Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional EL CONFLICTO IRAQUÍ VIERNES 21 10 2005 ABC de odio y declaraciones en las que se afirme que el dictador debe ser ahorcado lo antes posible, sólo hay que preguntar en Sadr City. Si quieren amargas críticas al juicio y explicaciones sobre cómo sólo se trata de una venganza de los enemigos de Sadam Husein, sólo hay que pasarse por Amiriya o Adamiya. Es una tendencia que tiende a acentuarse con la llegada de refugiados o familias que huyen de la extrema violencia sufrida en sus localidades de origen. Gentes de Faluya, de Ramadi, del Triángulo suní, que se instalan en el oeste de la capital, o chiíes que huyen de las matanzas étnicas cometidas en los alrededores de Hilla y Latifiya- -el Triángulo de la muerte- -y que buscan residencia en Qadimiya o Sadr City. Un movimiento de personas que ha dado lugar a un cierto boom inmobiliario que poco tiene que ver con oportunidades de inversión. Cuatro opciones Los terroristas de Al Qaida han perpetrado varias matanzas de chiíes y atentados con coche bomba contra sus mezquitas con la declarada intención de provocar una guerra civil. No han conseguido su objetivo, y los principales líderes religiosos y políticos de todas las comunidades repiten los llamamientos a no dejarse arrastrar por la dinámica fraticida. Pero, aunque no haya guerra, la creciente realidad política es que, cada vez que hay que tomar una decisión política, la población se divide en función de criterios étnicos y confesionales. Y mientras prosiga esa dinámica va a ser muy difícil acabar con la violencia o, al menos, frenar la creciente tendencia a la libanización de una capital que se divide ya en cuatro sectores muy diferenciados: la zona suní al oeste; la chií al sur; un núcleo urbano que siempre fue de población mixta y cosmopolita, pero que cada vez es más chií; y un inmenso búnker para tropas extranjeras, ministros y funcionarios del gobierno. En los tres sectores de Bagdad se registra un recrudecimiento de la violencia. Ayer se anunció la muerte de tres marines norteamericanos en Balad, un coche bomba en Baquba mató a cuatro personas y un ataque con morteros contra una escuela de la zona oeste de Bagdad mató a un estudiante y dos adultos. Una niña iraquí es atendida en un hospital de Bagdad tras resultar herida por los cohetes disparados contra su escuela EPA La capital iraquí tiende a parcelarse en barrios chiíes y suníes, cada vez más diferenciados. Cambiar de un barrio a otro empieza a ser como trasladarse de uno a otro mundo La libanización de Bagdad ALBERTO SOTILLO ENVIADO ESPECIAL BAGDAD. A los iraquíes no les gusta explicar si son chiíes o suníes, sobre todo si es un extranjero quien pregunta. Todos somos musulmanes, todos somos iraquíes aseguran. Todos hacen votos de unidad. Nadie dice tener la menor animadversión hacia los de la otra comunidad. Sin embargo, Bagdad es cada día más una ciudad dividida en sectores confesionales, en la que pasar de los barrios suníes del oeste de la capital al arrabal chií de Sadr City es, más que cambiar de país, como trasladarse de uno a otro mundo. En las mezquitas del sector suní se pronuncian encendidos discursos contra las tropas extranjeras, la presencia de patrullas norteamericanas es constante, y se palpa la invisible presencia de la insurgencia. En el lado chií, se despliegan las banderas y estandartes negros, ondean los carteles de sus mártires, del ayatolá Jomeini y de sus líderes espirituales, de Sistani y de toda la saga de los Sadr, incluido su último vástago de la familia, el antinorteamericano Moqtada. Todos aseguran que son iraquíes y que quieren la unidad, pero cada vez hay más miedo a quedar desubicado en un barrio, en el barrio equivocado. Un habitante del distrito suní de Amiriya insiste en que a la gente normal no le interesa saber si vive al lado de un suní o un chií pero nos confiesa que uno de sus vecinos chiíes, por si acaso, decidió mudarse de barrio. Por si acaso El hombre regentaba una tienda de café, donde a veces se formaba una pequeña tertulia. Era un vecino muy conocido; un buen hombre Pero, porque era conocido de todos y porque era chií en un barrio suní, prefirió cambiar de residencia. La mayoría de los vecinos de Bagdad quieren un Irak unido en el que se deje de hablar de chiíes y suníes, pero los dos grandes eventos celebrados en estos días han puesto de manifiesto cómo se divide el país por criterios confesionales y étnicos. Lo ocurrido en el juicio de Sadam es sintomático. Si se buscan reacciones Secuestran a uno de los abogados de Sadam Husein y liberan al periodista del diario The Guardian ABC BAGDAD. Uno de los abogados del equipo que defiende a Sadam Husein fue secuestrado ayer en Bagdad, según informaron los servicios de seguridad iraquíes. El abogado Saadun Janabi fue secuestrado a las ocho y veinte de la noche en su despacho situado en el barrio de Chaab (norte de la capital) declaró una fuente de la seguridad de Irak, que prefirió mantener el anonimato. Los secuestradores llegaron al edificio donde se encuen- tra el despacho del letrado- -que trabaja con Khalil al- Dulaimi, el principal abogado del ex dictador- -en dos vehículos y lo raptaron. Este secuestro se produce un día después del comienzo del juicio contra Sadam Husein, una jornada marcada por una serie de mortíferos ataques que dejaron un saldo de 13 muertos y 26 heridos. En Baaquba (a 60 kilómetros al norte de Bagdad) una patrulla norteamericana fue blanco de un atentado suicida con coche bomba que, según una fuente de la seguridad iraquí causó cuatro muertos y 14 heridos, todos ellos civiles. En Jaliss, a veinte kilómetros al norte de Baaquba, otro kamikaze lanzó su coche bomba contra un puesto de control del ejército y de la policía, matando a tres agentes e hiriendo a otros tres, según la Policía. No todo fueron malas noticias ayer. El corresponsal del diario londinense The Guardian, Rory Carroll, secuestrado el miércoles en Bagdad, fue liberado ayer, según informó el Ministerio del Interior iraquí. Estoy sano y salvo y tengo todos los miembros enteros se limitó a declarar Carroll tras su liberación. El reportero desapareció cuando recogía declaraciones sobre el juicio a Sadam.