Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 JUEVES 20 10 2005 ABC Deportes El Madrid reacciona a tiempo Después de una desangelada primera parte en la que el Rosenborg se adelantó en el marcador, el genio blanco encadenó la goleada ENRIQUE ORTEGO MADRID. Masoquismo puro. O ganas de hacerse notar. O simplemente, que son así. Que prefieren ganar los partidos desde la derrota en lugar de desde el empate. El caso es que el Real Madrid dio un paso importante para meterse en los octavos de final después de una primera parte penosa en la que el Rosenborg, que venía a no perder por mucho, se encontró con un gol que le dio aire hasta que a la vuelta del descanso los blancos, en tres brochazos, le pintaron la cara. Entró el Madrid en el partido como si no fuese con él. Como si fuera un invitado a la fiesta o ya estuviera clasificado y delante tuviera un trámite. Puede que encaramarse en lo más alto de la Liga con la ley del mínimo esfuerzo y los goles de Ronaldo haya subido tanto la autoestima del equipo, que pensara que a partir de ahora iba a ganar los partidos con el nombre y la camiseta. Craso error. Y menos si encima no está Ronaldo, el que resuelve casi siempre en momentos de afonía, que anda a la pata coja con ganas de perderse en su Río del alma. Sin tensión, sin ambición, sin tener en cuenta la trascendencia que tenían los tres puntos en juego, así afrontaron los de Luxemburgo al Rosenborg y así se les empinó el encuentro, sobre todo tras el gol de Strand poco antes del descanso. Sin Ronaldo, Luxa prefirió no tener ninguna referencia fija arriba. Dependía de la jugada, del momento. A veces Robinho, otras Baptista o bien Raúl, el más dinámico y voluntarioso de todos. Se movía el Madrid al ritmo de Zidane. O lo que es lo mismo, se desplazaba con la lentitud que el francés imprime ahora a sus acciones. Definitivamente no está para salir. Puede que la única forma que tenga de recuperar la dinámica de juego sea con minutos, pero es un lujo sacrifi- REAL MADRID ROSENBORG 4 1 Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Diogo, Woodgate (Mejía, m. 83) Helguera, Roberto Carlos; Beckham, Pablo García, Raúl, Zidane (Gravesen, m. 70) Robinho y Baptista (Guti, m. 46) Rosenborg (4- 3- 3) E. Johnsen; Basma, Kvarme, Riseth, Dorsin; Strand (Tettey, m. 46) Skjelbred (Winsnes m. 76) Solli; Braaten, Helstad (Johnsen m. 63) y Storflor. Árbitro Steve Bennet (Inglaterra) Mostró tarjeta amarilla a Pablo García. Goles 0- 1, m. 40: Strand. 1- 1, m. 48: Woodgate. 2- 1: m. 51 Raúl. 3- 1, m. 68 Helguera. 4- 1, m. 82: Beckham, de falta directa. car a Guti para que él recupere la forma arrastrándose por el campo. Lo intentaban los blancos con disparos lejanos, porque el Rosenborg se plantaba bien en el borde de su área y no dejaba hueco. Su 4- 3- 3 era bastante engañoso porque a la hora de defender lo hacía con los dos extremos bien retrasados, pendientes de Diogo y Roberto Carlos. Veintiséis minutos, que ya son minutos, tardó en Madrid en probar las manoplas de Johnsen. Encadenó tres ocasiones consecutivas en cinco minutos, con remate de Baptista al larguero incluido, y volvió a relajarse. Tanto que en una contra noruega que no parecía llevar peligro, Helguera no llegó al pase de Storflor y Strand superó a Casi- llas por bajo. El justo castigo que merece un equipo que sale de paseo en toda una Champions Como cabía esperar- -nunca entenderé por qué no lo hacen así al principio- -salieron los blancos tras el descanso a comerse todo el salmón noruego. Guti entró por Baptista, que se había marchado lesionado, y tras una oportunidad de pillo de Raúl, Woodgate, a la salida de un córner, agarró un cabezazo de ariete de los de antes y empató el partido. Se marchó raudo el inglés a celebrarlo con el médico y todo el estadio se identificó con este central bonachón que bien se merecía ese tanto por su sórdido trabajo en la camilla durante tantos meses. Ese sí era el Madrid que cabía esperarse de la trascendencia del encuentro. Y cuatro minutos después, Raúl devolvió la normalidad a la noche con un gol de los suyos. Aprovechó un balón que perseguía Robinho para driblar al portero pisando el cuero con la izquierda y rematar con la derecha, casi sin ángulo y en una décima de segundo. Un tanto digno para un centenario. Después sentenció Helguera en otra acción a balón parado. Centro de Beckham y entrada del otro central con tanta potencia y oportunismo como su compañero en el primer gol. A ocho minutos del final, Beckham redondeó la fiesta con una de sus faltas directas. Las que tanto ensaya y últimamente no le entraban. La afición recuperó el color y el calor, pero todos se fueron del Bernabéu preguntándose por qué su equipo va de suficiente por la vida. Raúl dribla a E. Jonhsen y hace el 2- 1, su gol 51 en la Copa de Europa go y se queda arriba porque no puede bajar. RAÚL: notable. Cien partidos en la Copa de Europa, 51 goles. Otro más ayer y una completa actuación. Fue quien mejor interpretó el cambio de posiciones que quería su entrenador. Cuando se echó atrás engarzó bien y lució en un par de acciones individuales, además de la del gol. BAPTISTA: regular. Un remate al larguero y poco más. No entró en el partido y se lesionó antes del descanso. ROBINHO: bien. Jugadas aisladas, pero brillantes. Además nunca se escondió y buscó su gol hasta el final. GUTI: bien. Jugó a favor de marcador y eso siempre ayuda, marcó otro ritmo desde el medio campo y su equipo aceleró. GRAVESEN y MEJÍA: sin calificar. ASÍ JUGÓ EL MADRID CASILLAS: bien. Mínimo trabajo. Ni una parada. En el gol, nada que hacer. DIOGO: bien. Se ve que ataca mejor que defiende. Tiene recursos, aunque físicamente le puede faltar un punto. WOODGATE: notable. Un golazo y la sensación de que está recuperado. En el tanto noruego reculó demasiado. HELGUERA: bien. No llegó en la acción del tanto enemigo, pero lo remedió con su gol. Sin problemas atrás. ROBERTO CARLOS: bien. No se complicó mucho la vida. Jugando tan adelantado no sorprende por velocidad. BECKHAM: notable. Un gran gol para otro buen partido. Muy dinámico, primero más pegado a la banda, después más centra- Woodgate conecta el cabezazo que dio el empate, su primer tanto de blanco do. De su pierna derecha salieron los pases del segundo y tercer goles Córner y falta. PABLO GARCÍA: bien. En un partido más abierto y de ataque lució menos que en el Calderón, pero marca territorio. No falla casi nunca y el puesto ya es suyo. ZIDANE: regular. Mal físicamente, juega andando y salvo dos o tres controles marca de la casa apenas brilló. Ralentiza el jue-