Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 21 10 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil DE IDA Y VUELTA la hora de emitir el diagnóstico de la situación política actual, Mariano Rajoy tuvo el acierto ayer de glosar el tenso paisaje nacional con una frase: La situación actual hace que algunos estén cambiando el váyase por el vuelva señor González aguijón en toda regla al presidente del Gobierno. Sin desviarse del guión, el presidente del PP recurrió al ingenio para insistir en las debilidades del Ejecutivo, flaquezas que Mariano Rajoy desgranó en una alocución que aprovechó para marcar las líneas de actuación de su partido ante el desafío del Parlamento catalán. No es que dijera nada nuevo ni distinto, más allá de la pulla a Rodríguez Zapatero, pero la frase de marras, dardo envenenado, revela la intensidad de la contienda ante un asunto de imprevisibles consecuencias. A EXTRAVAGANCIAS JUDICIALES L recurso anunciado por la Fiscalía General del Estado contra la decisión del juez central de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz de decretar la detención de los tres militares estadounidenses implicados en la muerte del cámara José Couso, en el Hotel Palestina de Bagdad, constituye la mejor oportunidad para recuperar la sensatez perdida en este caso. Los argumentos del Ministerio Fiscal, que igualmente ha pedido a la Sala Segunda del Tribunal Supremo que revoque la sentencia del caso Jarrai firmada también por el notorio juez Pedraz, demuestran la insolvencia de la decisión judicial de instar la detención de los sospechosos a efectos de una extradición imposible y en virtud de una competencia judicial que la Audiencia no tiene. El dolor y la indignación por la injustísima muerte de José Couso no pueden convertirse en patente de admisión de cualquier actuación judicial, ni aprovecharse del terreno abonado por el antiamericanismo que predomina en la opinión pública española. Además de Couso, otros españoles han muerto en Irak, como el también periodista Julio Anguita Parrado, víctima de un proyectil iraquí cuando acompañaba a las tropas estadounidenses; o los siete funcionarios del CNI, asesinados en una emboscada terrorista; o el comandante de la Guardia Civil Gonzalo Pérez García; o José Antonio Bernal, agregado de información en la Embajada española y también funcionario del CNI, muerto a tiros ante su casa; o el capitán de navío Martín Oar, fallecido en el atentado contra la Delegación de la ONU en Bagdad, acto que el propio Consejo de Seguridad de Naciones Unidos calificó como terrorista en la Resolución 1.511, de 16 de octubre de 2003, lo que descartaría cualquier duda sobre la competencia de la Audiencia Nacional para investigar este crimen, al amparo del artículo 24.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Si algo se ha hecho o se está haciendo desde el punto de vista judicial sobre estas otras muertes de españoles en Irak, ni ha trascendido, ni se estaría tramitando con el imparable celo del juez Pedraz. El fiscal, por el contrario, considera que la orden de detención es un error, porque, al margen de que la querella de los familiares aún no está admitida a trámite, duda de que España tenga competencia para inves- E tigar un crimen de guerra o contra la humanidad, teniendo en cuenta, además, de que se trató de una muerte en conflicto militar, cometida por ciudadanos extranjeros en territorio extranjero. En nada obstan estas críticas jurídicas a la decisión de Pedraz para respaldar la exigencia de la máxima claridad sobre las circunstancias de la muerte de Couso. El Pentágono ha reiterado que se trató de una muerte por error, en el curso de una acción militar, si bien varios testigos afirman que se trató de un disparo intencionado. Fuera o no de esta manera, la solución nunca consistirá en convertir a la Audiencia en un tribunal internacional, ni en un factor de preocupación para el Estado y de agitación de los sentimientos de la sociedad. En pocos meses, la estupefacción se ha adueñado de la opinión pública, a la que se le ha dicho que De Juana Chaos no es etarra, aunque amenace a jueces y funcionarios en el diario Gara desafuero finalmente arreglado por la Sala de lo Penal de la Audiencia; que Jarrai no es una organización terrorista, porque el cóctel molotov, los palos y las piedras que lanzan a autobuses, policías y ciudadanos no son armas; y que la célula de Al Qaida, contra la que el fiscal pedía decenas de miles de años de cárcel, no lo es tanto y algunos de sus integrantes pueden empezar a salir de prisión a corto plazo, porque la