVIEDO. Al final no pudo ser. A pesar de la enorme ilusión que Doña Letizia tenía en poder acudir a la entrega de los premios Príncipe de Asturias, su ginecólogo, el doctor Luis Ignacio Recasens, desaconsejó el viaje y la Princesa tendrá que limitarse a seguir por televisión, desde su residencia del Palacio de La Zarzuela, la ceremonia de esta tarde, que presidirán la Reina y el Príncipe. La ausencia de Doña Letizia en Asturias no significa, sin embargo, que el alumbramiento sea inminente, ni que haya ningún contratiempo, ya que tanto la Princesa como el bebé que espera se encuentran estupendamente según afirmó ayer un portavoz de la Casa del Rey. De hecho, lo previsible es que Doña Letizia, que saldrá de cuentas a mediados de noviembre, siga asistiendo a algunos actos que tiene programados en su agenda y que no implican grandes desplazamientos. soñaban, incluso, con que Doña Letizia se pusiera de parto en su tierra natal y el Infante a fuera también asturiano. Cuando aún existían dudas sobre si viajaría o no a Oviedo, se había reservado una habitación en el Hospital Central de Asturias, como medida de precaución ante un imprevisto. Aunque Doña Letizia ya asistió a la entrega de los premios Príncipe de Asturias cuando trabajaba como periodista en televisión, hasta ahora sólo ha acudido en una ocasión, el año pasado, como Princesa de Asturias. Mientras su esposa se quedaba en La Zarzuela, el Príncipe inició ayer su programa asturiano tan solitario como en las primeras 23 ediciones del premio, cuando aún estaba soltero, aunque todo el mundo que tuvo oportunidad le preguntó por Doña Letizia o le regaló alguna prenda para el bebé. Don Felipe recibió en audiencia al Real Sporting de Gijón, histórico club asturiano que celebra su primer centenario. Una representación de jugadores, técnicos, directivos y leyendas (como Quini o Ciriaco) le obsequiaron con dos equipaciones completas del equipo titular de El Molinón: pantalón azul, calcetines y camiseta a rayas rojas y blancas. En la de talla grande se había inscrito el nombre de Felipe. La curiosidad llevó al Príncipe a dar la vuelta a la camiseta de la talla de bebé para ver qué llevaba escrito. Al observar que el espacio estaba sin rellenar, los periodistas le preguntaron: ¿Qué nombre va a poner en la camiseta, Alteza? Don Felipe, sonriendo, respondió: Aún no lo sabemos ni la Princesa ni yo. El presidente del conjunto gijonés, Manuel Vega- Arango, entregó asimismo al Príncipe una insignia del club y una fotografía dedicada de su bisabuelo Alfonso XIII, que en 1912 aceptó ser el primer presidente de honor del Sporting. Según Vega- Arango, Don Felipe apreció el detalle de las camisetas: Le hizo gracia que la suya llevase impreso su nombre y que la del bebé no Crítica con la calidad de la literatura de hoy en día, la escritora aseguró que el problema es que hay muchos escritores que no lo son y mucha afición a querer escribir o a que le escriban a uno, pero, en realidad, escritores con firma y novelas que valgan la pena hay muy pocos La misma idea pero expresada con otras palabras le sirve a Salisachs para recordar que a ella no se la ha tratado mucho como escritora, sino como una señora que escribe Aunque no me quejo, ya que eso no me ha quitado la necesidad de seguir escribiendo añadió. Nada ha conseguido mellar una capacidad de trabajo que, según dice, puede verse truncada cualquier día por la inercia del destino. Siempre he tenido la impresión de que me iba a morir joven. Ahora ya no puedo, pero creo que a mi edad lo normal es morirse, ¿no? Me gusta mucho la vida, pero a lo mejor cualquier día me da por decir tonterías, si es que no las he dicho ya De lo que no quiere ni oír hablar es de un hipotético libro de memorias. Mis memorias las quiero olvidar- -ironizó- Nunca las escribiré Desilusión en Asturias En el Principado, la noticia causó una gran desilusión, sobre todo en Porrua, el pueblo ejemplar de este año, que había sido cuidadosamente engalanado para recibir a la Princesa. Algunos Don Felipe aseguró ayer que todavía desconocen el nombre de su primogénito: Aún no lo sabemos ni la Princesa ni yo dijo