pena más grave no ha pasado de 26 años. Afortunadamente, siguen siendo actuaciones no mayoritarias en el seno de la Audiencia Nacional, con cuyos jueces y fiscales la sociedad española tiene una deuda de gratitud que no debe malbaratarse por estos episodios de aplicación justiciera de la ley. Lo más preocupante de la orden de detención de tres militares estadounidenses no es la incomodidad que puede causar a Washington; ni la incorrección técnica que la descalifica, según el fiscal; sino la sensación de imprudencia que transmite, unida a un ejercicio de la jurisdicción un tanto teatral y oportunista, justo el día en que comenzaba el juicio a Sadam Husein. La independencia judicial es imprescindible, y así debe ser en un Estado que se afirme de Derecho, pero no está de más esperar que la independencia vaya de la mano de la responsabilidad y de la sensatez. Y, por supuesto, del conocimiento de la ley. Mariano Rajoy CHEMA BARROSO CARRILLO EN LA UAM AS pasiones se desatan cuando alguien rompe el equilibrio que nos impone el sentido común. Nunca deben justificarse los insultos ni la interrupción, a gritos, de un acto público. No obstante, conviene analizar los hechos en sus múltiples derivadas. Lección para aprendices de brujo. Revisar la historia conduce a consecuencias indeseables. Hemos logrado cerrar muchas heridas, pero no existe decreto capaz de imponer la amnesia a una sociedad dolorida. El acto de investidura de Santiago Carrillo como doctor honoris causa de la Autónoma de Madrid merece una reflexión: la Universidad debe replantearse su criterio a la hora de otorgar distinciones. El estudio es el reino del sosiego, no de la crispación. Algunos fuegos se alimentan sólo con una mirada. Y hay reconocimientos que provocan llamaradas. L EL VIRUS DE LA DESCOORDINACIÓN IENTRAS los ministros de Sanidad de la Unión Europea se reunían en Londres para adoptar medidas en el ámbito comunitario, la gripe aviar se encuentra ya a las puertas de Moscú y podría llegar durante la próxima primavera a la Europa occidental, según estudios de máxima solvencia. En todas partes se contempla con preocupación un fenómeno que tiene visos de convertirse en una infección endémica en el continente asiático y que provoca víctimas en Tailandia y otros países de la región. Entre nosotros, la opinión pública muestra su extrañeza ante algunas declaraciones, como las de la ministra de Agricultura, se trata sólo de un problema veterinario que contrastan con el criterio unánime de los expertos. Es la hora de coordinar medidas y mensajes para no confundir a la opinión pública. Ayer se agotaron en las farmacias las vacunas para la gripe humana en algunas comunidades autónomas. Elena Espinosa asegura que hablar de pandemia en seres humanos por causa de esta cepa gripal es pura ciencia ficción Se comprende el interés de la ministra por tranquilizar a los sectores agrícolas que M se relacionan con su departamento, pero es impropio de un cargo político de tan alto nivel ignorar la perspectiva global de un problema complejo, de efectos todavía impredecibles. Desde el Ministerio de Sanidad se plantean las cosas de forma más realista, aunque muchos sectores políticos y profesionales no están de acuerdo con el enfoque adoptado. En cualquier caso, es de agradecer que no se relativice un problema sanitario objetivamente grave, si bien convendría subrayar que se ha tardado demasiado en adoptar algunas medidas. En este caso, parece imprescindible que se incluya en la partida presupuestaria correspondiente una previsión razonable para hacer frente a los gastos adicionales. Sería muy oportuno también que las comisiones encargadas de gestionar el problema se preocupen más por la eficacia que por la imagen pública. Parece claro que el riesgo para los seres humanos aumenta de día en día. Como tantas otras veces, sería bueno hacer caso a la sabiduría popular cuando enseña que más vale prevenir que curar LOS TORIES Y SU BLAIR AVID Cameron (39 años) continúa su veloz e infatigable carrera por hacerse con el mando del Partido Conservador británico, que finalmente se disputará con David Davis. Por el momento, los tories parece que han decidido apostar de manera decidida por el relevo generacional- -ayer Cameron ganó abrumadoramente la votación de su grupo parlamentario- -y por la renovación en el partido, tras ocho años de oposición que, cuando concluya la presente, se convertirán en doce. Diversos analistas consideran que es el candidato que más daño puede hacer a los laboristas. Quizás los conservadores quieran hacer de Cameron su Blair particular. D